Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS

Hablemos de señales visibles y creíbles

Una vez más finalizamos la campaña de denuncia de señales y carretas en mal estado, con la constatación de la falta de inversión que hay en estos elementos, debido al déficit que la Asociación Española de la Carretera estableció el pasado año en 6.600 millones de euros.

Señal Jaúl Señal Jaúl | Foto: Ponle Freno

José María Quesada  |  Madrid  | Actualizado el 31/01/2017 a las 13:18 horas

Elementos reflectantes inoperantes, señales ocultas por vegetación o mobiliario urbano, luminarias inexistentes y pavimentos en mal estado, bacheados, desgastados o con la señalización horizontal ya invisible a los conductores. Estos extremos resumen en cierta medida las denuncias que los usuarios han hecho llegar a Ponle Freno y que convenientemente han sido trasladadas a las diferentes administraciones públicas.

Las señales deben servir como un copiloto estático a la totalidad de los conductores que circulan por una vía. Ya sean informativas, de prohibición de obligación o de recomendación, un conductor que circula por una carretera por primera vez debería encontrar en ellas el apoyo para circular con seguridad. 

Para ello deben ser claras, perfectamente visibles con la antelación suficiente y sobre todo tener credibilidad. Una sucesión de señales de limitación de velocidad a 60 en una carretera virada, cuando la curva en cuestión no plantea problemas de trazado si la abordamos a 90 km/h, incluso bajo la lluvia, hace que el conductor deje de creer en ella e ingnore tal limitación. La DGT se plantea una medida que consiste en limitar el adelantamiento en carreteras conflictivas, al colocar línea continua en tramos que hasta ahora estaban señalizados con discontinua. 

En la experiencia piloto llevada a cabo nos indicaban que el resultado ha sido muy positivo con una drástica reducción de la mortalidad. Los usuarios de una vía en la que tenían claro que se podía adelantar con seguridad, al encontrarse una línea continua pueden acabar extrapolando el criterio y pensar que en cualquier tramo de línea continua se puede adelantar si la visibilidad es suficiente. 

Eso, de cara a la actitud de los conductores frente a las señales, es nefasto y puede llevar a que algunos acaben ignorando todas las líneas continuas y aplicar su criterio para adelantar. 

En ningún caso la prohibición de una acción que no tiene repercusiones negativas puede ser el camino. La vigilancia de actitudes temerarias, la formación y la información debe ser el criterio. Con ello se acentuará la credibilidad de las señales y los conductores tendrán más tendencia a respetarlas.

No vamos a defender aquí a los infractores. Si pone a 60 hay que ir a 60 y si hay línea continua no se adelanta, y punto. Lo que queremos decir es que si esas prohibiciones están  justificadas crearán una actitud más positiva del conductor hacia ellas que si no es así.

Ahondando en el tema, hemos llevado a cabo una serie de pruebas de frenada en los pasos de cebra ilegales que han proliferado en nuestras ciudades en los últimos años. 
Algunos concejales han decidido “decorar” esta señalización tan crítica para la seguridad, añadiendo pinturas de colores variados al blanco reglamentario. Esta ornamentación genera situaciones de peligro, especialmente en caso de lluvia, al reducir drásticamente el coeficiente de adherencia en un lugar tan delicado como un paso de peatones, donde dos metros más o menos pueden determinar que ocurra un atropello o no.

El Reglamento General de Circulación define perfectamente la señalización horizontal y sus colores. También define con precisión la altura y rampa que deben tener los reductores de velocidad. En este último caso las infracciones de los ayuntamientos en su configuración son mayoritarias. 

Pues en el pecado nos puede ir la penitencia a todos. A los usuarios, conductores y peatones, estas infracciones pueden llevarles a sufrir un accidente y a las administraciones les puede acarrear denuncias que les obligue a indemnizar por diferentes motivos, debido a la ilegalidad de tales infraestructuras y a los riesgos que conllevan. Avisados quedan.

José María Quesada
Asesor de Contenidos de Ponle Freno

Compartir en:
Imagen del Blog
Expertos Ponle Freno

Nadie mejor para aconsejarnos que los expertos en seguridad vial que han participado en las distintas iniciativas que se han puesto en marcha desde Ponle Freno.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana