Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

IR A NOTICIAS

Sección de Salud
BLOG

Los fiambres de pavo, a examen: cuidado con la 'edad del pavo'

Ha llegado sin duda al mundo de la 'vida sana', la 'dieta saludables' y los menús 'fitness' la 'edad del pavo'. Su bajo contenido en grasa y buena reputación en el mundo de la nutrición han hecho crecer tanto su consumo como variedad.

Blog Nutricionista ver el video

Javier Martínez  |  Madrid  | Actualizado el 13/12/2017 a las 14:09 horas

Los lineales de las grandes superficies están repletos de etiquetas elogiando cada sobre de fiambre de pavo con palabras como sano, natural, saludable, sin colorantes, conservantes, fosfatos, bajo en grasa y ligero.

Todo bien grande y en colores llamativos. Pero...¿y los ingredientes e información nutricional? Aparecen en letra minúscula, a veces casi ilegible y ahí se esconde la verdad sobre el fraude nutricional que esconden muchas marcas de embutidos.

Aunque necesitemos una lupa para descifrar el jeroglífico debemos evaluar el fiambre antes de comprar. Lo primero, conocer el contenido en carne de pavo, la mayoría no llegan ni al 70% del contenido total, añadiendo almidones, azúcar, patata, fosfatos y otros aditivos y agua.

La verdadera pechuga de pavo “natural” debe contener al menos un 90% de carne de pavo. Y se nota en el bolsillo, pero también en la calidad nutricional del producto.

¿Es recomendable el consumo de fiambre de pavo dentro de una dieta equilibrada? Depende de la calidad del producto, la verdadera pechuga de pavo natural de buena calidad ,(de las otras mejor ni hablamos), se pueden incluir se una forma moderada en la dieta habitual pero sin olvidar que las carnes procesadas  deben limitarse, tal y como recomienda la Organización Mundial de la Salud.

Hay pruebas convincentes de que el abuso de carne roja y carnes procesadas tiene una relación directa con el aumento de la incidencia de ciertos tipos de cáncer como el de colon y recto.

La mejor elección, pechuga de pavo o pollo fresca que podemos cortar en finas lonchas, hacer a la plancha con una pizca de aceite de oliva virgen extra y hierbas aromáticas (orégano, tomillo, romero) y conservar en el frigorífico para consumir tal y como hacemos con el fiambre. Método de conservación 100% natural y contenido en carne 100%  “de verdad”.

Compartir en:
PUBLICIDAD
  • La nube no tiene Tags actualmente.
más temas
Cerrar ventana
Cerrar ventana