Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
EN SUS MARCAS

El Real Madrid, cada vez más cerca de la NBA

El marcador terminó 96-111, curiosamente igual que en 1988. Quince puntos de diferencia que marcan la distancia entre el baloncesto americano y el europeo.... aunque ahora ya no tanto como entonces. En el Palacio de los Deportes fue un resultado tan justo como engañoso entre un Real Madrid mermado y un Boston Celtics rodado. En realidad, el equipo blanco no está tan lejos del nivel NBA.

Partido histórico en el Palacio de los Deportes: Real Madrid-Boston Celtics Partido histórico en el Palacio de los Deportes: Real Madrid-Boston Celtics | Foto: Antonio Villalba (realmadrid.com)

Alberto Mendo  |  Madrid  | Actualizado el 09/10/2015 a las 13:03 horas

Seguramente ya habrán leído alguna crónica del partido entre el Real Madrid y los Boston Celtics, así que, más que contar qué pasó, aquí escribiré mis sensaciones. Con una conclusión principal: el marcador, 96-111, describe la diferencia que se vio entre los dos equipos en el Palacio de los Deportes, uno mermado por las bajas y otro bien rodado y reforzado en sus aspiraciones de regresar a los 'playoffs' por el título, pero no la verdadera distancia que se hubiera visto entre un Real Madrid en plena forma y un conjunto NBA.

El conjunto de Pablo Laso lo demostró durante 17 minutos: es capaz de tutear a la mejor Liga de baloncesto del mundo. Aguantó lo que le duró el físico y la magia, y hasta que los Celtics decidieron ponerse firmes. A partir de ahí, bajó notablemente el nivel anotador de los blancos, especialmente en los triples, y en parte porque los de Boston, de tantos tapones, parecían una embotelladora.

En el Real Madrid faltaban Rudy y Taylor, y tardó poco en sumarse a las bajas del día Maciulis con una brecha en una ceja. Y con el paso de los minutos se echarían en falta. No aún en la primera mitad. Thompkins lideró al equipo en el primer cuarto, demostrando ser el mejor fichaje de los blancos para la Liga que ya comienza este fin de semana; 24 puntos firmó en el encuentro. Y Sergio Rodríguez fue el factor que mantuvo la química del equipo en el segundo parcial. Con 35-35, la impresión general era que los locales estaban dando la talla.

¿Y en frente? Pues jugadones y efectividad de Avery Bradley, Marcus Smart, David Lee... e Isaiah Thomas, bajito (apenas 1,75) pero matón, capaz de pelear cada balón, de sortear a todos sus rivales y de convertir su altura en una ventaja. Todos en manos de Brad Stevens, un entrenador con el que se espera que los Celtics regresen a su mejor época.

Los de Boston se tomaron el partido muy en serio. Y también el Real Madrid. Pero el partido se jugó bajo las reglas de la NBA y eso incluye el tiempo. Y el partido se les iba a hacer muy largo a los de Laso tras el descanso, al que ya se había llegado con una diferencia de once puntos. En el tercer cuarto comenzó la sangría, a pesar de Sergio Llull y Felipe Reyes, que llevan en la sangre no dar nunca un partido por perdido, incluso en las batallas más difíciles.

Pero Laso cuenta para este inicio de temporada con un banquillo que, aunque será suficiente en Liga, se hizo escaso ante un NBA hasta el punto de tener que tirar de Doncic y Radoncic, dos adolescentes que seguramente cumplieron un sueño con sólo 16 años. La ventaja de los Celtics llegó a superar los veinte puntos en el último cuarto, aunque ahí apareció Nocioni para maquillar el marcador final.

Más allá del juego, hubo un ambiente de NBA algo descafeinado, al menos para uno que ha llegado a vivir toda la parafernalia de un partido de los New York Nicks en el Madison Square Garden, aunque es realmente difícil emular ese ambiente por estos lares. Bien es cierto que se trataba, al fin y al cabo, de un amistoso, sin el aliciente de un partido oficial. Pero en el Palacio de los Deportes, que estuvo (casi) lleno pues las entradas se agotaron hace meses, hubo 'kiss cam', 'cheerleaders' y hasta la mascota de los Celtics, Lucky the Leprechaun, con sus espectaculares mates.

Los madridistas más veteranos que yo recordarán aquel partido de 1988 con Larry Bird, Robert Parish o Kevin McHale y que también, casualidades del azar, terminó 96-111. El que se jugó este jueves en el Palacio de los Deportes también estará en las memorias como uno de esos sueños cumplidos de ver al Real Madrid más cerca que nunca de la NBA.

Compartir en:
Imagen del Blog
Alberto Mendo

Periodista puramente vocacional, Alberto Mendo (@Amendo83) forma parte de la redacción de antena3.com y es un apasionado de los deportes. Tenis, baloncesto, natación... y cualquier cita en la que haya españoles en liza. Los éxitos nacionales y los campeones internacionales son los protagonistas de este espacio. Todos EN SUS MARCAS (@BlogEnsusmarcas) para disfrutar de un 'relaxing' momento de deporte.

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana