Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS

Carreteras convencionales, la asignatura pendiente en nuestro país

Las carreteras convencionales siguen siendo la asignatura pendiente de nuestra seguridad vial. Y lo es, no sólo por parte de la administración, sino también por parte de los conductores. La parte achacable a los diferentes titulares de las carreteras es la falta de mantenimiento, mantenimiento que se refiere no sólo al pavimento, que sin duda es lo más importante, también hay que mantener y mejorar la señalización, el balizamiento y las intersecciones, de manera que no resulten un grave condicionante para la seguridad.

Carretera convencional Carretera convencional | Foto: agencias

José María Quesada, Asesor de contenidos de Ponle Freno  |  Madrid  | Actualizado el 04/07/2017 a las 11:06 horas

 

Pero la seguridad pasiva también es importante, las barreras de protección, los obstáculos rígidos e indeformables en los márgenes de la vía, la creación de zonas de “escapatoria” donde sea posible, la eliminación de cunetas acusadas que catapultan al vehículo ante una ligera salida de vía y las alcantarillas sin proteger deben ser objeto de estudio y revisión. No sólo se trata de proponer una vía segura al conductor desde el punto de vista activo. También se debe procurar que cuando se produce un accidente la carretera y sus accesorios perdonen y protejan a los ocupantes del vehículo accidentado de igual manera que los hacen los automóviles de última generación.
De los 165.000 km de carreteras que hay en nuestro país 150.000 corresponden a carreteras convencionales y por estas últimas circula el 40 por ciento del tráfico. Ese cuarenta por ciento genera el 80 por ciento de las víctimas por lo que la prioridad de actuación debe estar en las carreteras convencionales; es más caro porque hay más kilómetros y posiblemente “luce menos”, pero si queremos mantener el descenso de accidentes y de víctimas es aquí donde deben tomarse medidas urgentes.
Que las administraciones tengan la obligación de ponerse manos a la obra con las convencionales no nos exime como conductores de la necesidad de mostrar un comportamiento más preventivo y eficaz cuando circulamos por este tipo de vías. La mayoría de los accidentes en este tipo de carreteras lo son por choque frontal o fronto-lateral y por salidas de la vía. La distracción es la principal causa de accidentes y ella es la que puede provocar muchos de estos accidentes.

Pero hay otro aspecto que me llama la atención y que causa muchas situaciones peligrosas. Recuerdo que en los años 70 hacer viajes como Barcelona-Madrid o Sevilla-Badajoz requerían adelantar a decenas de camiones, ya que la calzada tenía un solo carril para cada sentido. En aquellos tiempos los conductores no se planteaban como alternativa quedarse detrás del camión, al llegar a él se preparaban para el adelantamiento y los efectuaban en las condiciones de seguridad necesarias.

Hay que tener en cuenta, además, que en aquella época conducíamos turismos de entre 70 y 100 CV en la mayoría de los casos, lo cual no era un problema insalvable. Observo como ahora los conductores hemos perdido la destreza del adelantamiento. En las carreteras convencionales es habitual encontrarnos caravanas de coches tras un vehículo lento sin que nadie se atreva a rebasarlo. Ello genera no pocas situaciones de peligro, al obligar a adelantar hasta tres vehículos a la vez. Y eso en un momento en el que conducimos vehículos de entre 150 y 250 CV o más.
Como en otros tantos aspectos del tráfico, basta con cumplir la normativa. Cuando se circula detrás de un vehículo al que nos e pretende adelantar hay que dejar al menos una distancia de 50 m, eso permitirá que otros conductores puedan hacer el adelantamiento de uno en uno y con seguridad.

No podemos distraernos, no podemos usar el móvil, no podemos cambiar el pendrive de música, en ningún caso, pero menos aún en una carretera en la que esa distracción nos puede llevar a chocar frontalmente porque hemos desviado nuestra trayectoria a la izquierda. Las vías de alta capacidad son más rápidas y seguras, pero cuando debamos circular por una convencional debemos extremar nuestra atención a la conducción, recuperar las destrezas perdidas en los adelantamientos y pensar en los demás cuando no tengamos claro que vamos a rebasar al vehículo lento.

 

 

Compartir en:
Imagen del Blog
Expertos Ponle Freno

Nadie mejor para aconsejarnos que los expertos en seguridad vial que han participado en las distintas iniciativas que se han puesto en marcha desde Ponle Freno.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana