Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
EL PADDOCK DE NIRA

Montreal, de sorpresa en sorpresa

Mi reconciliación con Montreal está en marcha. Por ahora, todo lo que me ha pasado es positivo. Bueno, excepto las pesadillas que me asedian por la noche desde que llegué a esta ciudad.

El Paddock de Nira (GP Canadá)
El Paddock de Nira

de 10

Desayuno en el hotel | Nira Juanco El Paddock de Nira
  • El Paddock de Nira
    Desayuno en el hotel | Nira Juanco El Paddock de Nira
  • El Paddock de Nira
    El barco que nos lleva al paddock | Nira Juanco El Paddock de Nira
  • El paddock de Nira
    La caminata entre aficionados para coger el carrito de golf | Nira Juanco El paddock de Nira
  • El Paddock de Nira
    Nuestro lugar de trabajo | Nira Juanco El Paddock de Nira
  • El Paddock de Nira
    Lugar de trabajo por dentro | Nira Juanco El Paddock de Nira
  • El Paddock de Nira
    Tiendas en Montreal | Nira Juanco El Paddock de Nira
  • El paddock de Nira
    Las calles de Montreal son una fiesta | Nira Juanco El paddock de Nira
  • El Paddock de Nira
    Montreal de noche | Nira Juanco El Paddock de Nira
  • El Paddock de Nira
    Alvarito, yo y Marcelo, después del diluvio | Nira Juanco El Paddock de Nira
  • El Paddock de Nira
    Uno de los múltiples callejones de la ciudad | Nira Juanco El Paddock de Nira

Nira Juanco  |  Madrid  | Actualizado el 09/06/2012 a las 12:09 horas

Quizás se deba a que me acuesto con el estómago lleno hasta los topes. Eso es lo normal en semana de Gran Premio (cenar tarde y mucho), pero aquí especialmente porque la comida es muy americana, muy grasienta. Para prueba el desayuno que nos sirven en el hotel. No es buffet, no puedes elegir, sino que ellos te traen un platazo lleno de colesterol hasta los topes con huevos revueltos, bacon, patatas fritas, fruta (para compensar será) y dos tostadas bien untadas con mantequilla ya de fábrica.

Y es que Montreal es así, muy americano. La primera vez que vine me llevé una pequeñita desilusión porque pensé que sería mucho más... canadiense... Me explico: más salvaje y lleno de vegetación donde el oso Yogi te podía aparecer en cualquier esquina. Es lo que tiene la ignorancia porque la ciudad no deja de ser eso, una gran ciudad con grandes edificios, muchísimas tiendas y, eso sí, un ambiente que ya le gustaría a muchas. El tráfico humano por la calle en semana de Gran Premio es propio de la M30 en hora punta y hay fiesta en cada esquina. En esta ciudad es imposible pasarlo mal, pero hay que venir con dinero porque una cenita de lo más normal no te baja de 30 euros.

Lo que yo esperaba de Montreal lo encontré en el circuito Gilles Villeneuve. Está en medio de la isla de Notre Dame a unos 6 kilómetros del centro y es pura vegetación. Ya el TV Compound (donde están las teles) parece el parque de Jellystone donde nuestro lugar de trabajo es este módulo de maderita por dentro. El problema es que, como la isla está llena de ríos, es muy difícil moverse y el paddock está a unos 20 minutos de distancia.

El Paddock de NiraEn el carrito de golf que nos lleva al paddock | Foto: Nira Juanco

Eso implica que cuando sales por la mañana del 'TV' (así le llamamos para abreviar) tienes que llevarte absolutamente todo contigo porque si se te olvida algo y tienes que volver estás muerto. Y el viaje implica primero coger un barquito que te lleva unos 7 minutos de travesía por el río; luego un tramo a pie que es complicado porque te juntas con todos los aficionados; y por último, una vez que has cruzado un puente, te subes a un carrito de golf que te lleva hasta la puerta del paddock. Parece divertido y el paisaje es realmente bonito, pero cuando vas con prisas, como suele ser habitual , pues qué quieres que te diga...

Pero lo que me trae de cabeza en esta ciudad es el tiempo. No lo entiendo. Sí, ya sé que la meteorología no es lo mío, pero aquí es mucho peor. Puedes pasar de 28 grados y un sol radiante a 18 y una lluvia torrencial en cuestión de minutos. Es lo que pasó ayer. No hacía 28 grados, pero de repente empezó a caer una tromba de agua que parecía que alguien se había dejado el grifo abierto. Nos cogió a mi y a los dos cámaras, Alvarito y Marcelo, a la puerta de Ferrari y en sólo 1 minutos, lo que tardamos en ponernos a cubierto, terminamos calados hasta los huesos. Menos mal que tardamos poco en irnos al hotel y darnos una buena ducha de agua caliente... Pero bueno, forma parte del encanto de esta ciudad. Que nunca sabes lo que te vas a encontrar.

Así que a ver qué nos depara la clasificación hoy... ¡Vamooosss!

Compartir en:
Imagen del Blog
Nira Juanco

Después de tres años cubriendo el Mundial de F1, Antena 3 me da la oportunidad  de seguir haciendo lo que más me gusta: viajar, perseguir a los pilotos, oler a gasolina, disfrutar del ruido de los motores e ir a toda velocidad.

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana