Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
En el sur de Teruel se esconde uno de los destinos viajeros de moda

Valderrobres, la joya medieval de la comarca del Matarraña

Matarraña es una comarca que se está poniendo de moda entre los viajeros. Y no le falta razones. Núcleos medievales, yacimientos arqueológicos íberos, almendros y olivos, paisajes naturales y una Historia digna de una serie de televisión. Situada en el sureste de la provincia de Teruel, allá donde los límites entre Aragón, Tarragona y Castellón son difusos, está formada por 18 pueblos. Dos de ellos forman parte de la lista de Los Pueblos Más Bonitos de España. Nos detenemos en uno de éstos, Valderrobres.

El puente de San Roque da acceso al casco medieval de Valderrobres (Teruel). Foto: Marino Holgado El puente de San Roque da acceso al casco medieval de Valderrobres | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Valderrobres (Teruel)  | Actualizado el 23/04/2018 a las 10:33 horas

Valderrobres surgió en torno a una roca, una atalaya natural para facilitar su defensa en los tiempos convulsos de la Edad Media. Es, desde hace siglos, la capital administrativa de Matarraña. No hay más que detenerse en el comienzo del puente medieval de San Roque y mirar hacia su casco antiguo. El Ayuntamiento renacentista en primer término y, en lo alto, su palacio-castillo y su iglesia, dejan clara la importancia histórica del lugar.

En Valderrobres, hace años, todas las casas estaban pintadas de azul. Foto: Marino HolgadoEn Valderrobres, hace años, todas las casas estaban pintadas de azul | Foto: Marino Holgado

Aquí se han esforzado en mantener y, sobre todo, en redescubrir las fachadas de sus casas de piedra. Y sobre todo en superar esas nefastas décadas de los setenta y los ochenta del pasado siglo en las que triunfaba otra tendencia: acabar con lo viejo. Ocultar la piedra y tener una casa de ladrillo era señal de importancia y eso destrozó buen número de pueblos en España. El casco antiguo de Valderrobres es un conjunto armónico de casas en las que se ha quitado el encalado y redescubierta su estructura de piedra.

La parte medieval de Valderrobres, la que sube desde el río Matarraña, desde sus antiguas murallas, hasta el castillo-palacio son tres calles llanas y, el resto, cuestas y escaleras. Así lo define Jorge, el guía de MatarrañaTurismo.es que explica la historia de este pueblo mientras lo recorremos. No debe sorprender tropezarse con fachadas que conservan aún la pintura azul que un día tiñó todas las casas del pueblo. Así lo ordenó un gobernador civil de la posguerra por razones de higiene. Valderrobres debía parecerse entonces a algunos conocidos pueblos bereberes del norte de Marruecos.

Restos del color azul en la piedra original de las casas de Valderobres. Foto: Marino HolgadoRestos del color azul en la piedra original de algunas casas | Foto: Marino Holgado

La historia del castillo-palacio explica igualmente la de este pueblo que creció de arriba hacia abajo. En el torreón, la parte más alta de la fortaleza y también la más antigua, puede verse la cúspide de la roca alrededor de la que se construyeron, ya en el siglo XII, las primeras estructuras defensivas. Durante 70 años Valderrobres fue frontera entre los cristianos, al norte, y los musulmanes, asentados en Morella. Tras reconquistar el territorio, Alfonso II de Aragón cedió todo el valle al arzobispado de Zaragoza y así se mantuvo hasta el siglo XIX. El castillo creció como palacio del Arzobispo y en su espectacular Salón de las Chimeneas dejaba claro su poderío cuando recibía a señores feudales y vasallos.

Salón de las Chimeneas en el Castillo de Valderrobres. Foto: Marino HolgadoSalón de las Chimeneas en el Castillo de Valderrobres | Foto: Marino Holgado

En el castillo-palacio se han recuperado varios de sus salones y la estancia que acogía la cocina con una espectacular bóveda de ladrillo. También un pequeño cubículo que recibe el descriptivo nombre de "necesaria" y que no es otra cosa que un retrete con una oquedad directa al exterior para evacuar las necesidades. Y la claustrofóbica mazmorra que en tiempos se llamó "prisión de los capellanes", donde acababan, entre otros, los clérigos que no eran del agrado del arzobispo. En tiempos más recientes se le llamó el "pozo de la mano peluda", tal como en esta zona se conoce al "hombre del saco", una forma de evitar que los niños se acercaran por lo que eran las ruinas del castillo.

Iglesia de Santa María la Mayor, en Valderrobres. Foto: Marino HolgadoIglesia de Santa María la Mayor, en Valderrobres | Foto: Marino Holgado

Un pasadizo comunicaba directamente el palacio con la vecina Iglesia de Santa María la Mayor. Con un sola nave, siguiendo el estilo del gótico levantino y cuatro bóvedas nervadas, fue terminada por setenta esclavos sarracenos enviados por el Papa Luna. Su ábside aparece ahora diáfano, con una sola figura de un cristo crucificado. Pero no siempre fue así. Valderrobres fue escenario en 1933 de una revolución anarquista en la que llegó colocarse en el ayuntamiento la bandera roja y negra. Y durante la Guerra Civil volvió a ser base de grupos libertarios que quemaron el retablo del templo.

En las calles de Valderrobres también ha habido espacio para un pasado menos turbulento. El Museo de Valderrobres recuerda, por ejemplo, la figura de la soprano Elvira de Hidalgo, nacida aquí en 1891. Llegó a ser catedrática vitalicia de La Scala, en Milán, y descubridora y profesora de María Callas. El museo expone las fotos escolares de los niños de Valderrobres a lo largo de más de un siglo, toda una muestra del paso del tiempo. Otro de sus pisos recorre de forma gráfica los lugares más interesantes de Matarraña, una buena manera de preparar el recorrido por la comarca.

Calle del Carmen, una de las principales del casco antiguo de Valderrobres. Foto; Marino HolgadoCalle del Carmen, una de las principales del casco antiguo de Valderrobres | Foto: Marino Holgado

En el siglo XVI crece el poder de la burguesía y de los concejos, frente al tradicional del arzobispado. Es entonces cuando se construye el Ayuntamiento de Valderrobres junto al puente medieval y de esta forma el poder se desplaza a la parte baja del pueblo. Nace la Plaza Mayor y la lonja de la Casa Consistorial acoge el mercado. El edificio del Ayuntamiento, terminado en 1599 con estilo manierista, es reproducido fielmente en Barcelona durante la Exposición Universal de 1929 y allí permanece en el Pueblo Español.

Ayuntamiento y Fonda La Plaza, el renacentismo en Valderrobres. Foto: Marino HolgadoAyuntamiento y Fonda La Plaza, el renacentismo en Valderrobres | Foto: Marino Holgado

Junto al ayuntamiento, un edificio con torreón, almenas y gárgolas llama la atención. Construido hacia comienzos del siglo XV, fue sede de los Justicias (una especie de policía, juez y representante del señor feudal) y donde también se recogían en un primer momento los tributos. Hace 350 años se convirtió en hospedaje, tal como sigue siendo hoy con el nombre de Fonda La Plaza, una de las más antiguas de España.

Cruzo entre la Fonda y el Ayuntamiento y salgo del caso medieval de nuevo por el puente de San Roque que salva el río Matarraña. A ambos lados de la puerta me despiden dos curiosas figuras con cuerpo de león y cara de mono. Por aquí dicen que simboliza la fuerza y la sabiduría. Por delante tengo toda la comarca del Matarraña. Pero eso será otra historia.

El original del león con cabeza de mono está en la iglesia de Valderrobres. Foto: Marino HolgadoEl original del león con cabeza de mono está en la iglesia de Valderrobres | Foto: Marino Holgado

DATOS PRÁCTICOS PARA LA VISITA: Valderrobres, en el centro de la comarca del Matarraña, es un buen punto para alojarse y desde el que es sencillo llegar a otros pueblos de interés como Cretas, Calaceite o La Fresneda (de los que hablaré en otra ocasión). Un buen lugar para alojarse aquí es La Casa de Sebastián, un pequeño hotel con encanto en pleno casco antiguo.

En la Plaza de España encontraréis www.TurismoMatarraña.es. Aquí pueden contratarse visitas guiadas por Valderrobres y excursiones a lugares del entorno. Vale la pena escuchar el relato de sus guías para comprender realmente el lugar en el que nos encontramos.

 

Compartir en:
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Nacional de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en Interior, Tribunales, Sucesos o Inmigración, entre otros temas. Lleva 29 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana