Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
La Opinión de los Expertos

Aumentan las averías por falta de mantenimiento

Un nuevo estudio del Centro de Estudios AXA ha arrojado un preocupante incremento de las asistencias por avería derivadas de falta de mantenimiento de los vehículos, lo que en algunos casos puede representar un problema de seguridad y ser causa de accidente.

El etiquetado de neumáticos El etiquetado de neumáticos | Foto: Agencias

Ponle Freno  |  Madrid  | Actualizado el 19/02/2014 a las 10:10 horas

Un nuevo estudio del Centro de Estudios Ponle Freno-AXA ha arrojado un preocupante incremento de las asistencias por avería derivadas de falta de mantenimiento de los vehículos, lo que en algunos casos puede representar un problema de seguridad y ser causa de accidente.

En el estudio se han tomado datos de AXA Assistance, división encargada de los servicios de asistencia de la compañía de seguros. Del análisis de los resultados se extrae la preocupante conclusión que los conductores retrasan o sencillamente ignoran las operaciones básicas de mantenimiento del vehículo. Este extremo, que ya puede resultar delicado en un vehículo relativamente nuevo, con dos o menos años, se convierte en algo seriamente peligroso en los automóviles con mayor antigüedad, al requerir estos una mayor atención debido al mayor desgaste experimentado en sus órganos mecánicos.

Las principales causas de asistencia en el año 2013 han sido por orden de importancia las averías eléctricas o electrónicas, los problemas de arranque y los pinchazos o reventones. Esta última causa de asistencia es la que nos parece más preocupante, porque mientras las dos anteriores representan un problema de fiabilidad, cuyas consecuencias no deben ir más allá de la inmovilización del vehículo, con la consiguiente molestia, cualquier problema con los neumáticos implica en sí mismo una merma muy significativa en la capacidad de adherencia o en la estabilidad del vehículo.

El pinchazo no es lo peor
Hay que recordar que el desgaste de un neumático genera una pérdida exponencial de resistencia al “aquaplaning”. Podemos establecer que cuando un neumático ha consumido el 50 por ciento de su vida útil, su resistencia al “aquaplaning” se ha reducido en más de un 75%. “Estirar” un juego de ruedas uno o dos meses más es asumir un riesgo inaceptable del que debemos ser conscientes, especialmente en los meses más lluviosos.

En el estudio de AXA los problemas derivados de pinchazo o reventón de alguna rueda experimenta el mayor crecimiento de todas las asistencias, con un aumento del 16 por ciento con relación al año 2012. Conviene saber que, a medida que el neumático se desgasta, aumenta el riesgo de pinchazo, debido al menor grosor de la banda de rodadura. También aumenta la posibilidad de pinchazo o reventón por circular con las presiones insuficientes. Un neumático, que circula con la presión por debajo de la recomendada, experimenta unos rozamientos internos, que elevan notablemente su temperatura, acelerando el proceso de vulcanización, y consecuentemente, aumentando el desgaste, además de perder consistencia, resultando más proclives a pinchar.

Sin embargo, lo más relevante para la seguridad, en cuanto a la falta de revisión de las presiones, es que al circular con los neumáticos con las presiones por debajo de las recomendadas, provocan que en curva los flancos no sean capaces de mantener la geometría correcta del neumático. Se deforman por efecto de la aceleración lateral y modifican la huella, reduciéndola, lo que provoca dos efectos negativos. Por un lado, se reduce drásticamente la adherencia, y por otro, aumenta significativamente el riesgo de desllantar, lo que en situaciones extremas puede llegar a provocar un vuelco.

También afecta al bolsillo
La solución es sencilla…y barata. Basta con revisar las presiones una vez al mes, y adaptarlas siempre a la carga que vayamos a llevar. Con ello, conseguiremos que el neumático trabaje de manera correcta, nos ofrezca mayor adherencia y no aumente el gasto de carburante, porque al ir desinflados, tienen mayor resistencia a la rodadura y pueden incrementar el consumo hasta en un 6 por ciento.

En resumen, la operación de revisar las presiones no lleva más de cinco minutos, ayuda a reducir el consumo, se hace una sola vez al mes y es lo único que podemos hacer gratis en la gasolinera ¿De verdad vale la pena asumir los riesgos que comporta llevar los neumáticos con las presiones bajas?

 

 

Compartir en:
Imagen del Blog
Expertos Ponle Freno

Nadie mejor para aconsejarnos que los expertos en seguridad vial que han participado en las distintas iniciativas que se han puesto en marcha desde Ponle Freno.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana