Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS

La actitud del conductor, más relacionada con la siniestralidad que otros factores

Un reciente informe del Observatorio Nacional de la Seguridad Vial pone de manifiesto, una vez más, el origen de la elevada siniestralidad en las carreteras convencionales. Lo que confirmaría que la carretera no tiene el peso que muchos pueden pensar en la alta tasa de siniestros.

Conductor Conductor | Foto: Ponle Freno

José María Quesada | Asesor de contenidos de Ponle Freno  |  Madrid  | Actualizado el 17/10/2018 a las 15:33 horas

Es cierto que una carretera convencional tiene un grado de riesgo objetivo superior debido a que los carriles para cada sentido no están separados, su trazado es más sinuoso y el grado de ocupación es bastante elevado. 
Sin embargo, ante esos factores objetivos e incuestionables, la actitud de los conductores es la que representa el mayor grado de peligrosidad.

Más del 50% de los fallecidos en el año 2017 sufrieron el accidente en las carreteras convencionales
el tipo de accidente más común fue la salida de la vía y la infracción más frecuente fue la invasión del carril contrario. 
Obviamente sin tener más datos a mano esa invasión de carril contrario podríamos intuir que se debe a adelantamientos. Pues no. El adelantamiento antirreglamentario sólo supuso el 10% de esa invasión del carril contrario, lo que nos indica que, aunque el adelantamiento es sin duda la maniobra más peligrosa de la conducción, no es precisamente la causa inicial de este tipo de accidentes. 

Si analizamos los factores concurrentes nos encontramos con que la presencia de alcohol o drogas se dio en un 42% de los casos, la distracción en un 36% de las ocasiones, el cansancio o sueño en un 22% y la velocidad inadecuada en un 19%. Es decir la distracción vuelve a estar presente en un elevado número de accidentes mortales y se nos antoja como la principal causa de los mismos, sobre todo si tenemos en cuenta que un buen número de accidentes de este tipo de produjo en línea recta.

Pero hay un factor que es muy difícil de determinar y que tiene más que ver con la actitud del conductor que con los factores citados y no es otro que la pésima y extendida manía de ocupar parcialmente el carril contrario en las curvas a izquierdas, circunstancia que veo a diario en la carretera y que parece admitido como una “técnica de conducción” más. 

Cuando circulo por una carretera de montaña paso realmente miedo si el tráfico es intenso en las curvas a derechas, porque en un porcentaje elevadísimo de los casos me encuentro a algún conductor que aparece en sentido contrario con medio coche por mi carril. 

Algunos aducen que es una manera de trazar las curvas de manera más eficiente y aunque casi nadie lo hace bien, porque simplemente se meten al interior sin ton, ni son, lo cierto es que ese tipo de trazada, además de ilegal, sólo se puede hacer en un circuito de competición. Trazar una curva es otra cosa. 

Se trata de buscar la trayectoria más cercana a la línea recta, utilizando a la entrada y la salida de la curva la máxima anchura de mi carril. 

Insisto en esto DE MI CARRIL, no de la totalidad de la carretera. Lo único que denota esa actitud es un absoluto desconocimiento de las técnicas más básicas de conducción, una falta de precisión en la conducción alarmante y un optimismo desmesurado al pensar que al invadir el carril contrario no va a venir nadie en sentido contrario. Nadie piensa que le va a pasar nada por ocupar esos centímetros de carril, pero lo cierto es que genera unos sustos al aparecer el vehículo en sentido contrario que puede llevar a maniobras evasivas por parte de infractor y no infractor que difícilmente acabarán bien.

Aprovechar la línea recta y el tráfico despejado para echar un vistazo a los mensajes del móvil es otra imprudencia gravísima que, además, pocos conductores la consideran como tal, pero que lleva a no pocos a invadir el carril contrario con las consecuencias previsibles.

Cuando tal maniobra se lleva a cabo en una autopista o una autovía, los vibradores de las líneas que delimitan la carretera o un pitido oportuno del coche que nos sigue hace que la cosa no pase a mayores, pero en una convencional las consecuencias suelen ser casi siempre luctuosas.

En definitiva, no seamos optimistas, no pensemos que no a venir nadie de frente o que no se nos va a desviar el vehículo porque estamos en una recta. En la conducción el pesimismo siempre es mejor consejero que el optimismo. Si algo puede salir mal, saldrá. 

Esa es la actitud con la que debemos afrontar nuestras maniobras al volante, de manera que, aun con la certeza de que no podemos tener todos los factores en cuenta, al menos no dejemos al azar el hecho de poner en riesgo nuestra vida y la de los demás.

Compartir en:
Imagen del Blog
Expertos Ponle Freno

Nadie mejor para aconsejarnos que los expertos en seguridad vial que han participado en las distintas iniciativas que se han puesto en marcha desde Ponle Freno.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana