Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS

El cinturón de seguridad salva vidas

Esta afirmación parece algo obvia y poco relevante. Sin embargo, en 2016 el 22% de los fallecidos en nuestras carreteras no llevaban puesto el cinturón de seguridad. En el blog de esta semana os damos datos objetivos para que podáis convencer a quien sea reacio a usarlo.

El uso del cinturón de seguridad está vigente desde hace 50 años El uso del cinturón de seguridad está vigente desde hace 50 años | Foto: Gtres

José María Quesada  |  Madrid  | Actualizado el 18/01/2017 a las 13:26 horas

El cinturón de seguridad es la piedra angular de la seguridad pasiva en los automóviles y el elemento de protección más importante con el que contamos para reducir nuestras lesiones cuando sufrimos un accidente.

Esto que decimos parece algo tan obvio que para muchos puede ser una información antigua y poco relevante. Sin embargo, el pasado año nada menos que el 22 por ciento de los fallecidos en nuestras carreteras no hacían uso del cinturón de seguridad.

Cuando preguntas a alguien si se pone el cinturón en el coche todos contestan que sí, pero si “escarbas” un poco más y preguntas si también se lo ponen en las plazas traseras o si van en taxi, el porcentaje de utilización baja notablemente. Y sí preguntas quien hace uso de él en un autobús, el porcentaje de utilización es ridículo.

Todo esto me lleva a pensar que en realidad nos ponemos el cinturón por el miedo a que nos multen y no porque creamos en él.

Vamos por tanto a profundizar un poco más en su función para comprender mejor su mecanismo de protección de manera que la mayor información nos termine de convencer de su necesidad.

Como el resto de los sistemas de seguridad pasiva el cinturón de seguridad basa su protección en absorber la energía del impacto, por eso su textura es elástica llegando a estirarse entre 20 y 25 cm según la fuerza del impacto.  Esto es para evitar que nos produzca daños internos.

Muchos piensan que a 50 km/h (velocidad máxima en ciudad) no es necesario el cinturón y ponérselo es una exageración.

Pues bien en un “crash test” a 50 km/h con un “dummy” de 1,75 m de altura y 70 kg de peso la fuerza ejercida sobre el cinturón tras el impacto es de 1.000 kg, así que no infravaloremos las velocidades bajas. Los fabricantes de coches nos ofrecen cinturones con una carga de ruptura superior a los 3.000 kg.

Pasemos al asiento de atrás. Si los pasajeros de los asientos posteriores no llevan puesto el cinturón a esa misma velocidad de 50 km/h saldrán proyectados hacia delante con la misma fuerza de 1.000 kg golpeando al asiento de los ocupantes delanteros con el mismo efecto de un objeto de una tonelada, del tamaño del ocupante a 10 km/h con las consecuencias previsibles. En muchos accidentes son los pasajeros posteriores los que matan a los de las plazas delanteras y todavía tienen inercia para salir proyectados por el parabrisas.

En los accidentes siempre pensamos que, ante el impacto, nuestro torso sale proyectado hacia delante pero las caderas se quedan en el asiento.

Error. Las caderas con fuerzas G superiores a 10 o 20 tienen la misma aceleración que el torso y si no llevamos correctamente puesto el cinturón (bien ajustado a nuestro cuerpo) se produce el “efecto submarino” que no es sino el hecho de que nos colamos por debajo de banda ventral.

El diseño de los asientos actuales y los pretensores tienden a evitarlo, pero la manera de que actúe el cinturón correctamente es tensarlo tirando de la banda diagonal hacia arriba para que ajuste perfectamente la banda ventral sobre nuestra cadera y no nos cause daños en las zonas blandas abdominales.

Hay más efectos positivos del cinturón, pero creemos que bastará con dar algunas cifras de diferentes estudios para los que todavía tengáis dudas;

-   Salir despedido por no llevar  el cinturón de seguridad incrementa el riesgo de lesión medular en un 1.300 por ciento y de muerte en un 400 por ciento.

-   Según la OMS usar el cinturón reduce la posibilidad de muerte en un 60 por ciento. - En autobús asciende a un 90 por ciento.

-   Para los que piensan que no llevarlo puede resultar útil y salvar la vida solo en un accidente de cada millón no llevar el cinturón puede salvarnos la vida.

-   El resto de sistemas de retención como el airbag son complementos del cinturón. Si salta un airbag frontal y no llevamos el cinturón es muy probable que suframos graves lesiones lumbares y cervicales.

Es fundamental concienciar a todos los que todavía son reticentes a la hora de usar el cinturón. Los que conocemos sus beneficios debemos hacer, siempre que se nos presente la oportunidad, la labor pedagógica adecuada que los convenza de su error. Corremos el riego de que nos tachen de “pelmazos”, pero llegado el caso nos lo agradecerán el resto de su vida.

Hoy os hemos apuntado una serie de datos objetivos que os serán de utilidad en esa labor. ¿Los usaréis?

José María Quesada

Asesor de Contenidos de Ponle Freno

 

Compartir en:
Imagen del Blog
Expertos Ponle Freno

Nadie mejor para aconsejarnos que los expertos en seguridad vial que han participado en las distintas iniciativas que se han puesto en marcha desde Ponle Freno.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana