Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
TIEMPO DE SILENCIO

'El balcón en invierno' de Luis Landero (Ed. Tusquets)

Luis Landero construye un relato de sus recuerdos viajando sin orden por el tiempo, ofreciéndonos los relatos de las cosas que le construyeron, y que acuden, desordenadamente a veces, a estas páginas. Una delicia, emocionante y dura.

Antonio Martínez Asensio  |  Madrid  | Actualizado el 23/09/2014 a las 00:30 horas

El balcón en invierno de Luis LanderoEl balcón en invierno de Luis Landero | Foto: Ed. Tusquets

"Como en todas las vidas, en la mía ha habido unos cuantos momentos esenciales, deslumbrantes de tan reveladores, que te sacan del alma las verdades más hondas y escondidas, y que de pronto te dicen más de ti mismo y del mundo que todos los libros y la sabiduría de los maestros, y que ya se quedan en la memoria para siempre, haciéndose fuertes en ella contra todo tipo de asaltos de la inteligencia, de razonamientos y remedios, y señoreando en el pasado a su capricho y a su arbitrio, indestructibles, crueles, sordos a toda súplica".

Y de esos momentos está hecho este libro, donde caben los recuerdos de la madre, ya viuda, asomada al balcón, "ese espacio intermedio entre la calle y el hogar, la escritura y la vida, lo público y lo privado", con el autor, apenas cumplidos los dieciséis, desde donde ven pasar el tiempo, hasta el momento en el que el autor pasea por el barrio vestido con su mono azul y las alpargatas. O el momento en el que el autor comienza una nueva novela y nos lleva de la mano por sus dudas, por el sentido que tiene todo, mientras la vida sucede fuera, relato con el que arranca el libro, en 2013, hasta tiempos muchos más remotos, recuerdos esenciales del pueblo, de los orígenes, de lo que nos une con la tierra y con lo que somos, en un lugar donde no había libros en ninguna casa, y sin embargo.

Están los recuerdos durísimos de la relación con el padre, empeñado en hacerle un hombre de provecho, en buscarle trabajos cada vez más duros mientras el joven Luis Landero perdía el tiempo haciendo que estudiaba. Recuerdos que parecen extraños vistos desde el presente, desde lo que sabemos ahora, y los recuerdos de los orígenes, del mundo cuando no existían los viajes, de los descubrimientos, de la familia de los hojalateros, y el elogio del cubil, el recuerdo al final amable de los tiempos tan duros, llenos de reflexiones sinceras y profundas, de comprensión, de cariño, de emoción.

A mí me ha apasionado el capítulo dedicado a la biblioteca del autor, donde la desgana en una mañana de monotonía machadiana se confunde con la intuición de una tarea, vencida por un ruido ("A todos nos ocurre, y esas súbitas trascendencias vencidas por una minucia definen bien nuestra cómica condición humana.") se ve rescatada por un libro, Madame Bovary, por la sensación, por la rememoración, la comprensión de tantas cosas, de repente. 

"En los libros leídos está la sombra, el rastro de lo que fuimos, los diversos bocetos de nuestro aprendizaje estético y de nuestra evolución vital, los vestigios de ciertos afanes que un día nos conmovieron y que luego, tras ser devastados por el tiempo, con los materiales de sus ruinas construimos nuestro modo de ser y de sentir, y lo más valioso y secreto de nuestro bagaje cultural." 

Me ha parecido un libro para leer, releer, subrayar y disfrutar muy despacio. Creo que es un acierto que los relatos, que los recuerdos vayan saltando temporalmente y que tan pronto nos encontremos en la actualidad como en los oscuros cincuenta o en los lejanos treinta. Los personajes son los mismos, el tejido es el mismo, pero nosotros vamos viéndoles a lo largo del tiempo y esa falta de linealidad les construye todavía más.

Disfrutadlo. Regaladlo. Porque le gustará tanto a los padres, a los abuelos como a los hijos. Una joya.

Compartir en:
Imagen del Blog
Antonio Martínez Asensio

Antonio Martínez Asensio nació en Madrid en 1964. Estudió Filología Hispánica en la Universidad Autónoma de Madrid y empezó muy pronto a trabajar en el mundo de la televisión: en TVE, en Tele Madrid, en Tele 5, en Canal+, en Intereconomía, así como en varias productoras independientes. Ha desarrollado una labor de crítico literario en la radio como colaborador en varios programas como Agosto en la Onda, Herrera en la Onda, Radio Estadio, Al Primer Toque y Te doy Mi Palabra. Ha escrito guiones para series de televisión y para el cine. Ha colaborado en la sección de libros del programa de Antena 3 Nova "Casa de América". Ha publicado un ensayo en clave de humor titulado "¡Mi mujer está embarazada!" (Grand Guignol Ediciones), que ha sido traducido al italiano en la editorial Aisara y que quiere ser una guía del embarazo para los padres (y no para las madres). En 2010 ha publicado su primera novela, "En soledad".

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana