Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS

A vueltas con la lluvia en carretera

Si el invierno ha sido especialmente virulento con el frio y la nieve, la primavera lo está siendo con importantes trombas de agua, que también están poniendo a prueba a los conductores, con unos resultados realmente preocupantes.

Lluvia en la carretera Lluvia en la carretera | Foto: Ponle Freno

José María Quesada, Asesor de Contenidos de Ponle Freno  |  Madrid  | Actualizado el 31/05/2018 a las 18:14 horas

El pasado fin de semana coincidí en la A-3 con la fuerte tormenta que acabo atrapando a varias decenas de vehículos debido a la irrupción de barro en la vía. Cuando las condiciones son tan duras que implican el corte de la carretera no podemos hacer nada, pero hay determinadas actitudes que pude presenciar y que me llevan a comentarlas, sobre todo para erradicarlas, de manera que bajo esas difíciles condiciones se pueda seguir manteniendo la fluidez y la seguridad en la marcha. 
La lluvia tan fuerte genera dos problemas fundamentales; por una parte una drástica pérdida de visibilidad que requiere la toma de medidas concretas, por otra, y no menos relevante, el aumento del riesgo de aquaplanning debido a que la cantidad de agua sobre el firme no es capaz de ser drenada, ni por la carretera, ni por los neumáticos.

Ante estos dos condicionantes pude observar dos cosas; la primera es que una inmensa mayoría de los conductores conectaron el alumbrado de emergencia (los cuatro intermitentes), aunque un número de relevante de estos ni siquiera encendió las luces de servicio del vehículo. Sin entrar en si, bajo su criterio, las condiciones generasen una situación de emergencia, lo primero que hay que hacer cuando tenemos dudas sobre nuestra visibilidad frente a otros conductores es poner las luces del coche y apoyarlas con el antiniebla trasero.

Como hemos dicho en otras ocasiones, de día es cuando resulta más relevante el alumbrado de niebla porque hay menos contraste lumínico que de noche. De lo que se trata es de hacernos visibles, no de “decretar” una situación de emergencia que otros conductores pueden interpretar como una retención y obligarles a una frenada brusca que romperá la uniformidad del tráfico con grave riesgo de colisión múltiple.

La posibilidad de aquaplaning requiere reducir la velocidad para adaptarla a las condiciones de adherencia de la carretera, pero tal reducción de velocidad debe ser proporcionada y sobre todo progresiva, de manera que no convirtamos nuestro vehículo en un obstáculo imprevisto en la vía. Pude comprobar como algunos conductores reducían drásticamente la velocidad a prácticamente 30 o 40 km/h generando situaciones comprometidas para los que les seguían. 
Si nuestra falta de experiencia o bajo nuestro criterio de prudencia creemos que debemos circular a esa velocidad, lo más seguro es hacer como hacían muchos; tomar la primera salida de la autovía o detenerse en la primera estación de servicio para esperar a que mejoren las condiciones. No debemos imponer una velocidad, que por excesivamente lenta, genere situaciones que puedan desembocar en un accidente por alcance.

Un turismo convencional con los neumáticos a medio uso, en el peor de los casos, es capaz de circular a 80 km/h sin que aparezca el aquaplanning. Reducir esa velocidad a la mitad lejos de representar un factor de prudencia y de prevención es una actitud de riesgo que puede generar más problemas que beneficios por mucho que llevemos los cuatro intermitentes encendidos.

Utilicemos el alumbrado de manera correcta, usemos el antiniebla posterior cuando sea preciso y usemos los cuatro intermitentes cuando la situación realmente lo requiera, de esa manera nuestra señalización será útil para los vehículos que van tras nosotros, de lo contrario no haremos sino confundirlos y generar situaciones de riesgo. Moderemos la velocidad de manera proporcional y mantengamos una marcha lo más uniforme posible, aumentando la distancia de seguridad y deteniéndonos, siempre fuera de la vía, si la situación nos supera, pero nunca provoquemos que nuestro vehículo se convierta en un obstáculo con el que otros puedan colisionar, pondremos en peligro nuestra seguridad y la de los demás.




Compartir en:
Imagen del Blog
Expertos Ponle Freno

Nadie mejor para aconsejarnos que los expertos en seguridad vial que han participado en las distintas iniciativas que se han puesto en marcha desde Ponle Freno.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana