Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
BLOG DESDE MANHATTAN

Jo, qué noche. Parte 1

A oscuras se pierde el sentido de la orientación y también del tiempo. Más si el viento azota con furia criminal. Pero sé que no era muy lejos de medianoche cuando doblaba la esquina de las calles Jane y West 4 en procesión nocturna en busca de Sandy.

José Ángel Abad informa del huracán 'Sandy' a su paso por Nueva York José Ángel Abad informa del huracán 'Sandy' a su paso por Nueva York | Foto: antena3.com

José Ángel Abad  |  Madrid  | Actualizado el 01/11/2012 a las 07:42 horas

Lo se porque llevaba caminando con Jordi aproximadamente una hora y que en la esquina mencionada está el Corner Bistro, que debería de ser parada obligada de cualquiera que visite Nueva York para probar sus hamburguesas exquisitas, al menos cuando hay electricidad. Dentro había una luz mortecina como de esas cabañas idílicas que salen en los anuncios de navidad.

De vez en cuando se escapaba al aire alguna señal de tráfico. Las que escuchas no son las que te golpean, así que mejor tener que contener el miedo escénico que lamentar no tener nada que escuchar.

"Los huracanes son como las ciudades. Cada minuto te da sensaciones nuevas"

Los huracanes son un poco como las ciudades que uno va conociendo. Cuando te mezclas con ellos, cada minuto -en las ciudades cada día- te dejan sensaciones nuevas que, pasado el tiempo, es probable que se reduzcan en la memoria a una sola que, involuntariamente, represente a todas las demás. A veces con injusticia. Pero todos sabemos que la característica esencial de la memoria es que es especialmente caprichosa.

Y en ese momento, en esa esquina, se me vino a la cabeza la curiosidad de qué momento recordaría con más nitidez de lo mucho que iba a ver en las horas siguientes.

El objetivo era llegar lo más al sur posible de la ciudad y comprobar personalmente hasta donde llegaba la subida de las mareas. Un disparate.

Pero al día siguiente siempre podría decir con mayor conocimiento de causa que nadie que “el agua llegó exactamente hasta tal altura de tal calle de Nueva York”. En fin, por aquello de ser preciso, aunque no esté de moda.

A oscuras no hay forma de grabar nada que se vea bien pero uno vive de su credibilidad y a veces, por lo menos si no hay luz, pues si hay que tirar de ella, se tira de ella. 

Una media hora después, sorteando algunos árboles caídos y algún pelotón centelleante de lo que en la negrura de la noche solo podían ser ratas asustadas -ya se sabe, mala señal cuando ellas empiezan a abandonar el barco-, llegamos a Houston Street que era, aproximadamente, la mitad del camino.

"Cuando cada vez hay menos gente en la calle y van en dirección contraria, quizá el cretino eres tú"

Entonces el viento empezó a hacerse un poco más fastidioso, por decirlo de alguna manera. Y ese es el momento cuando empieza el cálculo: la cuestión no es llegar, Josín, la cuestión es volver. No sé si me explico. Que si no lo puedes contar es como si no lo vives. En realidad, y dadas las circunstancias puede ser exactamente que no lo vivas.

Si es que si cada vez ves a menos gente caminando y a los pocos que ves van en dirección inequívocamente opuesta a la tuya, pues pasado un rato es razonable empezar a pensar que el cretino eres tú.

Pero, para no hacerlo personal, uno recurre a las matemáticas: a oscuras, con cada vez más artefactos volando, calles y aceras menos transitables y el viento y furia rabiosos, nos queda al menos otra hora más hacia abajo. Si cuando estás allí, o justo antes, o justo después, el agua empieza a subir rápido y tomas un giro erróneo, o te caes, o te golpeas, o se presenta cualquier imprevisto, igual dar la vuelta se pone pelín complicado. Una forma eufemística de decirlo. Y, oye, que no va a pasar ningún autobús al que subirse.

Así que nos paramos, nos miramos a los ojos en silencio con cara inconfundible de hasta aquí hemos llegado y decidimos girar al este.

Allí están también al nivel del mar, así que va a haber inundaciones, y si hay que echar a correr pues tendremos menos distancia que recorrer.

Así que giramos el timón, rumbo este, hacia el Alfabeto, que es un barrio bohemio y en el que en otras circunstancias y probablemente en otra edad me encantaría vivir. Y fue la mejor decisión de la noche.

Compartir en:
Imagen del Blog
José Angel Abad

José Ángel Abad (Gijón, 1971) es corresponsal de Antena 3 en Nueva York desde agosto de 2003. Este blog abre un nuevo diálogo con los espectadores, ofreciendo una ventana más amplia a la actualidad de Estados Unidos y, al mismo tiempo, una mirada al proceso narrativo de la corresponsalía. También pretende mostrar aspectos peculiares de la vida diaria en Nueva York y otros lugares de Estados Unidos.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana