Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
BLOG CONFESIONES DESDE EL SIN BIN

Nunca más

Estas dos palabras se repiten sin parar mientras recorro el ya familiar trayecto del campo al hospital. Nunca más, como el torrente de dolor que va y viene, con cada latigazo esas dos palabras asaltan mi cerebro. Nunca más, pienso, mientras espero en la sala del hospital ante la mirada de lástima de los que allí se encuentran, las botas aún puestas y los tacos repiqueteando nerviosos en el suelo.

¿Nunca más? ¿Nunca más? | Foto: Bruno López

Bruno López  |  Madrid  | Actualizado el 31/01/2013 a las 13:45 horas

Nunca más, me repito con fuerza cuando conozco el alcance de todo, cuando los médicos sueltan la tan manida coletilla… “si es que eso te pasa por jugar al rugby”. Indefenso, sólo alcanzo a responderles “nunca más”. Y así, se repite la rutina de noches en vela, viajes al hospital, inyecciones alternas de medicaciones y dolor, más malas noticias, operaciones y vueltas a la cabeza, todo con la banda sonora en el fondo de mi cabeza, como el cuervo de Poe sólo alcanzo a murmurar: Nunca más, nunca más, nunca más.

Días enfadado con el rugby, pensando que quizás, si no hubieras estado allí, si jamás hubieras pisado el campo ese día, si jamás hubiera hecho ese placaje, todo esto sería diferente. Conversaciones por teléfono donde les prometes que, ahora sí, de verdad, ¡Nunca más! Y aunque esto lo has vivido muchas veces ya, te lo vuelves a prometer. Esta vez es diferente, te convences, esta vez ya se acabó, esta vez… Nunca más. Tu cerebro asiente convencido, es quizás el corazón el que, aún con todo el sufrimiento no está del todo convencido. ¿Nunca más?

Un día, Leicester llama a la puerta. No puedo dejar fuera a un amigo. ¡Hemos compartido tanto juntos! Allí, aquel sábado, aún con la herida abierta, la de dentro y la de fuera, vuelvo a ver rugby. Leicester y Toulouse, bajo un manto nevado en ese mi teatro de los sueños, se juegan la vida en una partida a cara de perro. Poco a poco las imágenes que veo a través del televisor me transportan, y ya no siento dolor, ni tristeza, y estoy sentado en el que fue, es y será mi asiento en Welford Road, en esa helada tarde de enero, viendo cómo los quince de casa defienden agónicamente una y otra vez en línea de cinco. Y grito, como el resto de la afición, grito sin parar, alentando al paquete de Leicester que estrella el alma contra los galos. Y con cada choque emerge vaho y un sonido seco de dolor. Toulouse tiene el partido en su mano, sólo cinco metros les separan de pasar de ronda. Leicester se agarra, con todo lo que tiene, se frena al borde de una línea de ensayo que es el precipicio de la eliminación. Y entre todos, emerge una figura que no gusta de focos, que sólo sabe de trabajo duro, y de tirar de carros que otros abandonan en la carretera cuando la pendiente es demasiado dura. Nunca más…

Geoff ParlingGeoff Parling | Foto: Agencias

…nunca más es lo que debió pensar Geoff Parling cuando aquel Junio de 2010 se lesionó de gravedad en su primera convocatoria con Inglaterra. Nunca más se repetiría una y otra vez mientras examinaba las radiografías de su cuello roto. Aún recuerdo la ovación, más de seis meses después, cuando saltó al campo en Welford Road, después de una dura recuperación. Y tan sólo dos minutos después ya se retorcía en el suelo, con todos los ligamentos de la rodilla rotos. En las miradas del público compungido se leía un “pobre chico, nunca más”. Serían doce meses, uno detrás de otro, sin parar de repetirse lo mismo. Supongo que en algún momento del camino, algo le hizo cuestionarse… ¿Nunca más?

Y mientras pienso esto, Geoff se eleva en el cielo para robar la touch decisiva que le da a Leicester la victoria, un estallido de júbilo en las gradas, abrazos regalados a Parling en el campo. Desde su vuelta ha sabido luchar día a día para recuperar su camiseta, para debutar con Inglaterra y convertirse en imprescindible para Lancaster. Y en la grada Matt Hampson, sentado en su silla de ruedas, sonríe y disfruta como un niño. ¿Cuántos nunca más resonaron en la mente de Matt todos estos años? Es en ese momento cuando comprendo. Cuando lo entiendo todo.

Es ahí cuando, con un largo camino por delante, con muchos momentos dolorosos y muchas noches en vela aún por venir, muchos partidos sentados en la grada por pasar, el jugador que llevo dentro se revela contra el nunca más, porque si el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, el jugador de rugby es el único hombre que la recoge y se la guarda en el bolsillo. Porque las lecciones recibidas son demasiado valiosas como para dejar pasar las que aún quedan por aprender. Porque los valores y la actitud no se arrugan ante el chantaje del dolor y el camino fácil del abandono. Porque al fin y al cabo, la vida es rugby. Por eso y mucho más NUNCA MÁS diré… que nunca más voy a volver a jugar a rugby. Nunca más.

Compartir en:
Imagen del Blog
B. López, M. Martín y A. Serrano

Bruno, Miguel y Álvaro. Fundadores y parte del plantel del incipiente Nebrija Club de Rugby, los tres mantienen un idilio eterno con el deporte del ovalado. Bruno, asturiano de nacimiento, aunque "hijo adoptivo de Leicester, cuna del rugby inglés", se proclama "defensor a ultranza de la cerveza negra ante el champán francés, del ruck y el maul ante el pase y el contrapié, del Hemisferio Norte ante el Hemisferio Sur. Siempre con un trébol en el bolsillo".

Míchel, aprendiz como jugador, está capacitado para visionar 15 horas de rugby de forma ininterrumpida (y sin daños cerebrales). Tiene una máxima: "Ningún jugador es eterno. Hoy te encumbran, mañana te piden que te retires".

Y Álvaro, un salmantino de pro que cambió el balón redondo por la almendra a los 18, y que sólo se arrepiente de no haberlo hecho antes. "Amante del Flair francés, del rugby total del helecho y de la tradición de las islas".

Los tres, analistas del deporte más noble de cuantos haya, ahora en antena3.com.

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana