Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS | SEPTIEMBRE 2013

La bici, muy vulnerable

Pronto tendremos conclusiones muy reveladoras sobre lo que pasa con los ciclistas en la carretera. El Centro de Estudios Ponle Freno-AXA está realizando un estudio en profundidad sobre una de las asignaturas pendientes de nuestra seguridad vial: los ciclistas.

La bicicleta Un chico circula en bici por la ciudad | Foto: Agencias

Javier Olave  |  Ponle Freno  | Actualizado el 16/09/2013 a las 12:18 horas

Las bicis son el único segmento que no mejora su siniestralidad. Mientras los automóviles y las motos mejoran sus ratios de peligrosidad año tras año, las bicicletas no paran de empeorar.

El aumento en el uso de la bicicleta es una de las causas, por supuesto. De la misma forma que la crisis ha hecho disminuir los flujos de tráfico y ello contribuye a una menor siniestralidad en los vehículos motorizados, la proliferación de los ciclistas en calles y carreteras españolas hace más probables sus accidentes.

Sin embargo, hay que buscar soluciones, porque no es un problema coyuntural: la bicicleta, afortunadamente, va a más y esa tendencia seguirá en el futuro. Y hay que mejorar la convivencia entre los conductores y los ciclistas.

No es tanto una cuestión de encontrar culpables como de evitar los accidentes. Unas veces son los coches y otras las bicicletas las responsables de los siniestros, pero sea de quien sea la culpa, siempre la colisión tiene un perjudicado: el ciclista. La bicicleta es muy vulnerable y hay que darle todos los márgenes de seguridad, no sólo los que le otorga la ley. Y ni siquiera éstos se cumplen: el reglamento general de tráfico obliga a los conductores a dejar un metro y medio de separación al adelantar a una bicicleta. En muchas ocasiones, los conductores, fruto de la impaciencia, no respetan esta distancia, que es vital para los ciclistas.

Dos son los momentos críticos en la convivencia entre las bicicletas y los automóviles en la carretera: las rotondas (y los cruces) y los adelantamientos.

En las rotondas, las bicicletas tienen preferencia si van en grupo y el primero del grupo ya está en la rotonda al llegar el automóvil. Son considerados como una unidad, como si fueran un tren: si la “locomotora” ya está en la rotonda, los vehículos que llegan ya no tiene preferencia hasta que pasa el último “vagón”.

Este es un punto desconocido para muchos conductores, como lo es el hecho de que los ciclistas deben circular en paralelo en la carretera. Muchos conductores se exasperan pensando en que los ciclistas circulan en paralelo para conversar y “fastidiar” a los coches, pero la realidad es que el reglamento lo permite y lo aconseja, dado que de esa forma, los coches tendrán que rebasarlos de la forma correcta: pasando al carril contrario y dejando un metro y medio de margen, como harían al rebasar un turismo (o un tractor, que también circula lento como los ciclistas).

La convivencia en las rotondas es muy compleja. Los ciclistas son “perezosos” a detenerse por el trabajo que les cuesta arrancar y, cuando lo hacen, tardan mucho en arrancar y se incorporan a la vía con mucha lentitud comparados con un coche. Este es el gran peligro de los cruces y sólo la tolerancia y la paciencia disminuyen los riesgos. A los ciclistas hay que pedirles que eviten en lo posible las rotondas con más tráfico y a los conductores un plus de tolerancia con un vehículo propulsado por tracción humana y que es altamente vulnerable.

Y el segundo punto son los adelantamientos. Aquí la solución es más sencilla y está en el código de circulación: un metro y medio de separación mínima y mucha atención. Nada de tocar el claxon (muchos conductores lo hacen pensando que “avisan” así al ciclista, pero lo que hacen es asustarle en pleno esfuerzo y provocar una reacción de pánico) y bajar la velocidad, mucho margen y adelantar por el otro carril, como haríamos con otro vehículo. El mejor ejemplo es visualizar un tractor en vez de un ciclista: igual que se adelanta a un lento tractor hay que rebasar a un ciclista.

 

 

Compartir en:
  • Foto de diegobm

    #2 diegobm  Mi opinión es que si el ciclista señaliza la distancia de seguridad con dispositivos reglamentarios de colores vivos y reflectantes, su visibilidad quedará garantizada , al igual que se evitaran nuevos accidentes.

    05/06/2014 a las 20:49
  • Foto de lomoplateado

    #1 lomoplateado En mi opinion, el principal problema que plantean los ciclistas en carretera es su poca visibilidad, siendo un objeto lento en carretera deberian ser mas visibles obligandolos a llevar chalecos reflectantes igual que cuando un conductor para por averia tiene que ponerse el chaleco reflectante obligatoriamente. A todos los vehiculos lentos se les obliga a llevar luces giratorias de alta visibilidad, grandes carteles reflectantes, etc ¿por que no a los ciclistas? pocas motos son motivo de accidente por alcance, ¿no se dan cuenta las autoridades de que una bicicleta negra con un ciclista con chaleco gris, sobre un asfalto oscuro a una velocidad raramente superior a 20 Km/h es un peligro en el asfalto? lo de "serpiente multicolor" solo se cumple en los grandes eventos ciclistas, protegamos a estos conductores obligandolos a ser mas visibles.

    07/11/2013 a las 08:15
Imagen del Blog
Expertos Ponle Freno

Nadie mejor para aconsejarnos que los expertos en seguridad vial que han participado en las distintas iniciativas que se han puesto en marcha desde Ponle Freno.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana