Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS

Los factores que pueden reducir la siniestralidad en las carreteras convencionales, más allá de la velocidad

De los más de 165.000 km de carreteras que hay en nuestro país el 90 % son convencionales. Este tipo de vías soporta el 40 % del tráfico y genera casi el 80 % de los accidentes con víctimas. Parece necesario afrontar medidas para erradicar una siniestralidad tan desproporcionada con respecto a las otras vías de alta capacidad que, con el 60 % del tráfico, tienen un 30 % de incidencia en los accidentes con víctimas.

Prioridad de paso en carreteras convencionales Prioridad de paso en carreteras convencionales | Foto: Ponle Freno

José María Quesada, asesor de contenidos de Ponle Freno  |  Madrid  | Actualizado el 31/01/2019 a las 15:15 horas

Esta semana[[LINK:EXTERNO|||https://compromiso.atresmedia.com/ponlefreno/noticias/claves-reduccion-limite-velocidad-maxima-kmh-carreteras-convencionales_201901285c4ef3130cf2b88a919d583c.html||| la DGT ha puesto en marcha la reducción de velocidad a 90 km/h para todas las carreteras convencionales]], una circunstancia que afecta a una parte muy pequeña de la red, ya que la velocidad de 100 km/h sólo estaba autorizada en vías con arcenes de más de 1,5 m de anchura.

Como ya hemos dicho en otras ocasiones, la velocidad es un factor determinante en las lesiones tras un accidente, pero no lo es tanto en su ocurrencia. Y es que, si la velocidad tuviera un “pero” determinante en la producción de los accidentes, las vías de alta capacidad, limitadas a 120 km/h, tendrían una siniestralidad mayor. Por tanto, además de actuar sobre la velocidad, es necesario tomar otro tipo de medidas que mejoren la seguridad en las convencionales de la manera más objetiva posible.

Uno de los factores está en el trazado. Un elevado porcentaje de este tipo de carreteras tiene un trazado netamente más sinuoso que la red de alta capacidad, lo que representa en sí mismo un factor de riesgo; curvas de radio decreciente, rasantes, peraltes inadecuados y falta de uniformidad del propio trazado, generan situaciones de riesgo objetivamente más peligrosas que las que plantea un tramo recto.

Mejorar el trazado de toda la red de convencionales no sería realista y es financieramente inabordable. Sí hay un factor que puede afrontarse: la mejora de la visibilidad de los conductores a media y larga distancia. Las curvas son las que son y, en muchas ocasiones, no se podrían modificar, pero la visibilidad de las mismas se ve mermada en un elevado número de ocasiones por la vegetación que, con el paso de los años, crece en los márgenes. Hasta tal punto que en tramos con línea discontinua en los que reglamentariamente es posible adelantar, en la práctica es imposible por la falta absoluta de visibilidad.

Otro factor es el pavimento. Su rugosidad y mantenimiento dejan mucho que desear en ocasiones y generan situaciones de riesgo, incluso, a velocidades por debajo de las legalmente establecidas. Circunstancia que “desarma” al conductor prudente que, incluso respetando la normas, se encuentra con trampas aleatorias en forma baches, badenes, balsas de agua y coeficientes de adherencia muy precarios.

La señalización defectuosa o insuficiente es otro factor de riesgo que limita la capacidad de anticipación del conductor que, de no conocer la carretera, tiene o debería tener en las señales un eficaz y aliado copiloto.No vamos a “echarle la culpa al empedrado” de lo que ocurre en las convencionales, porque ni la carretera, buena o mala, ni el vehículo, viejo o nuevo, toman ninguna decisión y es el conductor el último responsable de lo que le ocurre al coche y sus ocupantes, siendo el factor humano el causante de más de 80 % de los accidentes.


Pero lo que si queremos es poner de manifiesto la importancia que tienen los factores externos al conductor a la hora de facilitar su toma de decisiones y de ayudar en situaciones difíciles a mejorar la seguridad.

La velocidad más baja ayudará a tener más tiempo y distancia para reaccionar ante un imprevisto, pero si sólo se aborda este tema tendremos pocas repercusiones positivas en la siniestralidad.

Compartir en:
Imagen del Blog
Expertos Ponle Freno

Nadie mejor para aconsejarnos que los expertos en seguridad vial que han participado en las distintas iniciativas que se han puesto en marcha desde Ponle Freno.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana