Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
TIEMPO DE SILENCIO

Busca mi rostro (de Ignacio del Valle; Ed. Plaza & Janes)

Lo que comienza siendo una novela sobre una investigación policial termina siendo un análisis psicológico profundo y rico en matices, una brillante reflexión sobre el poder, sobre esta sociedad espectadora de las tragedias, a la vez que una novela con un magnífico ritmo y una estructura que engancha.

"Busca mi rostro", la nueva obra de Ignacio del Valle. | Foto: antena3.com

Antonio Martínez Asensio  |  Madrid  | Actualizado el 22/05/2012 a las 00:03 horas

La historia comienza después de un atentado, en Nueva York, en un bar que pertenece a la mafia rusa, y a partir de ahí se dispara todo: la investigación que llevan a cabo los policías,  Daniel Isay y Sailesh Mathur, llena de pliegues, de búsquedas tratando de entender, tratando de conocer, de llegar a una conclusión que pasa por entenderse a sí mismos, por asumir sus miedos, por verse reflejados en el espejo, por superar sus dramas personales, la infidelidad, la falta de deseo, la violencia, por parte de Sailesh, y la búsqueda de una forma de amor, de triunfo, de vida, por parte de Daniel. Y por otro lado una fotografía que hace, por casualidad, cuando estaba en el lugar del atentado, una fotógrafa de guerra, Erin, que encuentra en la foto una cara que no debería estar allí, que no debería existir, porque se corresponde con un militar que cometió crímenes terribles en la guerra de los Balcanes, Viktor, y que fue dado por muerto, tiempo atrás.

A partir de ahí, cada uno va atando cabos para llegar a una conclusión que va mucho más allá de la misma novela, porque profundiza de forma sorprendente en quienes somos, y sobre todo, en cómo nos vemos, lo que ocultamos, lo que buscamos en realidad, lo que nos hace ser quien somos, y sobre la guerra, sobre la violencia del ser humano, sobre la dignidad, sobre la verdad, sobre la muerte, sobre el papel que en todas las guerras ha tenido el que mira, el que lo cuenta, el espectador, sobre la maldad, sobre el perdón, sobre la culpa, sobre el poder, la ética y la virtud. “Solo quien jamás ha estado en el campo de batalla apela a la virtud impoluta y a los hechos intachables; en el tablero todas las acciones son morales de forma provisional.”

La búsqueda de Erin es impresionante y hay escenas que se te quedan grabadas a fuego (yo me quedo con las páginas -216 a 219- en las que una mujer habla de Goran, su marido, un hombre que optó por la verdad frente al miedo, por la denuncia frente al silencio, por la dignidad frente a la vida) como la agresión que sufre o la descripción del terrible secreto que la acompaña y atormenta, o la conversación hermosa que tiene con otra mujer, en Israel, siguiendo la pista de un fantasma que termina descubriendo a cada uno quien es, o el agón (“la condición humana es un puro agón en el sentido griego, una lucha permanente contra uno mismo”), y le enfrenta a sí mismo, tal vez porque el propio Viktor empieza a comprender (en otra escena inolvidable) cuando se ve reflejado en su víctima, cuando se da cuenta de que es él mismo, cuando se reconoce en otro, cuando se encuentra, al fín.

Hay muchas cosas más: intriga, investigación, amor, aventura, investigación, la descripción del funcionamiento ritual de las mafias rusas, de su génesis, la guerra de los Balcanes, y una serie de historias personales sólidas, bien construidas. Pero sobre todo, creo que es una novela de conocimiento, profunda y que va creciendo según avanza, según el lector realiza a su vez el mismo ejercicio de búsqueda, de comprensión. Dura, a veces implacable, real. Me ha parecido una excelente novela que se sitúa entre mis favoritas del año.

Compartir en:
Imagen del Blog
Antonio Martínez Asensio

Antonio Martínez Asensio nació en Madrid en 1964. Estudió Filología Hispánica en la Universidad Autónoma de Madrid y empezó muy pronto a trabajar en el mundo de la televisión: en TVE, en Tele Madrid, en Tele 5, en Canal+, en Intereconomía, así como en varias productoras independientes. Ha desarrollado una labor de crítico literario en la radio como colaborador en varios programas como Agosto en la Onda, Herrera en la Onda, Radio Estadio, Al Primer Toque y Te doy Mi Palabra. Ha escrito guiones para series de televisión y para el cine. Ha colaborado en la sección de libros del programa de Antena 3 Nova "Casa de América". Ha publicado un ensayo en clave de humor titulado "¡Mi mujer está embarazada!" (Grand Guignol Ediciones), que ha sido traducido al italiano en la editorial Aisara y que quiere ser una guía del embarazo para los padres (y no para las madres). En 2010 ha publicado su primera novela, "En soledad".

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana