Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
'LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS'

Reducción de accidentes y exceso de confianza

La siniestralidad durante los meses de verano ha experimentado una reducción, en el número de víctimas y de accidentes, con relación al mismo periodo de 2013. Eso siempre son buenas noticias. Sin embargo, en el cómputo total del año se ha experimentado un aumento en los fallecidos por accidentes de tráfico, que debe llevarnos a mantener la tensión en las iniciativas privadas e institucionales tendentes a mejorar la Seguridad Vial en nuestras carreteras.

Curso de conducción Curso de conducción | Foto: antena3.com

Ponle Freno  |  Madrid  | Actualizado el 06/10/2014 a las 10:53 horas

FESVIAL (Fundación Española para la Seguridad Vial) ha hecho pública una nota con las posibles causas que han llevado al incremento de las víctimas. De todas las planteadas, nos parece muy relevante el “exceso de  confianza” que la Fundación achaca a las distintas administraciones públicas y que desde aquí queremos hacer extensivo a todos los usuarios de la vía. Exceso de confianza es lo que nos lleva a relajar la atención, lo que nos anima a hacer algún que otro adelantamiento ajustado, lo que, aunque parezca increíble, a no ponernos el cinturón o el casco en la moto y en la bicicleta y en general a tener actitudes poco prudentes.

Como ya hemos apuntado en otras ocasiones, las diferentes maniobras imprudentes que vemos a diario  en nuestras carreteras no son el resultado de una especie de locura colectiva, que nos lleva a comportarnos como suicidas, ni tampoco es que las conductas antisociales se hayan arraigado en nuestra sociedad, sencillamente es la falta de conciencia del riesgo que tienen los conductores al comportarse de determinada manera. Si el incidente acaba sólo en un susto, no es aventurado comprobar como el conductor lo comenta con una sonrisa y no con cara de pavor. Lo malo es que, cada situación provocada por nosotros que “acaba bien” no hace sino convencernos de que el peligro real está muy lejano, y nada más lejos de la realidad.

Una actividad tan compleja como es la conducción se salda con una formación mínima, que se reduce, reglamentariamente, a acreditar el conocimiento de las normas y una testimonial destreza en la circulación, sin más. El resto de aprendizaje en el resto de nuestra vida como conductores se reduce a comentarios, más o menos afortunados, de amigos y familiares o a experiencias personales, de las que salimos en la mayoría de los casos  con más fortuna que destreza, llegando a veces a conclusiones erróneas. No nos equivoquemos, conducir es difícil, hacerlo bien lo es más aún, que no nos engañe la cotidianeidad. Muchos esgrimen sus años de carnet como `prueba de sus conocimientos. Conducir durante años sin ningún tipo de tutela no hace sino acentuar vicios, que poco a poco se convierten en constantes en nuestra conducción. En ninguna autoescuela enseñan a girar metiendo la mano por dentro del volante, con la palma hacia nuestra cara ¿Y cuantos conductores lo hacen? Este es sólo un ejemplo, aparentemente inocuo, pero que nos puede meter en serios problemas en una situación delicada.

La formación en escuelas de conducción especializadas  o el curso de reciclaje en una autoescuela para refrescar conceptos es algo que debería entrar en los planes de todos los conductores. Afrontar situaciones de riesgo en un entorno seguro, donde los instructores nos enseñen a salir de situaciones delicadas y lo que es más importante a evitarlas, nos lleva a tomar conciencia real de nuestras limitaciones y a comprobar cuanto es de difícil controlar un vehículo que se nos ha escapado de las manos. Saber cómo actuar en una frenada de emergencia, cómo efectuar la esquiva de un obstáculo o cómo abordar una curva para evitar una salida de vía son experiencias, que llevadas a cabo bajo supervisión profesional, no sólo nos ayudan a mejorar nuestras aptitudes, sino que nos hacen más conscientes de los riesgos a los que sin darnos cuenta nos exponemos a diario.

Precisamente FESVIAL, en su comunicado, apunta como otra de las causas del incremento de víctimas la falta de formación de los conductores en nuestro país. Una asignatura pendiente que, como la formación vial en las escuelas, esperemos que no se retrase mucho más, mientras tanto, está en nuestras manos y, eso sí, acosta de nuestro bolsillo recibir la formación adicional necesario para convertirnos en conductores más seguros y desterrar por completo el exceso de confianza cada vez que nos sentamos al volante.

 

Chema Quesada (Asesor de la Plataforma Ponle Freno)

 

Compartir en:
Imagen del Blog
Expertos Ponle Freno

Nadie mejor para aconsejarnos que los expertos en seguridad vial que han participado en las distintas iniciativas que se han puesto en marcha desde Ponle Freno.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana