Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
ANTONIO MARTÍNEZ ASENSIO

Cada cual y lo extraño (de Felipe Benítez Reyes, Destino)

Cada cuento de este volumen te obliga a dejar de dejar de leer un momento, cerrar el libro y pensar, sobre todo al final de cada uno, cuando con una frase el autor lo convierte en otra cosa, universal, profunda.

Antonio Martínez Asensio  |  Madrid  | Actualizado el 05/06/2013 a las 23:11 horas

Portada de "Cada cual y lo extraño"Portada de "Cada cual y lo extraño" | Foto: Agencias

Son doce relatos que, a modo de almanaque, se ordenan por meses. Y algo tienen que ver, algunos, con la fecha. Otros menos. Lo que tienen en común es lo que nos dice el título, la sensación que deja cada uno, más allá de la anécdota, más allá del argumento, cuando con un solo giro aparece lo extraño.

En enero un hombre que viene del hospital, de ver a su padre, encuentra en la mirada del enfermo algo de la dejadez que han dejado los años, y en la que se reconoce el narrador, y eso le sirve para llevarnos por los recuerdos de infancia, cuando el padre se vestía de rey mago y el niño lo esperaba todo y no encontraba casi nada, como en la vida.

En febrero el relato nos lleva de la mano por la vida exagerada de la tía Ana, y nos cuenta en pocas páginas toda su vida de pérdida y de búsqueda, de renuncias, para hablarnos, tal vez, de la muerte. Es un relato magnífico. “Las perspectivas del tiempo puede ser tan mágicas como aterradoras.”

Marzo, con un relato triste, en un Cádiz carnavalero nos lleva de la mano de un homenaje inexistente pero necesario en un tono algo borgiano; abril nos guía por los pasos de una fortuna amasada a base de matrimonios, y del destino que lo hizo caer en manos de quien no lo pensaba, y mayo nos cuenta como, de la mano de la extraña y recordada señorita Sole, la imaginación combinaba con la tabla periódica.

En junio nos propone otro cuento delicioso alrededor de las hogueras y de las parejas imposibles, en el que hay unas descripciones de las relaciones entre la familia, entre la propia pareja, extraordinarias y hay imágenes, como la de los ancianos que vuelven de Cancún, potentísimas. Pero la historia, en pocas páginas, nos habla del fracaso de un matrimonio, a tres voces, y de un noviazgo que pudo haber terminado igual, treinta y ocho años después, y de ese sentimiento de extrañeza profundo que hay entre las parejas, a veces, de las razones de los fracasos, tan sutiles.

El de julio es un cuanto más largo que los demás, con más argumento y en el que la extrañeza de la pareja se convierte en un viaje surrealista e imposible, tras el cual es difícil seguir mirándose de la misma forma, y sin embargo la vida sigue. 
Agosto nos cuenta la historia de Silvana que “tenía catorce años y parecía de oro”, con la que el protagonista va al cine, a ver películas de miedo, y a la que pierde de vista, hasta mucho tiempo después, cuando la vida ya es otra cosa, aunque recuerda el sabor a plata de su aparato dental.

En septiembre conocemos al brigada Rosado, que siempre hacía preguntas y que a lo mejor trataba de preguntarse qué es la vida. En octubre podemos leer un cuento alrededor de pesadillas heredadas, asombroso, profundo, extraño, y en noviembre conoceremos los problemas de un montaje de Don Juan en una residencia, cuando la realidad y la ficción son difíciles de separar en algunos momentos. Por último, en diciembre, justo antes de la nochebuena, nos sumergimos, de la mano de Felipe Benítez Reyes por los caminos de la rutina, de la soledad, de la extrañeza de unas vidas que pueden ser las nuestras, o no.

He disfrutado, no solo de las historias sino de cómo están contadas, con esa supuesta sencillez, pero con una estructura armada, con esa precisión en la expresión, ese manejo del lenguaje, de las emociones, sabiendo, con ese giro final que nos deja helados, que nos hemos leído algo especial.

 

Compartir en:
Imagen del Blog
Antonio Martínez Asensio

Antonio Martínez Asensio nació en Madrid en 1964. Estudió Filología Hispánica en la Universidad Autónoma de Madrid y empezó muy pronto a trabajar en el mundo de la televisión: en TVE, en Tele Madrid, en Tele 5, en Canal+, en Intereconomía, así como en varias productoras independientes. Ha desarrollado una labor de crítico literario en la radio como colaborador en varios programas como Agosto en la Onda, Herrera en la Onda, Radio Estadio, Al Primer Toque y Te doy Mi Palabra. Ha escrito guiones para series de televisión y para el cine. Ha colaborado en la sección de libros del programa de Antena 3 Nova "Casa de América". Ha publicado un ensayo en clave de humor titulado "¡Mi mujer está embarazada!" (Grand Guignol Ediciones), que ha sido traducido al italiano en la editorial Aisara y que quiere ser una guía del embarazo para los padres (y no para las madres). En 2010 ha publicado su primera novela, "En soledad".

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana