Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
CONSUMIDOS

De cómo convertir a un estafado en estafador

Es probable que varios de vosotros hayáis sido víctimas de algún tipo de estafa. Lo que no es tan habitual es que la víctima acabe convertida en verdugo por sorpresa.

Comprar por Internet requiere unas mínimas precauciones para evitar sorpresas. Comprar por Internet requiere unas mínimas precauciones para evitar sorpresas. | Foto: antena3.com

Astrid García  |  Madrid  | Actualizado el 27/09/2011 a las 20:52 horas

Es probable que varios de vosotros hayáis sido víctimas de algún tipo de estafa: un DVD del top-manta que resultó ser una peli porno; cremas reductoras que lo único que redujeron fue el saldo de vuestra cuenta corriente; o incluso un piso de alquiler “con vistas a la playa” en el que el único mar próximo estaba enmarcado en la pared.

Lo que no es tan habitual es que la víctima acabe convertida en verdugo por sorpresa. Es lo que Javier Martínez nos cuenta que le sucedió. Este ingeniero de telecomunicaciones de Valencia acaba de ser citado a un juicio rápido por estafa. La sanción es meramente económica; de hecho insignificante: 50 euros. Pero, ¿por qué debe aceptar que su nombre quede manchado o, lo que es peor, que en el futuro esa pequeña multa se convierta en decenas?

Todo comenzó hace algo más de dos años, cuando a Javier, amante de las nuevas tecnologías  --pero en ese momento sin demasiados ahorros--, se le antojó un iPod, sin importarle que fuera de segunda mano. Estuvo ojeando varias páginas de compra y venta por Internet, y se decantó por un anuncio de segundamano.es en el que se ofertaba una versión antigua del reproductor MP3 por 55 euros. El precio le pareció razonable, se puso en contacto con el vendedor y procedió al pago por Paypal, un sistema habitual y relativamente seguro para este tipo de transacciones.

Nunca más supo del aparato ni de su dinero. El vendedor desapareció del mapa, pero antes le dejó un regalito: En una operación de similares características, otra de sus víctimas pudo hacerse con una dirección IP, la que la Policía consideró que pertenecía al estafador. Casualmente, el ordenador desde el que se inició la estafa parecía haberse conectado desde un piso propiedad del padre de Javier. Es decir, que según nos cuenta, el timador no sólo le robó 55 euros, sino también su identidad en la red.

Javier acudió a declarar voluntariamente a la Unidad de Delitos Tecnológicos de Valencia y presentó todas las pruebas que pudo (correos electrónicos, justificantes del pago, fotocopias de la libreta de ahorro, reclamación interpuesta a Paypal…). Un agente pareció creerle y le insinuó que la denuncia no llegaría lejos. Por eso, cuando hace unos días llegó una carta a su casa con la citación, no daba crédito.

En mi opinión, sus evidentes conocimientos informáticos –como os he dicho, es ingeniero-- pudieron jugar en contra de su credibilidad. De nuevo, parece que pagarán justos por pecadores. Y vosotros, ¿qué opináis que debe hacer? ¿Pagar los 50 euros y evitar que el proceso se alargue, o continuar hasta el final?

Compartir en:
Imagen del Blog
Astrid García

Periodista especializada en Economía y Empresas. Con tan sólo cuatro años consiguió sacar los colores a su abuela en una frutería: "Señora, ¿se piensa que somos tontas? Acaba de meter una manzana pocha en la bolsa". Desde entonces, estar al tanto de todos sus derechos como consumidora ha sido casi una obsesión. Si alguna vez te has sentido víctima de una estafa o no has sabido cómo defenderte de un abuso empresarial, este blog te puede interesar.

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

PUBLICIDAD
  • La nube no tiene Tags actualmente.
más temas
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana