Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
'LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS'

Cinturón de seguridad, por favor

Hace unas semanas hemos asistido a una nueva tragedia de un autobús en nuestras carreteras. Independientemente de las causas del mismo, que como siempre serán más de una, hay un extremo sobre el que nunca se insiste lo suficiente.

El uso del cinturón de seguridad está vigente desde hace 50 años El uso del cinturón de seguridad está vigente desde hace 50 años | Foto: Gtres

Chema Quesada  |  Madrid  | Actualizado el 24/11/2014 a las 17:36 horas

Voy a extraer dos de los testimonios de los diferentes informativos, que me parecen de relevantes. Por un lado quiero resaltar el de una pasajera que relataba como había vivido ella el accidente con una frase similar a "Yo viajaba en la parte de atrás, donde se produjeron la mayoría de los fallecidos, oí un chirrido, supongo que al chocar contra las barreras, y poco después me encontré boca abajo colgando del cinturón de seguridad". Esa pasajera, que salió en pantalla apenas tenía magulladuras perceptibles, mientras que pasajeros que iban a su lado o en asientos contiguos habían fallecido ¿Suerte? Pues posiblemente también, pero la clave está en que llevaba puesto el cinturón de seguridad.

El otro testimonio es de una reportera, que relataba como un pasajero había sufrido la fractura de varias costillas debido a llevar puesto el cinturón de seguridad. Eso es sencillamente imposible. Un cinturón de seguridad de dos puntos (sólo banda ventral) como llevan los autobuses jamás puede provocar fracturas de costilla, sencillamente porque no actúa en esa zona, sino en la cadera.

En un accidente cuenta mucho el azar, eso es incuestionable, pero si no utilizamos las medidas de protección que, además de obligatorias, son las únicas que nos pueden salvar la vida, es evidente que incrementamos el riesgo de sufrir lesiones graves y la muerte. Desde la DGT nos avisan de que conducir un coche con una antigüedad de siete años duplica el riesgo de fallecimiento con respecto a uno nuevo y si la antigüedad es superior a diez años, el riesgo de fallecimiento se multiplica por cinco. Ello se debe a que los vehículos más antiguos carecen de los sistemas de seguridad activa y pasiva, que sí incorporan los más modernos. Pero circular con un vehículo de última generación sin hacer uso de esos sistemas es como hacerlo en un vehículo de hace 20 años.

Es curioso comprobar que usuarios del automóvil siempre se ponen el cinturón cuando viajan en un turismo, en las plazas delanteras, y no se lo ponen cuando viajan en las traseras. La inmensa mayoría de los autobuses disponen de cinturón de seguridad y un número bajísimo de pasajeros lo utilizan ¿Acaso existe una ley física diferente en un turismo que en un autobús o en los asientos traseros de un coche? ¿Somos suicidas? No. Es falta de información, es falta de concienciación y es exceso de confianza. El cinturón de seguridad es la única posibilidad de supervivencia que tenemos en un accidente. Parece mentira que a estas alturas haya que repetir esto, pero en las estadísticas del pasado año, el 25%  de los fallecidos no llevaban el cinturón puesto.

Es labor de todos extender la necesidad de uso de este elemento y explicar a los todavía no convencidos de su necesidad. Sólo un dato, en una frenada a 120 km/h, un turismo de última generación alcanza una deceleración de 1,17 g (1,17 veces nuestro peso) En una colisión esta cifra puede superar los 20 g. Para un peso de 65 kg la energía acumulada en esa situación es de 1.300 kg. Por muy fuertes que estemos, no creo que nadie sea capaz de sujetar con las manos más de una tonelada, por lo que en caso de no llevar cinturón indefectiblemente saldrá proyectado hacia delante e impactará con esa fuerza contra las partes duras del habitáculo. Pero, en caso de vuelco,  golpeará con distintos elementos de la carrocería o saldrá proyectado del vehículo a través de alguna ventanilla con el riesgo de ser aplastado por el propio coche.

Ya sé que todos pensamos que “a nosotros no nos va a pasar”, pero eso no es cierto y lo sabemos. Tenemos que conseguir que ponerse el cinturón antes de que el vehículo se ponga en marcha (cualquier vehículo) sea algo tan natural como lo es cuando somos pasajeros de un avión, en el que nadie cuestiona la necesidad de usarlo. Es nuestra única posibilidad en caso de accidente. Así que: ¡Cinturón de seguridad , por favor!

Compartir en:
Imagen del Blog
Expertos Ponle Freno

Nadie mejor para aconsejarnos que los expertos en seguridad vial que han participado en las distintas iniciativas que se han puesto en marcha desde Ponle Freno.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana