Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

ESTRENO DE LA 2ª TEMPORADA

Hoy a las 22:30 horas, vuelve 'Velvet'
BLOG CONSUMIDOS

Tengo derecho a saber lo que fumo

La escasa información que proporcionan las cajetillas de tabaco nos impiden conocer cómo de perjudicial es la marca que fumamos con respecto a otras. La legislación sólo establece límites a la nicotina, el alquitrán y el dióxido de carbono, pero existen otros 3.000 componentes, algunos mucho más perjudiciales, de los que no tenemos datos.

Cajetillas de tabaco Cajetillas de tabaco | Foto: EFE (Archivo)

Astrid García  |  Madrid  | Actualizado el 04/10/2012 a las 09:55 horas

La normativa obliga a las marcas a incluir en la cajetilla una pegatina gigante que nos recuerda que “Fumar mata”. Sin embargo, no se les exige una información detallada de su composición. Establece unos niveles máximos de nicotina, alquitrán y dióxido de carbono (únicos datos que se nos facilitan en el canto del paquete), pero la toxicidad del cigarrillo no depende sólo de ellos.

De acuerdo con el último estudio elaborado por ingenieros químicos de la Universidad de Alicante, el cigarrillo que contiene más alquitranes no tiene porqué ser el más tóxico. De hecho, de las diez marcas analizadas, la que presenta una menor proporción de esta sustancia genera mayor cantidad de isopreno, tolueno y crotonaldehído, elementos altamente cancerígenos. Sin embargo, el consumidor no tiene datos de la proporción en la que éstos están presentes en su cajetilla.

Cada cigarrillo consta de más de 3.000 compuestos, pero sólo se nos informa sobre tres; y uno de ellos, la nicotina, pese a ser el responsable de la adicción, no es de los más peligrosos. “Hay otros mucho peores, como el cianuro de hidrógeno, el 1,3-butadieno o algunos de las familias de los aldehídos, las nitrosaminas y los fenoles”, explica María Isabel Beltrán Rico, titular del departamento de Ingeniería química de la mencionada universidad.

La tercera sustancia regulada, el monóxido de carbono, está presente en un mayor nivel en los cigarrillos españoles que en los estadounidenses, según se desprende del estudio. De hecho, una de las marcas (no han querido desvelar cuál) superaba el límite establecido por la legislación. Concluimos entonces que ni siquiera los valores que se nos proporciona en la cajetilla son del todo fiables.

Estamos de acuerdo en que lo ideal es no fumar, y en que el daño para nuestra salud es elevado sea cual sea el porcentaje de cada componente en el cigarro, pero las marcas se están saltando un derecho básico del consumidor: el derecho a estar informado sobre los riesgos del producto que adquiere.

Compartir en:
Imagen del Blog
Astrid García

Periodista especializada en Economía y Empresas. Con tan sólo cuatro años consiguió sacar los colores a su abuela en una frutería: "Señora, ¿se piensa que somos tontas? Acaba de meter una manzana pocha en la bolsa". Desde entonces, estar al tanto de todos sus derechos como consumidora ha sido casi una obsesión. Si alguna vez te has sentido víctima de una estafa o no has sabido cómo defenderte de un abuso empresarial, este blog te puede interesar.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.