Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
TIEMPO DE SILENCIO

La mano invisible (Isaac Rosa, Ed. Seix Barral)

Lo primero que me he planteado nada más empezar a leer la novela es cómo va ser capaz de mantener el ritmo, o cómo va a hacer para que esta descripción, capítulo a capítulo, de gente trabajando, minuciosos, hipnóticos, precisos, no me aburran y se unan dotándole a todo de un sentido. Y lo consigue, claro que lo consigue. De forma espectacular además. Casi cuatrocientas páginas en las que he llegado a sentir el agotamiento del trabajo, el absurdo de trabajar, el orgullo de trabajar, he sentido la explotación, el espectáculo, el aburrimiento, el cansancio, el buen rollo y el mal rollo con los compañeros. He sentido sus miedos y su rutina, e inevitablemente me he visto reflejado en ellos.

La mano invisible (Isaac Rosa, Ed. Seix Barral) La mano invisible (Isaac Rosa, Ed. Seix Barral) | Foto: Agencias

Antonio Martínez Asensio  |  Madrid  | Actualizado el 02/11/2011 a las 12:37 horas

Y es que toda esta novela es una inmensa reflexión sobre el trabajo, sobre la sociedad que ha hecho que el trabajo se convierta en algo sin sentido y que bien podría ser, como plantea Isaac Rosa, un espectáculo montado en una nave industrial, con iluminación y graderío, y donde una serie de personas desarrollan su profesión ante el público. El albañil levanta una pared y luego la tira para volver a empezar, el carnicero despieza y trocea una sucesión de animales, la costurera con su maquina, una mujer que coloca paquetes en orden geométrico para embalar, el informático, el vigilante de seguridad, el camarero, la limpiadora, el mecánico que desmonta un coche, una mujer que copia documentos y una que hace marketing telefónico. Creo que no se me olvida ninguno pero da igual: están todos: cada uno con su personalidad, con su pasado, con sus pensamientos mientras teclea, corta, construye, desmonta, vigila, limpia, sirve. Hasta aparece una prostituta (pedazo de personaje) que termina trabajando allí, y entre paja y paja limpia el baño y pasa el mocho.

Y nadie sabe por qué está allí, ni quien ha montado aquello. Es divertido cuando se comenta lo que se dice por televisión, en los programas de actualidad: arte, espectáculo, teatro, genialidad: cuando en realidad lo único que hay es gente trabajando. Y es que además da igual saberlo. Cada mañana, durante ocho horas cada uno hace su trabajo y se va a su casa. Como en la vida misma, los personajes de la novela no saben para qué hacen lo que hacen, lo que consiguen con ello, ni lo que pretenden los jefes a los que ni conocen, solo a través de una entrevista en la que les preguntaron si les importaba que les mirasen mientras trabajaban (lo cual puede ser una broma en este país: una broma sutil) y que incrementan ritmos y frecuencias, exigen resultados.

Todo puede ser una metáfora pero la descripción de cada uno de los oficios, la minuciosidad con la que se describe el proceso de trabajo (en el caso del carnicero, a ratos es difícil de aguantar) en una estructura hipnótica hace que no puedas dejar de leer. Poco a poco va introduciendo las dudas, las preguntas, las historias, los argumentos que les unen en aquella nave y vamos sabiendo de las vidas de cada uno, hasta que llega el final, y se acaba el espectáculo, se acaba el trabajo (en lo que podría ser otra metáfora actual).

Es admirable la construcción, la forma en la que está construida, la solidez que la mantiene en pie a pesar de lo árido, de lo extraño de su argumento, con un control magnífico de la narrativa, que no decae en ningún momento. Cuando empecé a leérmela pensé que no lo conseguiría, y al final he echado de menos que por aquella nave pasaran más personajes, más profesiones, hasta verme yo mismo, tecleando este blog, ante los focos y el estupor del público, que no entiende nada.

Compartir en:
Imagen del Blog
Antonio Martínez Asensio

Antonio Martínez Asensio nació en Madrid en 1964. Estudió Filología Hispánica en la Universidad Autónoma de Madrid y empezó muy pronto a trabajar en el mundo de la televisión: en TVE, en Tele Madrid, en Tele 5, en Canal+, en IntereconomíaTv, así como en varias productoras independientes. Ha desarrollado una labor de crítico literario en la radio como colaborador en varios programas como Agosto en la Onda, Herrera en la Onda, Radio Estadio, Al Primer Toque y Te doy Mi Palabra. Ha escrito guiones para series de televisión y para el cine. Ha colaborado en la sección de libros del programa de Antena 3 Nova 'Casa de América'. Colabora en la revista 'Baidewei' y en el portal 'Todo literatura'. Ha publicado una novela en clave de humor titulada '¡Mi mujer está embarazada!' (Grand Guignol Ediciones), que ha sido traducida al italiano en la editorial Aisara. En 2010 publicó su segunda novela, 'El pacto', que también fue traducida al italiano y editada por Aìsara con el título 'En soledad'.

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

PUBLICIDAD
  • La nube no tiene Tags actualmente.
más temas

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana