Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS

Todavía estamos lejos de la conducción autónoma total

Rara es la semana en la que no encontramos alguna noticia sobre los avances que éste o aquél fabricante ha obtenido en el camino hacia la conducción autónoma. Tanto es así que los ciudadanos empezamos a percibir este avance como algo inmediato y que casi el mes que viene vamos a encontrar modelos con esta tecnología en los concesionarios.

Coche Tesla, conducción autónoma Coche Tesla, conducción autónoma | Foto: Agencias

José María Quesada  |  Madrid  | Actualizado el 04/05/2017 a las 11:17 horas

Hasta aquí nada grave más allá de la decepción entre los usuarios más tecnológicos. Y es que la conducción autónoma, por ahora, ni existe, ni es legal. Ni siquiera todos los países dotan a los fabricantes de la autorización necesaria para llevar a cabo test con este tipo de vehículos y los que lo hacen, entre ellos España, lo hacen en áreas restringidas y con  exclusivos fines de prueba y desarrollo.

Sin embargo, inundar la mente de los ciudadanos con esta percepción puede tener efectos muy nocivos para la seguridad. El pasado año un Tesla con un conductor al volante, posiblemente mal informado, tenía el primer accidente mortal de la marca debido a que el conductor iba viendo una película de Harry Potter, es decir,  estaba comportándose como si su coche fuera autónomo cuando en realidad no lo era. Lo que sí tenía el vehículo en cuestión era toda una batería de sistemas de ayuda a la conducción como la frenada autónoma, el control de crucero adaptivo, asistente de cambio de carril involuntario, etc…. En definitiva, un coche extraordinariamente seguro que sin embargo requiere la atención y la intervención del conductor.

El suceso en cuestión ocurrió porque un camión de color blanco impoluto se cruzó en su trayectoria y las cámaras de visión estereoscópica, debido al ángulo en el que incidía el sol,  en lugar de valorar la imagen como un camión, “interpretó” que era una valla publicitaria; el resultado es que el camión al llegar al cruce pasó por encima del Tesla y de su infortunado conductor.

El Tesla no es el único, muchos modelos de diferentes fabricantes, en especial las versiones de alta gama incorporan estos sistemas que servirán en un futuro para implementar la conducción autónoma, pero que por ahora no son sino ayudas a la conducción.

Podemos conectar el control de crucero adaptativo de manera que nuestro coche mantenga la distancia con el coche que nos precede, si nos distraemos muchos son capaces de girar el volante y tomar curvas sin nuestra intervención, también incorporan la frenada automática ante obstáculos, con detección de vehículos peatones, ciclistas y como en el caso de Volvo animales cinegéticos.

En definitiva, algún inconsciente puede caer en la tentación de soltar el volante y apartar la vista de la carretera, dado que “su coche conduce solo”, con un resultado que se parecerá mucho al del accidente del Tesla.

Carga de un coche TeslaCarga de un coche Tesla | Foto: Agencias

La tecnología va muy deprisa, la inteligencia artificial se espera que llegue entre el 2020 y el 2030, mientras tanto los coches no son inteligentes, no piensan, aplican las últimas tecnologías bajo el principio de acción/reacción, no son en absoluto predictivos, aunque algunas marcas así bauticen sus tecnologías y por ahora requieren la intervención del conductor para mantener una conducción segura. Los aviones son autónomos desde hace décadas, son capaces de despegar de un aeropuerto y aterrizar en otro  decenas de miles de kilómetros sin intervención del piloto. Bien pues no llevan un conductor, ¡Llevan dos! Y eso que la densidad de tráfico ahí arriba no tiene nada que ver con la de nuestras colapsadas carreteras, reflexionemos al respecto.

Todo el mundo piensa en un coche autónomo recorriendo con fluidez una carretera perfectamente pintada, con las señales en impecable estado, la carrocería y los cristales relucientes y todos sus ocupantes felices jugando al parchís en su interior. Pensemos en un una noche con niebla, bajo una nevada intensa, por una carretera secundaria y un camión delante de nosotros proyectando hacia nuestros parabrisas (con sus cámaras y sensores incluidos) sal, barro y otras sustancias no demasiado limpias ¿Realmente iríamos tranquilos dejando nuestro destino a la capacidad del coche?

Queda mucho para el nivel 5 de autonomía y cuando los problemas técnicos estén resueltos, habrá que afrontar los problemas legales, que no non pocos, así que compremos el coche con los el mayor número de sistemas de seguridad, pero sigamos intentando aprender a conducir cada vez mejor. La única conducción autónoma que existe por ahora lleva muchas décadas funcionando y se llama Taxi.

José María Quesada

Asesor de Contenidos de Ponle Freno

 

Compartir en:
Imagen del Blog
Expertos Ponle Freno

Nadie mejor para aconsejarnos que los expertos en seguridad vial que han participado en las distintas iniciativas que se han puesto en marcha desde Ponle Freno.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana