Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
TRES A CAMBOYA

La cantera de la revolución femenina

Durante tres tardes a la semana, 13 niñas de las afueras de Battambang juegan al fútbol en un equipo financiado por la fundación Agua de Coco. El deporte favorito de los españoles es para los menores de Camboya una manera de regatear amenazas como las drogas o la explotación sexual. Además, en el caso de las chicas, fomenta el empoderamiento y la superación de prejuicios.

Tres a Camboya Jugando al fútbol | Foto: Ana Boyero

Ana Boyero  |  Battambang (Camboya)  | Actualizado el 19/08/2016 a las 15:42 horas

Chnety Sominea me cuenta que de los diez goles que su equipo suele marcar en cada encuentro, normalmente, dos son suyos. Empezó con el fútbol a los 11 años y ahora, tres temporadas después, se imagina jugando partidos toda la vida. Lo tiene complicado porque el techo dentro de la liga femenina está en la mayoría de edad. La división más alta para las camboyanas es la Sub-17, y si durante mi visita me quedé sin conocer a más de la mitad del equipo fue porque precisamente esa tarde estaban realizando una prueba para aspirar a jugar con las mayores.

Tres a CamboyaChnety Sominea, 14 años. | Foto: Ana Boyero

Eran las cinco de la tarde y daba gusto estar al aire libre, había llovido a mediodía y la tormenta se había llevado por delante el ambiente húmedo y cargado que se respiraba por la mañana, pero a cambio el descampado donde las niñas entrenan había quedado embarrado a conciencia.

Las cinco habían pedaleado hasta allí para que las conociera. Improvisaron una portería e hicieron algunos regates, eran pocas y además impares, así que cada vez que una intentaba marcar había que esperar un rato a que recuperase el balón. Nos sobraba campo por todas partes. A ellas les daba la risa cada vez que las apuntaba con la cámara y yo estuve dos veces a punto de patinar y caerme al suelo. Definitivamente, no fue un evento digno de una retransmisión televisiva.

Tres a CamboyaMoldeando los "postes". | Foto: Ana Boyero


Seguro que alguno se está preguntando qué sentido tiene invertir recursos en una actividad extraescolar, pudiendo dedicar ese dinero a algo más productivo. La respuesta rápida es que mientras están jugando al fútbol no están haciendo cosas peores. En Agua de Coco nos explican que muchos críos desatendidos empiezan a consumir drogas que engañan al hambre (un día al salir de la oficina vi a un niño sentado en un banco aspirando pegamento de una bolsa de plástico) y que en ese estado son víctimas fáciles de uno de los grandes peligros que les acechan en Camboya: las mafias de explotación sexual. 

El deporte es una excusa como cualquier otra para fomentar un ocio saludable en un entorno protegido y en Battambang hay cantidad de asociaciones, tanto extranjeras como locales, que ofrecen de manera gratuita talleres de pintura, clases de refuerzo de inglés o cursos para aprender a tocar un instrumento. Sin embargo, que las actividades sean gratuitas no hace que acudan en masa. Muchas familias se oponen a que sus hijos participen en ellas.

Aquí es perfectamente normal encontrar a niños ayudando a sus padres a recolectar arroz en las zonas rurales o a menores despachando en los puestos del mercado de Battambang, he visto a dos críos de cinco años a los que sus padres dejan cada mañana en el parque para que consigan dinero ejerciendo la mendicidad. La edad legal para trabajar en Camboya es 18 años, pero es solo un número en un papel. Sin la ayuda que proporcionan los niños, las familias más pobres no subsisten, pero sin pasar por el instituto a los chicos les será imposible conseguir un trabajo decente que les ayude a escapar de esa espiral de pobreza. 

Para conseguir el permiso paterno las asociaciones tienen que negociar con las familias y explicarles lo beneficioso que puede ser para su hijo acudir al colegio o aprender un deporte. Y sobre todo dejar muy claro que no les va a costar ningún dinero. En función de los recursos de la familia y del presupuesto de la ONG, a veces se intenta ofrecer algo a cambio: equipamiento deportivo, ayudas para pagar los estudios, hacerse cargo del almuerzo o del traslado de los niños. Las negociaciones de cada fichaje no se llevan a cabo en ningún despacho, pero son arduas y tienen mucha letra pequeña.

En Camboya los trabajos importantes, las profesiones creativas o los puestos de responsabilidad están reservados a los hombres. El fútbol contribuye a romper estereotipos de género y descubre a las hijas de una generación de amas de casa que existen alternativas. Cuando les pregunto qué opinan de su entrenadora, las cinco responden que les gusta porque es una mujer exigente que las obliga a trabajar duro y dar lo mejor de sí mismas.

La toma de conciencia es un proceso lento en el que los referentes son básicos, y a medida que los padres vean que la hija del vecino, esa que se iba a poner fea y morena por jugar al fútbol, no se ha convertido en una apestada irán cambiando su mentalidad. Ninguna de estas cinco adolescentes menciona a Cristiano Ronaldo ni a Messi: cuando les pregunto a qué futbolista quieren parecerse responden con el nombre de un equipo de fútbol regional que, traducido, viene a significar “las chicas poderosas”. No hay mejor ejemplo que el que tenemos cerca: si esta generación de camboyanas sigue motivada, su esfuerzo y el de las asociaciones que las apoyan podría verse recompensado en unos años con la formación del primer equipo nacional femenino. Eso sí que sería un gol por toda la escuadra.

Tres a Camboya Podrían ser el cartel de la próxima película de Sofia Coppola | Foto: Ana Boyero

Compartir en:
Imagen del Blog
Tres a Camboya

TRES A CAMBOYA es el blog en el que tres voluntarios de Atresmedia -Álvaro DruetAna Boyero Ismael Sánchez- narramos en primera persona nuestras vivencias en Battambang (Camboya) con la Fundación Agua de Coco. Un proyecto en el que colaboramos en labores docentes tanto para niños como para profesores y trabajadores locales de la Fundación. También participamos en la restauración de aulas en los colegios.  ¡No nos pierdas la pista, arranca la Operación Battambang!

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana