Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
CONFESIONES DESDE EL SIN BIN

El diario de los Lions: Los 45 segundos de O’Driscoll

Hoy viajamos a 2005, uno de los momentos más duros en la historia de los British and Irish Lions. El Tour de Nueva Zelanda, donde les esperaba una hostilidad fuera de lo común. Los Lions se adentraban en territorio Kiwi, y Brian O’Driscoll sería su capitán…

 

Cartel de Adidas representando la gira de los Lions en NZ Cartel de Adidas representando la gira de los Lions en NZ | Foto: Agencias

Bruno López  |  Madrid  | Actualizado el 14/01/2012 a las 18:30 horas

2005. Los Lions, tras la derrota del 2001, buscan la gloria de nuevo en Nueva Zelanda, donde les espera una enfurecida hinchada kiwi, y unos All-Blacks con una confianza en sí mismos que les hacía muy peligrosos. 2005 era también, la época en que Brian O’Driscoll jugaba su mejor rugby. Con la suficiente experiencia y astucia como para dominar el juego y con la suficiente juventud como para conservar la frescura. La prensa mundial lo consideraba el mejor 13 del momento, una opinión compartida por la mayoría de los aficionados. Y así, en la cima de su carrera, le llegó el máximo honor: sería capitán de los British&Irish Lions de 2005. 

El equipo, como siempre cuando hablamos de los Lions, era un verdadero Dream Team: Wilkinson, Jones, O’Gara, O’Driscoll, Thomas, Williams, Corry, Moody, Hill, White y un largo etcétera. También jugadores con proyección en el momento como Horgan, O’Callaghan y viejos conocidos como Rowntree, Ben Kay o Matt Dawson. Parecía la mezcla perfecta entre juventud y veteranía, entre calidad y raza, un equipo con varias posibilidades: El clásico juego inglés o el juego más expansivo galés. Sobre el papel, todo parecía correcto, todo listo para unas series que se anticipaban muy disputadas. En la punta de lanza, el 13, el capitán: Brian O’Driscoll. 

La realidad sería bien diferente, y un discurso de Dallaglio antes del partido clave de preparación ante los NZ Maoris (que muchos expertos consideraron, por su importancia y dureza el cuarto test) sería una clara advertencia sobre lo que se iban a encontrar en aquel Tour: “Recuerdo estar en esta misma situación hace cuatro años, y encontrarme con Graham Henry a la salida del hotel” les dijo Dallaglio a los jugadores “y lo que me dijo nunca jamás se me olvidará. Me dijo: En esta parte del mundo no os respetan. Creen que no sois lo suficientemente fuertes, que no sois lo suficientemente rápidos, lo suficientemente buenos. Y esto lo sé porque yo soy una de esas personas”. Aquella noche los Lions perdieron ante los NZ Maoris, 19 a 13, en una humillante derrota que ponía las cosas aún más difíciles de cara a los tres Tests. Era la primera victoria de los Maoris ante los Lions en la historia. Carlos Spencer era parte del equipo. 

Tres partidos más de preparación (con victorias más o menos convincentes) y los Lions se plantaron en Christchurch, preparados para el primer Test. El equipo había hablado de cómo colocarse ante la Haka, como aceptar el reto que la Haka propone y como comunicar, mediante el lenguaje corporal, que los Lions estaban preparados. La idea final, que se llevó a cabo mientras los neozelandeses se colocaban para empezar la Haka, era que el capitán y el jugador más joven se colocasen en el centro del campo, en este caso O’Driscoll y Dwayne Peel, mientras que el resto de jugadores se colocarían detrás. Peel se coloca un paso por detrás de O’Driscoll, simbolizando el guerrero que cuida de su jefe, y O’Driscoll arranca un trozo de hierba y lo tira al frente, aceptando el reto que la Haka le ha lanzado. Se puede decir, sin miedo a equivocarse, que ese fue el último gran momento de los Lions en ese Tour. Una imagen cargada de simbolismo, dos equipos frente a frente. 

Y así, con el pitido del árbitro comenzó el primer Test del Tour, y el primer Test de Brian O’Driscoll como capitán de los Lions. Lo que ocurrió después fue lo siguiente: Wilkinson, jugando de primer centro con Jones como apertura, saca de centro y el balón es recogido por Nueva Zelanda que carga al frente. Los Lions cometen un golpe de castigo en el primer ruck. Marshall saca rápido y corre unos metros para pasársela a Carter, que corre hasta la línea central antes de ser placado. Marshall abre el balón a Collins, que transmite a Umaga y éste se la pasa a McDonald, ya en territorio Lion. Esta secuencia ha durado 40 segundos. O’Driscoll ha sido el encargado de placar a McDonald. El ruck es lento, y a Brian le da tiempo a levantarse e incorporarse al ruck. Y entonces todo se acabó.

Brian yace en el suelo. Su tour se ha acabadoBrian yace en el suelo. Su tour se ha acabado | Foto: Agencias


Mientras Marshall abre ese balón, y las cámaras se alejan del ruck, algo ha pasado. Los micrófonos puestos en el campo captan un grito de agonía y un “Oh Jesus, oh jesus” que sale de la boca de Brian, tirado en el suelo. Cuando el juego se para, los peores temores se confirman: El Tour de Brian se ha acabado. Tiene el hombro destrozado, pero… ¿Qué ha ocurrido? Si bien las cámaras aquel día lo captaron casi de refilón, otras grabaciones hechas por aficionados en el campo han captado ese momento perfectamente. Mientras el balón se aleja de allí, Umaga y Mealamu agarraron a Brian, cada uno por una pierna, lo levantaron en el aire, y, como si de un videjouego se tratase, lo estrellaron contra el suelo de cabeza, en un movimiento conocido como “spear tackle” un movimiento tremendamente peligroso y que puede conllevar lesiones graves de cuello. El impacto es brutal. Pero el impacto psicológico será aún peor.

“Nunca me había pasado. No tuve tiempo de hacer nada. Un placaje, un ruck, y de repente, sin saber cómo, estaba tumbado en el suelo” relataba O’Driscoll. “El dolor que experimenté mientras me sacaban del campo es lo peor que me ha pasado en mi carrera. El problema era que tenía el hombro absolutamente destrozado, y en el momento no podían colocármelo. Y entonces llegué a la enfermería, y los médicos descubrieron que la morfina se había utilizado para un aficionado que había tenido un problema en las gradas, así que no había ninguna manera de calmarme aquel dolor.”

Mientras O’Driscoll sufría en el vestuario, los All-Blacks pasaban como una apisonadora por encima de los Lions. Con un hombre menos por una tarjeta amarilla, los Lions pierden 6-0 y a los veinte minutos otro jarro de agua fría con el primer ensayo kiwi. El resultado al final del partido sería un demoledor 21-3. Ya sin su capitán, y también sin Hill, los Lions perderían los otros dos Test restantes: El segundo Test por un humillante 48-18 y el tercero, ya con las series ganadas por los All-Blacks por otro contundente 39-19.

Los aficionados nunca le perdonaron esa acción a UmagaLos aficionados nunca le perdonaron esa acción a Umaga | Foto: Agencias

Aquella acción de Umaga y Mealamu desató una espiral de acusaciones, denuncias y quejas hacia la IRB y los All-Blacks. Woodward, el entrenador Lion, acusó ante la prensa a los jugadores, y los denunció a la IRB que decidió, ante las pruebas presentadas, no tomar ninguna acción en contra de los dos jugadores kiwis. La decisión de la IRB desató la ira de los aficionados, de los jugadores y de todo el hemisferio norte. Hoy, las reglas en contra de esos placajes se han endurecido considerablemente, con sanciones extensas a aquellos jugadores que los cometen. Entonces, a Umaga y a Mealamu su acción les salió completamente gratis, mientras que a Brian O’Driscoll le valió su único Test como capitán de los Lions hasta la fecha.

 

Compartir en:
Imagen del Blog
B. López, M. Martín y A. Serrano

Bruno, Miguel y Álvaro. Fundadores y parte del plantel del incipiente Nebrija Club de Rugby, los tres mantienen un idilio eterno con el deporte del ovalado. Bruno, asturiano de nacimiento, aunque "hijo adoptivo de Leicester, cuna del rugby inglés", se proclama "defensor a ultranza de la cerveza negra ante el champán francés, del ruck y el maul ante el pase y el contrapié, del Hemisferio Norte ante el Hemisferio Sur. Siempre con un trébol en el bolsillo".

Míchel, aprendiz como jugador, está capacitado para visionar 15 horas de rugby de forma ininterrumpida (y sin daños cerebrales). Tiene una máxima: "Ningún jugador es eterno. Hoy te encumbran, mañana te piden que te retires".

Y Álvaro, un salmantino de pro que cambió el balón redondo por la almendra a los 18, y que sólo se arrepiente de no haberlo hecho antes. "Amante del Flair francés, del rugby total del helecho y de la tradición de las islas".

Los tres, analistas del deporte más noble de cuantos haya, ahora en antena3.com.

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana