DESTINOS: SUR DE LAOS

Wat Phu Champasak, el silencio de las piedras

Hay muchas razones para visitar el Wat Phu Champasak. Pero sólo el hecho de que este sitio arqueológico cierre más tarde los días de luna llena ya indica que el lugar tiene algo de especial. Situado en el sur de Laos, el Wat Phu está en un lugar lo suficientemente apartado de las principales rutas turísticas como para poder visitarlo casi en soledad. Construido antes que Angkor, en Camboya, el viajero encontrará entre ellos muchas similitudes, más allá del enorme tamaño del templo camboyano. Con la ventaja de que en el Wat Phu habrá momentos en que el visitante creerá ser el primero en descubrir esta joya de la arquitectura jemer.

El Wat Phu de Champasak, en Laos, desde el nivel superior. Foto: Marino Holgado El Wat Phu de Champasak, en Laos, desde el nivel superior | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Champasak (Laos)  | Actualizado el 09/10/2012 a las 10:23 horas

Ocho kilómetros separan el Wat Phu, el Templo de la Montaña, del pequeño pueblo de Champasak. Casi media hora de trayecto en tuk-tuk por una carretera a ratos bien asfaltada y a ratos un continuo salto de bache en bache. Estamos en el sur de Laos, muy lejos de los miles de turistas que llenan Luang Prabang o Van Vieng, en el norte del país. Aquí Laos hace honor a esa vieja frase sobre la tranquilidad de los laosianos: "Los vietnamitas plantan el arroz, los camboyanos lo cuidan y los laosianos lo escuchan crecer". Se la atribuyen a un francés de la época colonial. Desconozco si es así o si se trata de un acertado lema comercial, pero si de verdad el arroz se oyera crecer, en esta parte del país sería un clamor.

Columna medio enterrada en el Wat Phu. Foto: Marino HolgadoColumna medio enterrada | Foto: Marino Holgado

El tuk-tuk nos deja en la entrada del Wat Phu, un extraordinario recinto arqueológico que comenzó a construirse durante el Imperio Champa, entre los siglos V y VIII. Desde aquí todavía tendremos que caminar unos quince minutos entre dos estanques, rodeados por el intenso verdor del paisaje, antes de llegar a los primeros restos en piedra. La vista nos engaña: sólo puede verse una parte del recinto. Otra, la que sube por la montaña que tenemos enfrente, está oculta bajo los enormes árboles. Sólo cuando el viajero llegue al nivel superior tendrá una visión completa de la magnificencia del lugar que pisa.

La entrada es majestuosa. Una calzada de piedra, con hitos a cada lado rematados en forma de flor de loto cerrada, pasa entre dos pequeños estanques antes de llegar al primer nivel del recinto. Se trata de dos pabellones rectangulares. Sus bajorrelieves recuerdan que el lugar fue, en un primer momento, templo de culto hinduista antes de ser convertido al budismo en siglos más recientes. Estos dos edificios están aún en una primera fase de restauración y al caminar por su interior el viajero puede apreciar el estado en que se encuentran monumentos como este antes de pasar por la mano de los arqueólogos y restauradores: paredes semiderruidas, piedras medio enterradas... Sentirse explorador entre estas piedras es aquí más fácil que nunca.

Una sucesión de escaleras y rampas en piedra nos llevan hacia el nivel superior. Algunos de los tramos de escalones están bordeados por champas, árboles a modo de túnel. Algunos de los troncos crecen entre y sobre las piedras, imposible no recordar los templos de Angkor, rotos también sus muros por impresionantes árboles. A mitad de subida, dos grandes estatuas de dvarapala, de centinelas, yacen en el suelo medio enterradas en la hierba. Otra figura, que ha permanecido en pie, vigila la subida blandiendo una gran espada protectora.

En la parte más alta del recinto, bajo la sombra que proporciona la espectacular vegetación, se encuentra el templo principal, el santuario del lingam de Shiva. El recinto pudo albergar en su día un lingam, una representación del falo de Shiva entendido como símbolo de la energía. Pero ahora, dedicado al budismo, acoge una estatua de Buda y un altar en el que es habitual encontrar laosianos realizando sus oraciones.

El santuario principal del Wat Phu, en lo alto de la colina. Foto: Marino HolgadoEl santuario principal y el altar tras su puerta central | Foto: Marino Holgado

Caminar por el entorno del templo nos permitirá descubrir una enorme cabeza de elefante tallada en una piedra, un contorno de un cocodrilo excavado en otra, un manantial de agua sagrada que brota de la montaña rocosa situada tras el santuario (y que en tiempos regaba el falo de Shiva), un bajorrelieve representando la trinidad hindú y, sobre todo, una espectacular vista del recinto completo y del valle del Mekong. Las aguas del gran río que cruza Laos (y Asia) pueden verse a seis kilómetros de distancia. Difícilmente podrás resistirte a sentarte un buen rato contemplando la postal.

Piedra, agua, vegetación y silencio, así es el Wat Phu, en Laos. Foto: Marino HolgadoPiedra, agua, vegetación y silencio, así es el Wat Phu | Foto: Marino Holgado

La Unesco declaró a este lugar Patrimonio de la Humanidad en 2001. Pero más allá del valor histórico y artístico del Wat Phu, el viajero se quedará con las sensaciones. Lo visité en el mes de agosto y en todo el recinto apenas me crucé con más de veinte turistas, además de tres familias laosianas. Pasear entre unas ruinas jemer en silencio, sin guías voceando su narración, caminando en soledad entre muros con siglos de antigüedad, cruzándome de vez en cuando con la permanente sonrisa de los laosianos, observando desde lo alto el espléndido valle del Mekong sin coches ni autobuses a la vista, caminar junto a piedras caídas que formaron viejos muros y que aún nadie ha puesto en su lugar, escuchar el silencio...

Escalera con árboles creciendo entre las piedras. Foto: Marino HolgadoEscalera con árboles creciendo entre las piedras | Foto: Marino Holgado

Bajorrelieves del templo principal del Wat Phu Champasak. Foto: Marino HolgadoBajorrelieves del templo principal | Foto: M. Holgado

DATOS PARA LA VISITA: No hay vuelos directos entre Europa y Laos. La opción más cómoda es Thai Airways: vuela tres veces por semana entre Madrid y Bangkok y desde allí tiene varios vuelos diarios a Vientiane. Desde la capital laosiana se puede viajar en autobús hacia Champasak en un largo viaje o volar hasta Pakse con Lao Airlines y desde allí desplazarse a Champasak (un taxi desde el mismo aeropuerto cuesta unos 40 euros, pero al ser una furgoneta se puede compartir; también hay autobuses más básicos y baratos desde la ciudad). Si sólo vas a esa zona del país hay también un vuelo diario entre Bangkok y Pakse y tres desde Siem Reap (Camboya) con la misma compañía.

Mi recomendación es alojarse en Champasak (una buena opción es el hotel Inthira Champasak, aunque hay también bastantes guesthouses más económicas), desde donde se puede llegar al Wat Phu en tuk-tuk (8 euros, ida y vuelta, además de esperar el tiempo que necesites, entre dos y tres horas), e incluso en bicicleta si estás en forma (el camino es bastante llano). La entrada al recinto cuesta unos tres euros.

La próxima semana... Sur de Laos, pedaleando bajo la lluvia en Champasak

Seguro que te interesa... Más del sureste asiático en este blog

Compartir en:
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Sociedad y Cultura de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en sucesos, tribunales o inmigración, entre otros temas. Lleva 26 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.