Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS

¿Aumenta el riesgo con lluvia?

El estudio, llevado a cabo por el Centro de Estudios AXA-Ponle Freno, relativo a cómo se comporta la siniestralidad en nuestras carreteras bajo la lluvia ha arrojado unos resultados paradójicos que conviene analizar minuciosamente porque para que las conclusiones sean correctas

Lluvia en la carretera Lluvia en la carretera | Foto: Ponle Freno

José María Quesada | Asesor de contenidos de Ponle Freno  |  Madrid  | Actualizado el 08/02/2017 a las 15:51 horas

A grandes rasgos se percibe un aumento de la siniestralidad en el conjunto de las carreteras españolas, aumento que se establece como media en un 7 por ciento. Hasta aquí los resultados son coherentes con la precepción que se suele tener que con lluvia es lógico que aumente el número de accidentes. Objetivamente la lluvia compromete la adherencia, reduce la visibilidad y bajo condiciones de lluvia muy copiosa genera la posibilidad de aquaplaning.

Sin embargo, si bajamos al detalle nos encontramos con que hay provincias en las que la siniestralidad se mantiene sin cambios en esos días, e incluso en otras en la que esta se reduce. Por otra parte, se ha podido constatar que no hay una correlación proporcional entre las víctimas y los accidentes. Y es que mientras el aumento de la accidentalidad es de un 7% el incremento de las víctimas es de sólo un 0,3 por ciento. Es decir, la lluvia no representa en el conjunto de nuestras carreteras un aumento de la lesividad de los accidentes.

Estos datos, aparentemente poco acordes con lo esperado, sí resultan coherentes. Las condiciones de adherencia más comprometidas provocan un aumento de la siniestralidad que se centra en un mayor número de accidentes de baja intensidad, derivados de la mayor distancia de frenado y de la menor adherencia en curva. Pero queda comprobado que los conductores son más cuidadosos bajo condiciones meteorológicas desfavorables, poniendo más cuidado y extremando la atención lo que hace que los accidentes de mayor entidad apenas experimenten aumento.

Como hemos dicho en otras ocasiones el factor humano es el más determinante en la seguridad del vehículo y de sus ocupantes. La toma de decisiones del conductor bajo la lluvia es mucho más prudente que cuando no la hay y sólo errores de valoración de las situaciones provoca el accidente que, aun así, provocan menos lesiones.

También el factor humano es el responsable de que en las provincias en las que los días de lluvia anuales son mayores no se experimenta un incremento de la siniestralidad, lo que nos indica que la mayor experiencia de los conductores en mojado les lleva a tomar las precauciones adecuadas y a adecuar sus gestos, la velocidad y la distancia de seguridad a las condiciones existentes.

Queda demostrado, una vez más, que la formación es la clave para reducir la siniestralidad en toda condición. Un conductor formado sabe que con un neumático a medio uso bajo un aguacero no puede circular a 120 km/h porque hay serio riesgo de aquaplaning. Un conductor formado sabe que la distancia de frenado en agua puede aumentar entre un 30 y un 40 por ciento, con lo que aumenta la distancia de seguridad. Un conductor formado sabe lo importante que es tener buena visibilidad y mantiene las raquetas del limpiaparabrisas en perfecto estado y conecta el aire acondicionado aunque sea invierno para que no se le empañen los cristales.

También las infraestructuras tienen una pequeña parte de responsabilidad.

En zonas con bajo porcentaje de lluvia las vías de desagüe no siempre están en buenas condiciones de limpieza, lo que hace que colapsen y se formen balsas de agua sumamente peligrosas cuando no son muy visibles.

El empleo de asfaltos no drenantes en estos territorios también compromete la visibilidad por los espráis que sueltan los coches y reduce la adherencia, pero una vez más no es el factor más determinante. Hay que hacer  todo lo posible para que los conductores tengan la mejor formación e información posible más allá de los mensajes genéricos de “extreme la prudencia” o “modere la velocidad”, así los conductores sabrán lo que hacen y porque lo hacen, no sólo harán lo que saben porque se lo dice un spot o una pantalla luminosa.

Compartir en:
Imagen del Blog
Expertos Ponle Freno

Nadie mejor para aconsejarnos que los expertos en seguridad vial que han participado en las distintas iniciativas que se han puesto en marcha desde Ponle Freno.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana