Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS

Todavía no nos ponemos el cinturón de seguridad

Es desolador el resultado de la última campaña de control sobre la utilización de sistemas de retención en nuestras carreteras. En tan sólo una semana se han detectado a unos 4.500 conductores sin el cinturón de seguridad y, lo que es peor, 262 menores viajaban sin ningún tipo de sistema de retención infantil.

Uso del cinturón de seguridad Uso del cinturón de seguridad | Foto: Ponle Freno

José María Quesada, Asesor de Contenidos de Ponle Freno  |  Madrid  | Actualizado el 28/03/2019 a las 16:46 horas

La cuestión adquiere aun mayor gravedad si tenemos en cuenta que más del 75 % de los infractores viajaban por carreteras convencionales, que son en las que se producen el 80 % de los fallecidos.

En un momento sociológico en el que se acuñan y popularizan frases como el “No, es no”, que sirven para concienciar de la necesidad de mantener un respeto infinito en materia de convivencia entre géneros y que consiguen que los ciudadanos hablen de ello y adquieran, por convencimiento, no sólo por imposición legal, conductas adecuadas en estas cuestiones, parece prioritario introducir masivamente frases similares en materia de seguridad vial que consigan un efecto similar en la ciudadanía.

Ante el “convencimiento” de la mayoría de los conductores del “A mí no me va a pasar”, hay que inducir y convencer a la población del “A mí me puede pasar en cualquier momento”, y erradicar criterios erróneos sumamente extendidos en los que frases como “si total voy ahí al lado” o “en ciudad no hace falta porque se va despacio” sirven de justificación para no ponerse el cinturón.

Ponerse el cinturón es una cuestión de costumbre en muchos casos y de convencimiento en otros. Hay que conseguir aunar ambos para que la totalidad de los conductores y pasajeros vayan convenientemente protegidos en todo momento. En un avión, los auxiliares de vuelo no tienen que ir pasajero por pasajero para que todo el mundo se lo ponga.

Este extremo es una cuestión de costumbre volar implica ir atado, tanto en el momento del despegue, como en el del aterrizaje y punto. Nadie lo cuestiona y desde el primer día que subimos a un avión tuvimos que ponernos el cinturón, con lo que es algo que se hace de manera automática. En el coche, al tratarse de un transporte privado no se ha adquirido esa costumbre y hay que conseguir esa misma automatización del gesto.

Los resultados me llevan a pensar que, en definitiva, lo que ocurre es que no confiamos en el cinturón. Creo que en alguna ocasión ya he hecho referencia a lo que voy a exponer, pero me da igual, aparentemente nunca se repiten las cosas lo suficiente.
Siempre, y repito, siempre, ha sido necesario hacer uso del cinturón, pero ahora es más importante que nunca. Los vehículos, en su práctica totalidad van equipados con airbags. De no llevar puesto el cinturón, en caso de impacto, salimos proyectados hacia delante con una fuerza de 10, 15, 20, … “ges”. El airbag se dispara, y su velocidad de salida es de 250 km/h. 

Cuando nos encontramos el impacto del airbag nos proyecta la cabeza hacia atrás con riesgo elevado de lesiones cervicales, pero como está pensado para reducir el movimiento de la cabeza, sólo alcanza su actuación hasta la mitad del pecho de manera que, como la cadera no está sujeta, nos “colamos” por debajo del airbag, aumentando las posibilidades de lesión en la zona lumbar de la columna y en las piernas. En definitiva, que si no llevamos el cinturón es casi mejor que no salte el airbag.

Esto lo desconoce la mayoría de la gente y por tanto toma la decisión de ponerse o no el cinturón, pero lo hace sin la información necesaria. Como ya he comentado en otras ocasiones, el cinturón de seguridad no garantiza nada, pero es absolutamente la única posibilidad de supervivencia que tenemos en caso de accidente. Corramos la voz.

Compartir en:
Imagen del Blog
Expertos Ponle Freno

Nadie mejor para aconsejarnos que los expertos en seguridad vial que han participado en las distintas iniciativas que se han puesto en marcha desde Ponle Freno.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana