Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
'LAS HISTORIAS DEL BRASERO'

¿Por qué siempre llueve en Semana Santa?

Roberto Brasero ha recibido la primavera en el Real Jardín Botánico -el programa de hoy-. Esto es lo que no se ha visto en el programa.

Brasero recibe la primavera en el Real Jardín Botánico ver el video

Roberto Brasero  |  Madrid  | Actualizado el 20/03/2013 a las 18:34 horas

Es la pregunta que nunca falta en una entrevista al hombre del tiempo. Sobre todo en los días previos a la Semana Santa cuando anunciamos tiempo adverso para esas fechas, o en los posteriores cuando se han suspendido más de la mitad de las procesiones por la lluvia. "Es nuestra cruz", respondo yo en esas entrevistas cuando me hablan de la Semana Santa.

RESPUESTA SIMPLE
"La culpa la tiene la Iglesia", solía decir mi compañero Jorge Robles junto al que pasé siete semanas santas. Y no le faltaba razón, porque si estuviera en mitad del verano o del invierno, tendríamos la mitad de quebraderos de cabeza, y no es porque no fuera a llover en esos días sino porque tendríamos más clara la previsión a medio y largo plazo.

Pero en el Concilio de Nicea del año 325 se decidió que la Pascua de Resurrección fuera el domingo inmediatamente posterior a la primera Luna llena tras el equinoccio de primavera, y por ello la celebración de la Semana Santa puede cambiar de un año a otro, pero siempre se dará entre el 22 de marzo y el 25 de abril. Es decir, en pleno comienzo de la primavera. Y ahí está la causa de que esos días sean, no sólo más o menos lluviosos, sino sobre todo más difícil de pronosticar.

En esos días comenzamos a ganar horas de sol que ya va incidiendo con más eficacia por lo que se inyecta más energía en un sistema que no ha perdido aún los elementos del frío inverno.

Son días de gran inestabilidad, con una  dinámica atmosférica en transición que depara un tiempo muy cambiante. No es raro que llueva esos días en nuestro país, pero es más difícil 'cazar' las lluvias con una semana o más de antelación cuando el tiempo de pasado mañana ya puede que sea distinto al que te he pronosticado desde hoy.

RESPUESTA PREMIUN
En realidad, la pregunta debería ser: ¿por qué nos parece que siempre llueve cuando llegan los días festivos y que vuelve a salir el sol en cuanto acaban? Esta formulación nos valdría también para los fines de semana (¿por qué se estropea el tiempo cuando llega el viernes y se arregla cuando acaba el domingo?) y para otros países (los estadounidenses también se preguntan ¿por qué siempre llueve el 4 de Julio?, fecha en las que suelen hacer acampadas, muchas de ellas pasadas por agua).

En el caso de la Semana Santa es la pescadilla que se muerde la cola. Justo son los días en que hay más gente haciendo planes con más antelación y acudimos a las previsiones para que nos pinten el tiempo previsto para dentro de 10 o 15 días… y para los predictores son justo esos los días en los que les resulta más difícil dibujar el horizonte meteorológico.

Mira, los modelos meteorológicos basados en predicciones numéricas (de los que hemos hablado en capítulos anteriores) suelen diferir ligeramente entre unos y otros pero en las fechas primaverales esas diferencias son a veces abismales: ¿con cuál te quedas?.

El caso de la Semana Santa del año 2012 fue un ejemplo clarísimo. Tras un mes y medio con un potente anticiclón instalado sobre nuestra atmósfera, esos días tuvimos una entrada de aire frío en capas altas desde más un frente recorriendo casi toda la Península desde el noroeste.

Tras 40 días de sequía llegaron de golpe todos los hidrometeoros: llovió, granizó y el viernes Santo hasta nevó en Valladolid, Ávila y Salamanca. Se suspendieron la mayoría de las procesiones andaluzas a causa de la lluvia o la previsión de la misma -aunque no se llegó al número de procesiones anuladas del año anterior.

Elaboración de las previsiones
Resulta curioso el análisis de la elaboración de las previsiones: en las que teníamos hasta el miércoles santo, coincidían bastante las salidas de los modelos numéricos pero a partir del Jueves Santo comenzaban a divergir. No sólo decían cosas diferentes sino, en algunos casos opuestas. Unos sol, otros lluvia, para el mismo territorio  y ¡justo para los días claves!. Todo el esfuerzo predictivo anterior se echaba por tierra al llegar esos días festivos, de viajes y procesiones, y tan difusos para el pronóstico meteorológico.

En mi opinión resulta injusto decir que los hombres del tiempo fallamos siempre en Semana Santa: Fallamos lo mismo que el resto del año. Pero sí tenemos más culpa cuando queremos complacer a esa gran parte de la población que demanda el pronóstico cada vez con mayor antelación.

Me río cuando me preguntan en febrero por el tiempo de la Semana Santa, pero a veces me lo preguntan en serio. Un consejo: si ves que caemos en la tentación y, por la presión de la demanda, contamos un pronóstico con diez días de antelación, tómate esa previsión como algo orientativo susceptible de cambiar.

Tú ya sabes que en esos días primaverales el escenario es muy voluble y que lo conveniente es actualizar cada día el pronóstico para los próximos. Es casi seguro que ese pronóstico irá variando. Y es muy probable también que incluso el mismo día tengamos que estar pendientes del radar para responder con la mayor precisión posible a ese hermano mayor de la cofradía que te pregunta si podrá salir o no su procesión.

Compartir en:
Imagen del Blog
Roberto Brasero

Periodista de formación y vocación, a Roberto Brasero (Talavera de la Reina, 1971) le dijeron un día sus jefes: ¿con el mismo estilo con el que hasta ahora contabas lo que ha pasado, quiero que nos cuentes lo que va a pasar¿. Y así fue como Brasero pasó de los hechos a las previsiones, de los reportajes a los mapas. Y fue así también como lo segundo se fue contagiando lo de lo primero y contar el tiempo se convirtió en algo más que decir dónde va a llover. Este blog pretende seguir esa línea recogiendo el espíritu de aquellas reuniones caseras donde se hablaba del tiempo y de todo que le rodea, que cada vez es más. La mesa camilla de este nuevo siglo es Internet, y en este blog nos seguimos arrimando a un Brasero para contar y escuchar historias.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana