Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
NÚMERO DE SERIE

'Masters of Sex': cuando el reseteo no es suficiente

La tercera temporada de ‘Masters of Sex’, recién estrenada en Showtime, ha comenzado su nueva andadura con mínimo histórico de espectadores, superando en muy poco el medio millón, la mitad de su media habitual. El resultado no sorprende en absoluto si se tiene en cuenta los volantazos que ha dado la serie desde la segunda temporada y que ha vuelto a confirmarse de forma contundente al comienzo de la tercera. Y es que cuando todo el grueso de una ficción se sustenta en saltos temporales bruscos, lo mínimo que hay que hacer es desconfiar.

Masters of Sex Masters of Sex | Foto: Showtime

Funes VO | @FunesVO  |  Madrid  | Actualizado el 15/07/2015 a las 09:06 horas

1965. En este año comienza ‘Masters of Sex’ su tercera temporada, dando un salto de casi una década con respecto a la segunda. Es lógico que la serie, que basa su argumento en la historia real de los doctores Masters y Johnson, tenga que realizar un recorrido por los hitos históricos de su investigación sexual y del impacto que tuvo en la comunidad científica. Ahora bien, una cosa es seguir el esquema de una serie con base histórica y otra es poner patas arriba la estructura de la ficción con cada nueva temporada que pasa.

Tras ver la premire de la tercera temporada, tienes la impresión de estar viendo un tercer piloto, por lo que la desorientación y la desgana del espectador son inevitables. Una serie no puede estar recomenzando continuamente y ‘Masters of Sex’ ya ha agotado todos los reinicios posibles. ¿De qué sirve, entonces, que Libby tuviese un 'affair' al final de la segunda temporada? ¿Por qué se produjo el salto temporal a mitad de la temporada anterior tras la muerte de la doctora Lillian? Preguntas que solo se responden cuando no sabes qué hacer con una serie que se te escapa por todos lados y tienes que cerrar tramas a golpe de salto temporal. Enorme error.

Ante este panorama, la tercera temporada comienza cuando William y Virginia ya son dos investigadores sexuales consolidados y los hijos de ambos han crecido sobradamente. En medio de ambos se encuentra Libby, que se medica contra la ansiedad y que sabe sobradamente que su marido mantiene una aventura con Virginia desde hace años. Por lo demás, el episodio transcurre como una mera introducción de lo que veremos en el resto de los capítulos y salvo el embarazo de Virginia, trama que durará toda la temporada,  no hay nada sugerente.

Es una pena que una serie que tenía mucho músculo y que tuvo una primera temporada muy destacada (fue de las mejores series de 2013) haya comenzado tan a medio gas y con tan poco que contar. Si algo aportó ‘Masters of Sex’ fue un tratamiento del sexo que no habíamos visto nunca en una ficción televisiva, algo que de lo que ya no queda casi nada en esta tercera y alicaída temporada. Quién sabe si puede mejorar a lo largo de los siguientes capítulos, pero dados los pobres resultados de audiencia, parece que los espectadores no están por la labor de descubrirlo.

Compartir en:
Imagen del Blog
Funes VO

Numero De Serie pone su mirada en las series de la TV americana, matriarca de todas las televisiones. No perdemos de vista los estrenos y novedades de la televisión patria. Audiencias, reviews, noticias... Todo es poco para rendir homenaje a la caja lista, que vive una auténtica etapa dorada.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana