Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS

El efecto de las nuevas medidas para la seguridad vial, en cifras

Durante más de una década nos hemos ido felicitando por los avances conseguidos en la reducción de víctimas en nuestras carreteras. Tal reducción ha sido llamativa, hasta el punto de que nuestro país ha sido el que más ha mejorado de toda Europa, si tenemos en cuenta solo el número de fallecidos anual. Esto nos ha llegado situar entre los cinco países con menos víctimas del Viejo Continente.

Tráfico Tráfico | Foto: Agencais

José María Quesada, Asesor de Contenidos de Ponle Freno  |  Madrid  | Actualizado el 09/05/2019 a las 13:17 horas

Hay un detalle adicional que no aparece en todas las estadísticas y que hace tal logro aún más meritorio: en nuestras carreteras se produce cada año un significativo incremento de los riesgos. Algo que se debe tanto a la población nacional, como a los más de ochenta millones de turistas que nos visitan y que prácticamente multiplican por dos, de forma puntual, el número de vehículos expuestos a tener un accidente.

A partir del año 2014, tal tendencia pareció truncarse y se produjo un frenazo en la reducción anual de víctimas; que en ciertos sectores hizo saltar las alarmas: ¿Qué ha ocurrido? ¿Acaso hemos dejado de ser prudentes? ¿Hemos bajado la guardia? ¿Se han agotado los efectos de las medidas tomadas en este sentido? Bueno, no es fácil contestar a esas preguntas. Al menos con el rigor que requiere el problema.Parece haber un cierto consenso en que la implantación del permiso por puntos supuso un punto de inflexión en las cifras de siniestralidad de nuestras carreteras. Hablamos del 1 de julio del año 2006. Sin embargo, no se ha hablado tanto de lo que representó en su momento la mejora de las carreteras. Y casi no se tiene en cuenta el avance en seguridad pasiva que ha experimentado el parque de vehículos en nuestro país.

Creer que un solo factor es suficiente para modificar una tendencia que afecta a millones de conductores y de vehículos es simplificar el asunto hasta unos niveles ridículos. De la misma manera que un accidente no se produce por una sola causa; sino que es la concatenación de varias, la reducción de la siniestralidad no tiene tampoco un solo “padre”. Es el resultado de un conjunto de medidas y de mejoras en diferentes extremos que llevan a optimizar las cifras.

En 1985 nuestro país firmó el tratado de adhesión a la Comunidad Europea. Y a partir de ahí, empezó una profunda reforma de nuestra red viaria, que en virtud de los más de 220.000 millones recibidos en forma de fondos de cohesión a lo largo de estos años, nos permite disponer de la mejor red principal de carreteras de Europa; así como contar con el mayor número de kilómetros de autopista y autovía de toda la Comunidad Europea.

Si echamos la vista atrás y tomamos las cifras de 1988, encontramos que ese año se produjeron 106.356 accidentes, de los que 4.319 fueron mortales. Esto resulta en 5.957 fallecidos y 34.644 heridos graves para un parque total de 13,8 millones de vehículos.
En 2006, fecha de entrada en vigor del permiso por puntos, se produjeron 143.450 accidentes con víctimas, de los que 3.119 fueron mortales; con 4.104 fallecidos y 21.382 heridos graves, y con un parque de vehículos de 28,5 millones de vehículos. Para entonces (sin permiso por puntos) las cifras de fallecidos ya habían descendido casi a la mitad. Y los heridos graves lo habían hecho en un 40%.

En 2013, el número de víctimas alcanzó su cifra más baja. Y en los 126.400 accidentes, de los que 1.348 fueron mortales, se produjeron 1.680 fallecidos y 10.086 heridos graves para un parque, que ya alcanzaba los 30,9 millones de vehículos.
Las últimas cifras consolidadas son de 2017. En ese año se produjeron 140.992 accidentes, de los cuales 1.672 fueron mortales. Con el resultado de 1.830 fallecidos y 9.546 heridos graves, para un parque de 32,9 millones de vehículos.

Podemos comprobar que, mientras las cifras de heridos y fallecidos han descendido de manera muy significativa, las de accidentes no lo han hecho de la misma forma. Hemos mejorado las carreteras, hemos dado un salto cualitativo exponencial en la seguridad de los vehículos y hemos modificado la normativa de tráfico haciéndola más rígida. Hemos implantado la Inspección Técnica de Vehículos para aseguraros de que los automóviles que circulan estén en buen estado y, en definitiva, hemos actuado sobre las tres patas de la seguridad: el vehículo, la carretera y el conductor. Pero en este último nos hemos limitado a endurecer la legislación y no se ha hecho prácticamente nada por proporcionarle la formación adecuada. Con un número de accidentes muy similar al de hace 30 años hemos bajado de 4.300 a 1.830 fallecidos. Cabe pensar que ha tenido mayor peso la seguridad pasiva que incorporan los vehículos, que otras medidas mucho más aplaudidas.

Creo, sinceramente, que todo, absolutamente todo, ha contribuido al descenso de las víctimas. Pero creo también, que es el momento de afrontar medidas, tan intensas en formación; como las que se han llevado a cabo en las carreteras y los vehículos. De esta manera seremos capaces de romper el estancamiento de los últimos años, y volver a recuperar la senda de descenso que todos queremos.

Compartir en:
Imagen del Blog
Expertos Ponle Freno

Nadie mejor para aconsejarnos que los expertos en seguridad vial que han participado en las distintas iniciativas que se han puesto en marcha desde Ponle Freno.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana