Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS

Los efectos en la circulación y en la contaminación de las etiquetas de la DGT

Los distintivos ambientales de la DGT nacieron en 2013 con el objetivo de reducir la contaminación de las ciudades. Pero, como en tantas ocasiones, las buenas intenciones no han venido acompañadas por una reducción de las emisiones de los vehículos.Hasta aquí hay dos cuestiones a tener en cuenta.

Tráfico en Madrid el fin de semana Tráfico en Madrid el fin de semana | Foto: EFE

José María Quesada, Asesor de Contenidos de Ponle Freno  |  Madrid  | Actualizado el 14/02/2019 a las 12:19 horas

Por una parte, el hecho de que todavía sea voluntario poner la etiqueta, deja la iniciativa en un plano menor. Por otra, su función, desde un punto de vista informativo, tampoco la hace especialmente agresiva para los vehículos más contaminantes o sencillamente más antiguos. Pero el uso de los distintivos medioambientales, como referencia para establecer restricciones de tráfico, por parte de los ayuntamientos, nos lleva a dos reflexiones.

Primero: Si va a ser causa de prohibición o limitación para circular, deja de tener un carácter voluntario y pasa a ser obligatoria. Si tomamos como referencia el ayuntamiento de Madrid un vehículo que tenga la clasificación ECO, tendrá prohibida la circulación si no incorpora la etiqueta en un lugar visible del parabrisas. 

Segundo: Si las repercusiones de tal clasificación pueden llevar a impedir que usemos el coche en determinadas situaciones de contaminación o en zonas concretas de la ciudad lo mínimo que se debe pedir es que la clasificación sea lo más rigurosa posible y no lo es en absoluto.

Pongamos un ejemplo concreto. Un pequeño utilitario con motor de gasolina de 1,2 litros y un consumo apenas mayor de los 5 litros cada 100 km tiene la etiqueta C, mientras que un modelo de lujo con más de 600 CV y un sistema de propulsión hibrido enchufable y con una autonomía de 50 km teóricos en modo eléctrico tiene la etiqueta Cero Emisiones.

El resultado es que Madrid Central está poblado de automóviles de alta gama con motores potentes y con unas supuestas baja emisiones, cuanto menos, discutibles. He podido constatar con concesionarios que muchos compradores de este tipo de vehículos ni siquiera se interesan por como cargar la batería de su coche y que ni se plantean instalar el punto de carga en sus garajes. 

En ocasiones, simplemente dicen que lo que quieren es la etiqueta para no tener que sufrir restricciones. Un hibrido enchufable tiene 50 km de autonomía en modo eléctrico bajo unas condiciones de conducción sumamente estrictas y por supuesto con la batería a plena carga. De no ser así sus emisiones son poco menores de las que corresponden a un motor de gasolina de alta cilindrada. Si queremos que realmente las emisiones derivadas del transporte en de nuestras ciudades bajen, es urgente establecer una clasificación que tenga un mayor rigor técnico y no establecerla sobre la base de unos indicios que, en la práctica, poco o nada tienen que ver con la realidad.

Compartir en:
Imagen del Blog
Expertos Ponle Freno

Nadie mejor para aconsejarnos que los expertos en seguridad vial que han participado en las distintas iniciativas que se han puesto en marcha desde Ponle Freno.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana