Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
Mercadillos, terrazas o la Hundertwasserhaus... esto también es la capital de Austria

Viena, siete pistas entre el clasicismo de sus palacios y las vanguardias callejeras

Para mí Viena era Sisí Emperatriz y sus grandiosos palacios, el concierto de Año Nuevo y los edulcorados videos de la televisión austríaca, la película "El tercer hombre" y su noria del Prater, y espías con gabardina caminando por las calles en blanco y negro de la guerra fría. Y sí, Viena tiene todo eso. Y más. Terrazas alternativas junto al canal del Danubio, mercadillos callejeros con sabores y olores multiculturales, arquitectura heterodoxa... Estas son siete pistas para sacarle partido a la capital de Austria.

El palacio Schloss Schönbrunn y, detrás, la ciudad de Viena. Foto: Marino Holgado El palacio Schloss Schönbrunn y, detrás, la ciudad de Viena | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Viena (Austria)  | Actualizado el 07/03/2017 a las 16:56 horas

Junto al hotel Sacher y su famosa tarta de chocolate, por la que algunos turistas hacían cola, hay una tienda llamada "Wilhelm, Jungmann and Neffe". Uno de sus escaparates estaba dedicado a los paraguas; otro, por completo, a coloridas pajaritas. Viena es así: junto a lugares clásicos y típicos, aparecen llamativas sorpresas. Junto al clasicismo, te tropiezas con la vanguardia. Junto al mármol, brilla el negro basalto.

No se puede evitar. Si acudes a Viena por primera vez, es innegociable una visita a sus palacios. El de Hofburg, en el centro de la ciudad, fue la residencia de los Habsburgo durante más de 600 años. Desde aquí gobernaron un cambiante imperio que, en su época final, comprendía lo que ahora son trece estados europeos.

El palacio Hofburg y una calesa, algunos símbolos del clasicismo de Viena. Foto: Marino HolgadoEl palacio Hofburg y una calesa, algunos símbolos del clasicismo de Viena | Foto: Marino Holgado

Hofburg es un enorme palacio del que se visita una parte. Por un lado los "apartamentos imperiales" que compartieron Francisco José I y la emperatriz Elizabeth (o Sisí). Por otro, el Museo Sisí, con algunos de sus vestidos, las cuberterías, las vajillas y otros elementos de la vida palaciega.

Conviene ir preparado, sobre todo en periodos vacacionales, para visitar el Museo Sisi entre cientos de turistas que pueden convertir algunos de sus pasillos en agobiantes experiencias. Por otra parte, o eres un fanático del imperio o la tercera vajilla ya no la distinguirás de la primera. Mejor quedarse con una sensación final: vivían como emperadores.

La catedral de San Esteban, el centro histórico de Viena. Foto: Marino HolgadoLa catedral de San Esteban y su característico tejado, el centro histórico de Viena | Foto: Marino Holgado

Unos minutos de tranvía pueden llevarte desde el barroco clásico a la vanguardia más rompedora. La línea 1 te deja en la parada de Hetzgasse. A sólo unos pasos llaman la atención los vivos colores de Hundertwasserhaus. Es un bloque de viviendas, una especie de puzzle de líneas curvadas, construido en 1985 por encargo del ayuntamiento vienés.

La Hundertwasserhaus, una arquitectura radical y vanguardista en la clásica Viena. Foto: Marino HolgadoLa Hundertwasserhaus, una arquitectura radical y vanguardista en la clásica Viena | Foto: Marino Holgado

Fue el artista austríaco Friedensreich Hundertwasser quien imaginó esta nueva estética para unas viviendas destinadas a compradores de clase media, con fachadas multicolores, mosaicos, formas onduladas y diseño anárquico. En algunos momentos recuerda a las casas de Gaudí. Docenas de árboles y plantas en su tejado y en sus terrazas crean un jardín vertical, además de no pocos dolores de cabeza a sus inquilinos en forma de rompedoras raíces.

Obviamente el interior de las casas no puede visitarse, pero sólo echar un vistazo a sus fachadas ya es suficiente atractivo para acercarse a este lugar, incluido en el patrimonio cultural de Viena. Frente al edificio, una pequeña galería comercial con el mismo estilo alberga un par de cafeterías, algunas tiendas de recuerdos y un museo que explica la obra este artista y arquitecto.

La rompedora fachada de basalto del museo Mumok, en Viena. Foto: Marino HolgadoLa rompedora fachada de basalto del museo Mumok | Foto: Marino Holgado

Este convivencia entre clasicismo y vanguardia tiene otro exponente claro en el Museums Quartier. Entre la arquitectura clásica de los antiguos establos imperiales convertidos en museos, cafés o restaurantes brilla el basalto negro del Mumok, el Museum Moderner Kunst con su colección del siglo XX. En la plaza interior del Museums Quartier modernas tumbonas invitan a sentarse o relajarse para disfrutar del buen tiempo.

Grafiti en el paseo junto al canal del Danubio que cruza Viena. Foto: Marino HolgadoGrafiti en el paseo junto al canal del Danubio que cruza Viena | Foto: Marino Holgado

Los vieneses, y muchos turistas, se ponen extremadamente elegantes para ir cada noche a la ópera en el Staatsoper. Pero hay otros vieneses, alejados de tanto oropel, con los que compartir cervezas en terrazas con atmósfera alternativa en el paseo junto al canal del Danubio. O con los que ir de compras o simplemente a curiosear en mercadillos callejeros como Naschmarkt, el "mercado para picar": puestos de carne, frutas, especias, aceitunas, quesos, platos preparados... Sabores clásicos de Austria y también olores a otras culturas gastronómicas, restaurantes y un rastrillo con todo tipo de objetos de primera, segunda o quién sabe cuántas manos.

Naschmarkt, un mercado en Viena para comprar, pasear y comer. Foto: Marino HolgadoNaschmarkt, un mercado en Viena para comprar, pasear y comer | Foto: Marino Holgado

Algunos tranvías de Viena aún mantienen su aspecto añejo que nos hace imaginar tiempos convulsos del pasado siglo XX. También tiene aire retro la Riesenrad, la icónica noria de Viena situada en el Prater, el parque más emblemático de la ciudad. Sus 64 metros de altura llevan girando desde 1897 y películas como "El tercer hombre", con Orson Welles, o "007: Alta tensión", de la saga Bond, han llevado al cine sus características cabinas de madera.

La noria del Pratter, uno de los iconos de Viena. Foto: Marino HolgadoLa noria del Pratter, uno de los iconos de Viena | Foto: Marino Holgado

Volvemos al barroco palaciego para despedirnos de la ciudad. El Schloss Schönbrunn, el palacio de verano de los Habsburgo, permite recorrer una mínima pero interesante parte de sus 1441 habitaciones y unos extensos jardines con deliciosos rincones, el zoo más antiguo del mundo y una columnata en lo alto, la Gloriette: es la mejor vista del palacio con la ciudad de Viena como telón de fondo. Una ciudad en la que el clasicismo y la tranquilidad puede llegar a abrumar pero en la que el viajero puede encontrar otros alicientes.

DATOS PRÁCTICOS PARA LA VISITA: Iberia y Air Berlin tienen vuelos directos entre Madrid y Viena. La ciudad puede recorrerse caminando y con su metro y tranvía. El Sisi Ticket (28,8 euros para adultos) incluye la visita a los palacios de Hofburg y Schloss Schönbrunn. Comprarlo previamente en internet evita colas que pueden ser bastante largas. La entrada a la noria de Viena, la Riensenrad, son 9 euros para adultos. La Hundertwasserhaus está en Kegelgasse 34 -38 y el mercado Naschmarkt en Wienzeile (metro Kettenbrückengasse y Karlsplatz). Las terrazas junto al canal del Danubio están en la zona del puente de Salztorbrücke.

 

Compartir en:
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Sociedad y Cultura de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en sucesos, tribunales o inmigración, entre otros temas. Lleva 26 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana