Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
Lonely Planet elige el centro de Rumanía como la primera región a visitar en 2016

Transilvania, la tierra más allá de los bosques

Comencemos desterrando tópicos. Drácula nunca existió y Bram Stoker, el autor de la novela, nunca estuvo en Rumania. Así que visitemos Transilvania como lo que es: una espléndida región de la que quedaran es nuestra memoria imágenes de los inmensos bosques de los montes Cárpatos, de ciudades con cascos antiguos que poco han cambiado en siglos, de edificios cargados de historia como el palacio de Peles... Lonely Planet, en su habitual selección Best in Travel, ha seleccionado Transilvania como el Top 1 de las regiones del mundo para visitar en 2016. Estos son algunas pistas de por qué.

Calle de la ciudadela de Sighisoara, en Rumanía. Foto: Marino Holgado Casas de colores en a ciudadela de Sighisoara | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Sighisoara (Rumanía)  | Actualizado el 01/12/2015 a las 11:53 horas

La Torre del Reloj, de Sighisoara. Foto: Marino HolgadoLa Torre del Reloj, de Sighisoara | Foto: Marino Holgado

En lo alto de la Torre del Reloj, en Sighisoara, hay una galería que la circunda. En su barandilla de madera una placa de bronce marca la distancia desde aquí a Madrid, 2360 kilómetros. En algunos aspectos, la distancia entre España y Rumanía es mucho mayor. En otros muchos, estamos más cerca de lo que algunos podrían pensar. Pero detengámonos un momento en este lugar. Los 64 metros de altura de esta robusta Torre del Reloj, construida en 1280, nos permite una vista privilegiada de una de las más hermosas ciudades de Transilvania, Sighisoara.

La Torre del Reloj es una de las entradas a la ciudadela de Sighisoara, rodeada de una muralla del siglo XIV. Situada en un montículo por encima del resto de la ciudad. pasear por sus calles estrechas es como trasladarte al siglo XVI, cuando se construyeron muchas de sus casitas de colores. Un consejo para el viajero: es recomendable alojarse en uno de los pequeños hoteles con encanto que hay dentro de la ciudadela. Todo te quedará a mano, apenas sentirás la necesidad de salir fuera del recinto amurallado y vivirás mucho más de cerca la magia del lugar.

Festival ProEtnica que se celebra cada verano en Sighisoara. Foto: Marino HolgadoCada verano se celebra en Sighisoara el Festival ProEtnica | Foto: Marino Holgado

Vale la pena el esfuerzo de subir los 172 escalones que llevan hasta lo alto de la colina que domina Sighisoara. No sólo por caminar bajo la inmensa escalera cubierta por una estructura de madera. En lo alto está recreada una antigua escuela con sus pequeños pupitres, sus libros colegiales y sus mapas. También puede visitarse una iglesia luterana y. sobre todo, pasear por un cementerio donde todas sus lápidas llevan apellidos alemanes. Transilvania perteneció al imperio austro-húngaro, los reyes de Rumanía provenían de Alemania y la minoría alemana sigue siendo un importante grupo social en este país.

Sighisoara es una de las llamadas siete ciudades alemanas de Transilvania, una de las Siebenbürgen. Así se conoció durante una época esta región. Sibiu es otra de esas ciudades. Cuando llegas a ella en coche es importante no desanimarse al cruzar el extrarradio. Lo primero que observas son grises bloques de edificios de la época comunista, fábricas y calles sin encanto alguno. Hay que cruzar todo ese realismo soviético para llegar al centro histórico: uno de los más bellos del país. Le pasa lo mismo a muchas ciudades rumanas: un acogedor centro histórico rodeado de barrios que sólo merecen el olvido.

Edificios barrocos en la Plaza Grande de Sibiu, en Transilvania. Foto: Marino HolgadoEdificios barrocos en la Plaza Grande de Sibiu, en Transilvania | Foto: Marino Holgado

Sibiu fue fundada por colonos sajones en 1190. Por eso, en todo el centro abunda la arquitectura germánica. La vida discurre entre la Plaza Grande (Piata Mare), con palacios barrocos, una iglesia católica, nobles residencias y unas cuantas terrazas, y la Plaza Pequeña (Piata Mica), con abundantes restaurantes y casas color pastel. En el Puente de los Mentirosos cuentan que si dices una falsedad estando sobre él cruje. Aunque en realidad el nombre parece provenir de un error de pronunciación al traducirlo del original en alemán.

Sibiu y sus característica ventanas en forma de párpado. Foto: Marino HolgadoSibiu y sus característica ventanas en forma de párpado | Foto: Marino Holgado

Sibiu fue Capital Europea de la Cultura en 2007 y su casco histórico es Patrimonio de la Humanidad. Desde algunas de las terrazas de la Ciudad Alta puedes contemplar la llamada Ciudad Baja más allá de las murallas mientras disfrutas de un "apfelstrudel", el postre típico de Austria y del sur de Alemania, ejemplo de la herencia germana. En Sibiu tienes la sensación de que los edificios tienen vida y te observan mientras caminas: los característicos ventanucos de las buhardillas en forma de párpado hacen pensar que los tejados tienen ojos.

El Palacio de Peles, residencia real en los Cárpatos rumanos. Foto: Marino HolgadoEl Palacio de Peles, residencia real en los Cárpatos rumanos | Foto: Marino Holgado

Hay más ciudades en Transilvania que merecen una visita, como Brasov. Pero la historia reclama su hueco. Y no hay mejor lugar para palparla que el Palacio de Peles, rodeado del esplendor de los montes Cárpatos, cerca de Sinaia. Levantado a finales del siglo XIX como residencia veraniega del rey Carlos I y de su esposa, la reina Isabel. Dispone incluso de un pequeño cine y teatro. Puede observarse incluso la mesa donde se decidió en 1914 la neutralidad de Rumanía en la Primera Guerra Mundial.

El castillo de Bran, en Transilvania, atrae turismo con el mito de Drácula. Foto: Marino HolgadoEl castillo de Bran, en Transilvania, atrae turismo con el mito de Drácula | Foto: Marino Holgado

Otro pedazo de Historia está en el castillo de Bran, el llamado "castillo de Drácula". Probablemente por eso, es el lugar más visitado de Rumanía, también por los propio rumanos. Levantado en 1382, aseguran que aquí pasó unas noches el príncipe Vlad Tepes, "Vlad el Empalador", en el siglo XV. Vlad Tepes, hijo de la casa del Dragón (de Dracul, de ahí lo de Drácula), sí es un personaje histórico, admirado por muchos rumanos como símbolo de justicia y de independencia, por su lucha contra el imperio otomano. No está claro que fuera real su presencia en el castillo de Bran, pero eso poco importa. La fortaleza, que ha sido residencia de reyes mucho más cercanos en el tiempo, está dedicada a él.

Bierta, uno de los "pueblos sajones" de Transilvania. Foto: Marino HolgadoBierta, uno de los "pueblos sajones" de Transilvania | Foto: Marino Holgado

Sí parece más documentada la presencia de Vlad Tepes en otra fortaleza de Transilvania, la de Poienari. Allí, unas figuras empaladas te reciben al llegar las ruinas en lo alto de una montaña a las que se acceden tras subir 1500 escalones a través del bosque. La espectacular carretera de Transfagarasan, pueblos sajones con iglesias fortificadas como Biertan o Viscri,  o los montes Cárpatos, considerados por algunos como la Amazonía de Europa, con sus osos y lobos, son otras muchas citas para el viajero en Transilvania, "la tierra más allá de los bosques".

Habitación del Fronius Hotel. Foto: Marino HolgadoHabitación del Fronius Hotel | Foto: M. Holgado

DATOS PARA LA VISITA: La compañía rumana Tarom o las de bajo coste Wizz o Blue Air conectan con vuelos directos España con varias ciudades rumanas a precios razonables: Bucarest, en el sur, Timisoara en el oeste, o Cluj Napoca, en Transilvania. Las ciudades de Transilvania tienen una amplia oferta de hoteles de todos los tipos. Os dejo una recomendación en cada una de ellas. El Fronius Boutique Residence, un hotel con encanto en la ciudadela de Sighisoara. El Ramada Sibiu Hotel, en la entrada del casco histórico de Sibiu. Y el Hotel Armatti, en Brasov, ciudad cercana a los castillos de Peles y de Bran. Alquilar un coche es la mejor forma de recorrer Rumanía, aunque hay formas de hacerlo combinando trenes y autobuses.

Compartir en:
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Nacional de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en Interior, Tribunales, Sucesos o Inmigración, entre otros temas. Lleva 29 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana