Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS

Algunos deben pensar que circular por el carril derecho es una humillación

Circular por el lado más cercano a la derecha es una de las normas más básicas de conducción, pero también la más infringida por los conductores en nuestras carreteras. A juzgar por lo que vemos a diario en las vías de circunvalación, autovías y autopistas, algunos deben pensar que circular por el carril derecho es una especie de humillación. Para otros parece que el hecho de conducir un modelo de cierto nivel está acompañado de una especie de certificado que les “obliga” a circular por el “carril rápido” aunque lo hagan a baja velocidad.  Pero para la inmensa mayoría en una vía de tres o más carriles circular por los dos más cercanos a la izquierda es sencillamente una costumbre.

Carretera Carretera | Foto: Agencias

José María Quesada | Asesor de Contenidos de Ponle Freno  |  Madrid  | Actualizado el 22/03/2017 a las 11:59 horas

El resultado es que con tráfico moderadamente intenso el verdadero “carril rápido” es precisamente el derecho y lo es porque casi siempre está vacío o es el que menos vehículos tiene. Bueno pues incluso así, muchos siguen empeñados en circular por los dos de la izquierda, aunque estos soporten una densidad de tráfico mayor e incluso su velocidad sea más lenta que el de la derecha.

El carril de la izquierda no hace que nuestro coche sea más rápido, ni está reservado a los mejores conductores. Su función se limita a ser un carril de adelantamiento, por lo que su utilización debe limitarse a esa maniobra o bien cuando el tráfico es muy denso a ocupar progresivamente esos carriles para dar mayor fluidez a la vía. En alguna ocasión algún amigo justifica su costumbre de circular por la izquierda en el hecho de que él va siempre al límite de velocidad de la vía, o incluso por encima, de manera que nadie debería tener que adelantarle. Los que piensan así, deducen de manera errónea que están dotados de una legitimidad infinita para convertirse en ese momento y lugar en el ente que vela por establecer la velocidad máxima razonable, aunque sea por encima de la legal. Pero olvidan que la misma Ley y Reglamento que establece los límites de velocidad también establece que se circule con el vehículo lo más cercano posible al margen derecho de la vía.

Circular por la derecha no es sólo una obligación. Hacerlo facilita la fluidez del tráfico y nos permite llevar una conducción más relajada. Podemos despreocuparnos en mayor medida del tráfico que nos sigue y centrarnos en el que nos precede. Salvo que exista una incorporación, ningún vehículo interrumpirá nuestra trayectoria por la derecha y sólo los que vengan por la izquierda podrán sorprendernos con alguna maniobra. Es decir, reducimos el perímetro que debemos controlar alrededor de nuestro coche. El carril derecho no es ni más estrecho, ni está peor asfaltado, ni presenta ninguna carencia con relación a los demás.

Por cierto, hay otra mala costumbre de muchos conductores que, cuando en un ataque de enajenación mental transitoria circulan por la derecha, no facilitan nunca la incorporación de otros vehículos que están en un carril de aceleración. Debemos saber que la norma determina la obligación de los automóviles que circulan por la vía principal a facilitar el acceso, reduciendo la velocidad o incluso, si es posible, cambiándose al carril izquierdo.

Este último precepto no lo tienen nada claro la mayoría de los conductores que argumentando el “Ceda el Paso” que tienen los que se incorporan no se mueven de su carril, aunque no circule nadie por el adyacente, y llegan incluso a increpar al que se incorpora delante de ellos aunque no les obligue a frenar. Hay que saber que esa actitud es denunciable por parte de la policía y que alguno puede quedarse pasmado al recibir una multa por no haberse cambiado al carril izquierdo para facilitar el acceso de otro vehículo.

En todo caso no debería ser necesario llegar a esos extremos, debería bastar con aplicar las normas más básicas de cortesía y convivencia que, por otro lado, sí aplicamos la mayoría en nuestro día a día cuando no vamos conduciendo.

En definitiva, como hemos dicho en otras ocasiones, se trata de comportarnos al volante como ciudadanos, no como conductores.

José María Quesada

Asesor de Contenidos de Ponle Freno

 

Compartir en:
  • Foto de Javiscala

    #1 Javiscala Y no solo circulan por el carril izquierdo porque se creen mejores, sino que se molestan y aceleran si intentas sobrepasarlos por la derecha, y no dejan realizar la maniobra de adelantamiento limpiamente y sin peligro, y cuando tienen que abandonar la vía, hacen como en las rotondas, "aquí mando yo y ahora tengo que abandonar la vía y giro a la derecha sin respetar para nada los vehículos que circulan por el carril derecho porque yo quiero salir y tengo el intermitente puesto y tu te tienes que esperar" . Vivido en primera persona. Javier Almagro.

    24/03/2017 a las 10:07
Imagen del Blog
Expertos Ponle Freno

Nadie mejor para aconsejarnos que los expertos en seguridad vial que han participado en las distintas iniciativas que se han puesto en marcha desde Ponle Freno.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana