Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
BLOG 'TIEMPO DE SILENCIO'

Agosto, de Tracy Letts (Ed. Punto de Lectura)

Punto de Lectura reedita la obra de teatro que ganó el Pulitzer, en la adaptación de Luis García Montero, y en la que se basa la película protagonizada por Meryl Streep que está a punto de estrenarse. Esta obra ya fue puesta en escena en el Centro Dramático Nacional en 2011. A mí me ha parecido espectacular.

Antonio Martínez Asensio  |  Madrid  | Actualizado el 07/01/2014 a las 23:00 horas

He recuperado la pasión de leer teatro: dejarte enmarcar en la propuesta, en la escena, y que las palabras vayan construyendo el drama: ir conociendo a los personajes, y verlos crecer ante ti, entender lo que les pasa. No sé qué tiene el teatro tan cercano a la verdad y a la vida.

Violet, la protagonista, es una mujer consumida por las pastillas, enganchada, y que ha sobrevivido, gracias a ellas y a pesar de ellas, a un marido alcohólico, que desaparece al comienzo de la obra, tras ofrecerle trabajo a una mujer india, Johnna, que va cogiendo importancia poco a poco, y que está allí porque necesita trabajar y que mantiene la casa, hace la comida y se ocupa de Violet. El marido aparecerá muerto, ahogado, tal vez suicidado, tras la última borrachera, la última huida. Y por ello, vuelve a reunirse la familia (“…aquí estáis, aquí estáis, aquí estáis, aquí estáis…”).

Portada de Portada de 'Agosto' | Foto: Agencias

Las tres hijas: Ivy, que se ha quedado en el pueblo, al lado de su madre, que trata de sobrevivir siendo estricta, gris, a la sombra de su madre, a la que visita y a la que sigue dando explicaciones, que se terminará marchando, agarrándose tal vez a la última oportunidad como a un clavo ardiendo; Bárbara, que se ha casado y lleva una vida exitosa, al lado de su marido Bill, que no ha vuelto desde hace tiempo, que cree que tiene el control pero que está muy lejos de tenerlo, porque Bill sale con una chica mucho más joven que ella, y la ha abandonado, porque la hija de ambos, Jean, fuma marihuana, y con catorce años está muy lejos de lo que soñó su madre; la superficial Karen, que aparece de la mano de su nuevo novio, Steve, un auténtico imbécil, con quien se va a casar pase lo que pase y haga lo que haga, porque todos están huyendo en realidad. Hasta la hermana de Violet, Mattie Fae, con su marido, Charlie, y su hijo, algo retrasado, Pichu, que ocultan un secreto que lo cambiará todo, un drama enorme.

La obra gira alrededor de Violet, que lo sabe todo, que sabe anticipar cada gesto de cada una de sus hijas, que conoce cada infidelidad de su marido muerto, que sabe muy bien por qué toma pastillas y de qué quiere huir, que tiene unos geniales arranques de sinceridad en los que pone a todos en su sitio, y que sin embargo no ha conseguido tener a su lado a nadie y terminará sola, abandonada (“... y ya no estáis, y ya no estáis…”), y alrededor de sus hijas, que han utilizado lo que han podido para salir de allí, y han construido sus vidas sobre el fracaso y sobre la desesperación.

Es curioso como puede resultar cercana esta obra, que se desarrolla en la América profunda, para cualquiera de nosotros, y cómo podríamos, seguramente, y más recién pasadas las fiestas de Navidad, reconocernos en alguno de los personajes, o en los sentimientos que impulsan a algunos de ellos: el sentimiento de huida, la pérdida de los seres queridos, la lejanía inevitable entre las generaciones, el paso del tiempo, la decrepitud, las mentiras aceptadas, los dramas encubiertos, las vidas fingidas, los retornos, los cariños imposibles, las falsedades.

Es una magnífica obra. Va cogiendo fuerza escena a escena, palabra a palabra y se va cargando de tensión que explota cuando es necesario, llena de luces y de sombras, de verdades.

Me hubiera encantado ver el duelo entre Amparo Baró y Carmen Machi, Alicia Borrachero y Clara Sanchís. Me creeré un poco menos a la Streep y a la Roberts. Pero habrá que verla. Es una obra impresionante.

 

 

 

 

 

 

 

Compartir en:
Imagen del Blog
Antonio Martínez Asensio

Antonio Martínez Asensio nació en Madrid en 1964. Estudió Filología Hispánica en la Universidad Autónoma de Madrid y empezó muy pronto a trabajar en el mundo de la televisión: en TVE, en Tele Madrid, en Tele 5, en Canal+, en Intereconomía, así como en varias productoras independientes. Ha desarrollado una labor de crítico literario en la radio como colaborador en varios programas como Agosto en la Onda, Herrera en la Onda, Radio Estadio, Al Primer Toque y Te doy Mi Palabra. Ha escrito guiones para series de televisión y para el cine. Ha colaborado en la sección de libros del programa de Antena 3 Nova "Casa de América". Ha publicado un ensayo en clave de humor titulado "¡Mi mujer está embarazada!" (Grand Guignol Ediciones), que ha sido traducido al italiano en la editorial Aisara y que quiere ser una guía del embarazo para los padres (y no para las madres). En 2010 ha publicado su primera novela, "En soledad".

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana