Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
EL PADDOCK DE NIRA

La Reina del Danubio

En Budapest casi todo es posible, es una ciudad con magia que te hechiza y te conquista desde el primer momento.

Nira Juanco en Budapest
Puente sobre el Danubio Ir a pantalla completa

de 10

Puente sobre el Danubio | Nira Juanco Puente sobre el Danubio
  • Puente sobre el Danubio
    Puente sobre el Danubio | Nira Juanco Puente sobre el Danubio
  • Parlamento húngaro de noche
    Parlamento húngaro de noche | Nira Juanco Parlamento húngaro de noche
  • Corriendo por el Danubio
    Corriendo por el Danubio | Nira Juanco Corriendo por el Danubio
  • Escultura curiosa
    Escultura curiosa | Nira Juanco Escultura curiosa
  • Vistas del Danubio
    Vistas del Danubio | Nira Juanco Vistas del Danubio
  • Café en Budapest
    Café en Budapest | Nira Juanco Café en Budapest
  • Vistas desde el hotel
    Vistas desde el hotel | Nira Juanco Vistas desde el hotel
  • Autobús 'anfibio'
    Autobús 'anfibio' | Nira Juanco Autobús 'anfibio'
  • Coche antiguo
    Coche antiguo | Nira Juanco Coche antiguo
  • Estación de trenes
    Estación de trenes | Nira Juanco Estación de trenes

Nira Juanco  |  Madrid  | Actualizado el 26/07/2012 a las 13:09 horas

Directamente desde Alemania nos cogimos un avión rumbo Budapest. A pesar de que ya llevamos 10 grandes premios a nuestras espaldas, yo me vine encantada porque es una de esas ciudades que nunca me cansaré de visitar. Y eso que junto con París, creo que es el destino europeo (e internacional) en el que más veces he estado. Pero Budapest es tan bonita que por algo la llaman 'la Reina del Danubio'.

Cuando voy a pasar unos días 'extra' en alguna ciudad intento que la habitación no sea la peor del hotel. Será mi oficina improvisada durantes unos días, así que cuanto más agradable, mejor.

Pues como no, cuando llegué el lunes, la habitación que me dieron estaba justamente en la planta de fumadores. Se abrió la puerta del ascensor y casi me tumba el olor a tabacazo. Ni salí al pasillo. Pulsé el botón 0 y me fui directa a recepción. Nuevo intento. Planta 5. Abro la puerta, miro el baño (mampara, bien), cama bastante grande, me asomo a la ventana y... 

¡HORROR! No pido vistas al Danubio, pero tampoco a una corrala de vecinos porque la habitación daba al interior del hotel, a una especie de patio interior orientado al hall, y todo lo que hiciera con la luz encendida sería detenidamente observado por los viajeros de enfrente. Bajo de nuevo a recepción y mi tono tuvo que ser lo suficientemente serio como para que me dieran las mejores vistas. Si es que 'quien no llora, no mama'.

Feliz, me fui a dar una vuelta por Budapest. Estamos al lado del Parlamento, que si ya es alucinante de día, de noche lucía como si de un castillo encantado se tratara. Pasear por esta ciudad es como si lo hicieses por un cuento de hadas. Y yo me sentía, me siento, como una princesa.

Cada edificio de esta ciudad es un monumento. Me detengo a contemplarlos y pienso "quién vivirá ahí" (me lo pregunto siempre que admiro una casa). La mitad de los coches que veo por la ciudad necesitarían un 'Plan Renove' urgente. Aunque también ves algunas reliquias maravillosas. Por cierto, ¿alguien sabe qué coche es éste al que un paisano me dejó subir muy amablemente?

La gente aquí además de amable tiene fama de ser 'guapa', sobre todo las mujeres. Y doy fe. De cada 10, una es guapa. Aunque bien es cierto que alguna podría ser española porque, como no, esto está plagado de españoles. En cualquier caso, Budapest es el paraíso de los hombres. 

Pero si alguien tiene una belleza extrema aquí, ése es el Danubio. La primera vez que vine, hace unos 10 años, quedé totalmente hechizada con la magia de este río. Los puentes que lo cruzan son fascinantes y las edificaciones que ves a cada orilla son como para estar días enteros contemplándolas. 

Así que decidí irme a correr por una isla en medio del Danubio, Margitsziget, e iba feliz, hipnotizada por la magia del río. Bueno, mentira. El primer día (he ido dos) casi me da una lipotimia porque fui a correr a la una de la tarde con 30 grados. Por eso, cuando vi esta 'guagua' navegando como si nada pensé que estaba empezando a tener alucinaciones.

Pero no, en Budapest casi todo es posible, es una ciudad con magia que te hechiza y te conquista desde el primer momento. Por eso la llaman 'la Reina del Danubio'.

Compartir en:
Imagen del Blog
Nira Juanco

Después de tres años cubriendo el Mundial de F1, Antena 3 me da la oportunidad  de seguir haciendo lo que más me gusta: viajar, perseguir a los pilotos, oler a gasolina, disfrutar del ruido de los motores e ir a toda velocidad.

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana