Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
TIEMPO DE SILENCIO

Torres de fuego (de Gabriela Cañas Ed. Rocaeditorial)

Si existiera la literatura de mujeres esta novela sería un buen ejemplo. También podría ser novela negra. O policiaca. Política incluso, con trama financiera.

Torres de fuego (de Gabriel Cañas Ed. Rocaeditorial) Torres de fuego (de Gabriel Cañas Ed. Rocaeditorial) | Foto: Rocaeditorial

Antonio Martínez Asensio  |  Madrid  | Actualizado el 25/10/2011 a las 10:54 horas

Casi un thriller y a ratos una novela psicológica. Pero es que las que destacan sobre todo, incluso sobre la trama, son sus mujeres: los personajes tan poderosos que son las hermanas Ruiz-Benegas: Ana, una brillante ejecutiva que ha logrado llegar a lo más alto, sacrificando, como no, parte de su vida privada y que se enamora de quien no debe y que un triste 11 de diciembre muere violentamente en la puerta de su casa. No os desvelo nada.

Todo sucede en el primer capítulo, brutal, de la novela. Una mujer que seguramente se acerca tanto al poder que se quema. Porque los poderosos de esta novela son todopoderosos. Y Rosa, la hermana, la abogada, la que hizo el trayecto contrario. La que tal vez sacrificó su carrera por una familia. Pero Rosa llevará el peso de la novela y hará el viaje más importante. Se descubrirá a ella misma, y recuperará a su hermana, y su vida, y a su hija, que es otro de los personajes principales de la novela: Any, una mujer a medio camino entre las dos. Brillante pero insegura. Calculadora pero apasionada.

Y luego está Estrella, la que siempre fue la secretaria de Ana, otro de esos personajes que hace un viaje importante, desde que muere Ana y pierde su fidelidad, su parcela de poder y se encuentra vacía, una mujer que ha entregado también su vida por su trabajo y que es ninguneada, maltratada. O Miriam, la mujer del todopoderoso Faustino Gómez, que tiene que asumir su papel en la vida, y es capaz de dejar de ser la mujer de un millonario para ser su propia dueña. Tiene fuerza hasta la prostituta con la que Faustino Gómez se acuesta todos los jueves y que se levanta a hacer una tortilla de cebolla después de follar.

Todas ellas realizan un viaje que se va comiendo poco a poco la trama, que pierde importancia. De hecho, una de las cosas que más me ha gustado de la novela es un final en el que todo se explica pero también todo se da por supuesto, en el que los silencios cuentan más que las explicaciones, y las fidelidades más que el pasado. Muy de novela negra. Pero de mujeres.

Aunque también hay hombres: Lorenzo, el novio, a ratos, de Any, un periodista militante, de principios. Los poderosísimos Faustino Gómez, y Federico Almansa, y sobre todo Gonzalo el novio torturado de Ana, el amante ocasional de otra de las protagonistas, el centro de la trama, víctima y verdugo.

Sentí no ir a la presentación porque me quedé con ganas de preguntar a la autora si esta novela tiene algo de roman a clé: si sus personajes ocultan personajes reales, incluso tramas de poder reales, si el periódico que se llama El Globo es en realidad El País. Quién es Faustino Gómez. Quién Federico Almansa. Porque el único hecho real que aparece es la Torre Windsor, ardiendo, y esas imágenes extrañas que se grabaron en pleno incendio, cuando parecía que alguien estaba dentro, robando tal vez algunos documentos. Eso que es inevitable no hacer el ejercicio, buscar parecidos razonables, recordar cómo se llamaba la consultora que luego se mudó a Torre Picasso, las leyendas urbanas que circularon sobre los papeles que se quemaron.

Me quedé con ganas de preguntarle si cree que en nuestro país puede haber empresarios tan ricos, tan poderosos, que tiren de sicarios para ajustar cuentas, que tengan tantas propiedades en paraísos financieros, que puedan ocultar desfalcos tan tremebundos, que sean tan calculadores, que den tanto miedo. Aunque ya sé que no. Que no es posible. Que todo es ficción…

Compartir en:
  • Foto de anónimo

    #1 anónimo Gracias, Antonio, por este comentario. Y, por supuesto, todo es ficción, ja, ja. Un abrazo. Gabriela Cañas

    25/10/2011 a las 12:24
Imagen del Blog
Antonio Martínez Asensio

Antonio Martínez Asensio nació en Madrid en 1964. Estudió Filología Hispánica en la Universidad Autónoma de Madrid y empezó muy pronto a trabajar en el mundo de la televisión: en TVE, en Tele Madrid, en Tele 5, en Canal+, en Intereconomía, así como en varias productoras independientes. Ha desarrollado una labor de crítico literario en la radio como colaborador en varios programas como Agosto en la Onda, Herrera en la Onda, Radio Estadio, Al Primer Toque y Te doy Mi Palabra. Ha escrito guiones para series de televisión y para el cine. Ha colaborado en la sección de libros del programa de Antena 3 Nova "Casa de América". Ha publicado un ensayo en clave de humor titulado "¡Mi mujer está embarazada!" (Grand Guignol Ediciones), que ha sido traducido al italiano en la editorial Aisara y que quiere ser una guía del embarazo para los padres (y no para las madres). En 2010 ha publicado su primera novela, "En soledad".

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

PUBLICIDAD
  • La nube no tiene Tags actualmente.
más temas

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.