Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

IR A NOTICIAS

Sección de Salud
BLOG 'CONMIGO PAN Y CEBOLLA'

Un perrito caliente, tan cancerígeno como el tabaco

Un poco tarde pero por fin la OMS (Organización Mundial de la Salud) considera tras un riguroso estudio a la carne procesada (embutidos, preparados 'burguer meat' como albóndigas, hamburguesas, bacon y salchichas) como cancerígena al mismo nivel que el tabaco para el hombre, aumentado cada 50 gramos de carne procesada un 18% la incidencia de cáncer de colon, el más frecuente y mortal en España.

Un perrito caliente, tan cancerígeno como el tabaco Un perrito caliente, tan cancerígeno como el tabaco | Foto: Blog 'Conmigo pan y cebolla'

Javier Martínez  |  Madrid  | Actualizado el 26/10/2015 a las 17:01 horas

Toda la carne procesada y envasada necesita por ley para conservarse diversos aditivos como los nitritos y nitratos, acompañados de un elevado contenido en sodio. Estas sustancias no son cancerígenas de por sí, pero una simple reacción química basta para que aparezcan las temibles nitrosaminas. Por mucha calidad que tenga la carne, si se añaden estos aditivos, la combinación es una bomba cancerígena para nuestro intestino.

Las nitrosaminas han llamado la atención de la comunidad científica desde hace años a causa de su actividad como potentes carcinógenos. Éstas se producen como consecuencia de la reacción de los nitritos (procedentes de la oxidación de los nitratos, que también se encuentran en nuestra dieta diaria), con unos compuestos llamados aminas, presentes en la carne.

Sólo tenéis que daros una vuelta por el supermercado y observar las etiquetas de embutidos, bandejas de hamburguesas y albóndigas, bacon, salchichas y alimentos preparados con carne encontraréis estos aditivos: E-247 ,E-250, E-251 y E-252 (nitratos y nitritos). Su uso se ha justificado porque evitan que crezca una bacteria llamada Clostridium botulinum que produce la temida toxina botulínica causante del botulismo que puede ser mortal. Pero aunque su acción en contra de los microorganismos resulta evidente, no es ni mucho menos útil al 100% y además ahora se ha demostrado su poder cancerígeno: no compensa bajo ningún concepto que se sigan utilizando.

La sal unida a los conservantes químicos complica aún más todo este efecto negativo: en los preparados de carne procesada el contenido en sal es elevado, para que se conserve bien, pudiendo alterar las mucosas del tubo digestivo y haciéndolas más sensibles a las sustancias cancerígenas.

¿Y qué ocurre con la carne roja no procesada? Un filete de ternera se ha clasificado como “probablemente carcinógeno”, es decir, que no hay una evidencia tan directa, pero hay que limitar su consumo porque es considerada tan cancerígena por la OMS como el glifosato, el herbicida más utilizado y cuestionado hoy en día.

Desde Equidieta, os recomendamos consumir carne natural, sin aditivos, huir de salchichas, bacon, embutidos y hamburguesas preparadas porque la alerta sanitaria es muy seria. Si queréis una buena hamburguesa, que sea de carne de ternera picada al instante por vuestro carnicero de confianza, de una pieza baja en grasa y de calidad, ya que no necesita ningún tipo de aditivo. Si no os queda más remedio y la carne es procesada, combinarla siempre que podáis con cebolla y ajo (estilo “filete ruso”) y una buena ensalada aliñada con aceite de oliva virgen extra y limón exprimido, ya que ayuda a evitar la aparición de nitrosaminas.

Compartir en:
PUBLICIDAD
  • La nube no tiene Tags actualmente.
más temas
Cerrar ventana
Cerrar ventana