Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
BLOG DESDE MANHATTAN

Intruso en los Oscars

Lo voy a confesar: apenas conozco los nombres o caras más famosas del mundo del espectáculo. He cubierto los Oscars nueve veces, entrevistado a docenas deestrellas del cine y la música y en ocasiones cruzado con algunos deellos la línea resbaladiza que separa lo profesional de lo personal. Pero sigo a años luz de considerarme un experto en la materia. Y, peor aún, de dejar de meter la pata.

José Ángel Abad en los Oscar 2013 José Ángel Abad en los Oscar 2013 | Foto: seestrena.com

José Ángel Abad @desdemanhattan  |  Nueva York (EEUU)  | Actualizado el 25/02/2013 a las 14:39 horas

Esta semana tuve que preguntar quién era este tipo tan simpático que acababa de llegar y con el que poco menos que choqué a la entrada del venerable Sunset Tower Hotel, donde vivieran Frank Sinatra, Marylin oZsa Zsa Gabor. También Bugsy Siegel, mi gángster favorito

Seguro que te interesa...

El caso es que se produjo de alguna manera un cruce de palabras con este tipo locuaz y de sonrisa amplia, que acabó bromeando sobre lo parecido de nuestros “tuxedos” -lo cual era una generosidad graciosa por su parte, teniendo en cuenta que el suyo era un Brioni y el mío uno hecho en algún lugar remoto de China y alquilado toda la semana por menos de 100 dólares.

Tras un par de minutos el fulano cachondo añade que tiene que ir a nosé dónde un momento pero promete volver enseguida para darme una entrevista que yo no había solicitado. Este es Gerard Butler, un tipo estupendo -al que yo no conocía, ni de rostro ni de nombre.

Al menos no fue tan embarazoso como aquella ocasión en que una divadel pop se indignó cuando la confundí con una de sus bailarinas y meaclaró a voz en grito: “Hey! I am Mariah Carey! I am Mariah Carey!”O aquella otra en que, para evitar un ridículo semejante, tuve queimplorar a un colega que por favor me describiera físicamente aChristina Aguilera.

Un día me ofrecieron charlar con Kelly Clarkson y pregunté si era cantante, actriz o simplemente amiga de alguien. Recuerdo cuando tampoco pude identificar a Jessica Biel.

A Chris North no le hizo mucha gracia que no supiera mucho de su vida -por si acaso, se trata del protagonista masculino de “Sexo en Nueva York” y protagonista de algunas de las series de televisión más populares en Estados Unidos.

Otra vez hice una entrevista de quince minutos con John Cleese sin tener ni remota idea de quién se trataba -el “ingeniero” del servicio secreto en dos películas de 007, estrella de Monty Python y protagonista de mi serie británica preferida, “Fawlty Towers”. Ni así le identifiqué.

Ah, y también tuvo su miga cuando la madre de Ainhoa Arteta me explicó muy gentilmente que la soprano con quien probablemente yo tenía la entrevista no era ella sino su hija, que estaba al lado preguntándose quién podría ser el energúmeno que acababa de llegar a su casa alquilada al lado del Royal Albert Hall de Londres.

O sea, un bagaje más bien justito para moverse por Hollywood. Sin embargo, una vez dentro es como cuando miras alrededor al principio de un partido de fútbol: en pantalón corto y camiseta todos parecemos iguales y, por lo menos, con el mismo derecho a jugar.

En realidad, en estas fiestas nocturnas de Hollywood -en donde uno reparte atención entre lo lúdico y lo profesional a partes iguales, iguales pero con marcada diferencia a favor de la segunda “mitad”, seentiende- resulta que muchos de los varones se gastan entre sí una camaradería excesiva. Más que colegas uno los entendería como medio hermanos que comparten una intimidad privilegiada. Se abrazan conefusividad, se gritan frases breves con una severidad que apunta a trascendencia grave, se besan en las mejillas, el cuello, en las calvas queriendo mostrar un amor profundo.

Son algunos de los actores que, me parece a mí, es así la manera que tienen de mostrar al resto que, efectivamente, no todos somos iguales por mucho que estemos en la misma fiesta. Algunos tienen más cosas que compartir.

Ellas, sin embargo -ya veréis como aquí es donde me meto en problemas-, me da la sensación que se gastan unas maneras más bien opuestas, una especie de frialdad aparente que hace las veces de guardaspaldas. Más frías que el resto del mundo y, lógicamente, mucho mejor vestidas -algunas, más que con elegancia, tal vez con poca vergüenza, en el sentido de recato, en principio.

El problema de mezclar lo lúdico con lo profesional, por muy desigual que sea el grado de atención, es que uno acaba haciendo jornada continúa. Y así, a la hora que las estrellas se van a la cama uno comienza su jornada laboral del día siguiente.

Tratándose de Hollywood y de la semana de los Oscars, uno acaba pasando bastante tiempo en la alfombra roja. Es como una pequeña ciudad que se ve crecer y hacerse cada vez más completa, perfecta, a lo largo de los días. El caso es que a fuerza devenir tantos años, uno acaba conociendo a tipos con los que solo se encuentra en la misma alfombra roja. Y cuando los ves te da lasensación de que, en vez de acabar de llegar, ellos deben de vivir aquí en la alfombra todo el año, como si el único que estuviera de paso fueras tú. Cuesta unos segundos calibrar que hay quien viene de Argentina, Francia, Japón o se dedican al espectáculo de manera más íntima.

Estos últimos son los profesionales, los que manejan tal volumen de información que te cuesta trabajo que te cuenten solo lo esencial. El corresponsal es casi siempre un paracaidista: hoy cubres Oscars,mañana Casa Blanca, pasado el inicio de la temporada de monte decabrillos en Utah. Vives de simplificar, buscar lo esencial. Pero vayas adonde vayas siempre hay quienes se pasan la vida cubriendo ese mismo evento y se conocen no solo quién es Chris North sino también su fecha de nacimiento, el día de su primera comunión y el nombre del perro de su peluquera. A veces sientes envidia egoísta -pero es solomomentánea.

Gerald Butler ha vuelto, le hemos entrevistado y quedamos de vernos adentro de nuevo. Este tipo me hace pensar en Richard Burton. Me invitan a otra fiesta, en Santa Mónica, otra vez medio trabajo medio placer, y de pronto me cruzo con Kirá Miró. Ups. Elegante pero no fría.

Tal vez sea el momento de reequilibrar la distribución del tiempo.

Compartir en:
Imagen del Blog
José Angel Abad

José Ángel Abad (Gijón, 1971) es corresponsal de Antena 3 en Nueva York desde agosto de 2003. Este blog abre un nuevo diálogo con los espectadores, ofreciendo una ventana más amplia a la actualidad de Estados Unidos y, al mismo tiempo, una mirada al proceso narrativo de la corresponsalía. También pretende mostrar aspectos peculiares de la vida diaria en Nueva York y otros lugares de Estados Unidos.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog

PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana