Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
Premio arquitectónico para el rascacielos icono de la capital inglesa

The Shard, el nuevo techo de Londres

Tener más de 100 metros de altura es el primer requisito para recibir el premio al mejor rascacielos del año. "The Shard" lo triplica. El techo de Londres y de la Unión Europea, la enorme aguja de cristal levantada junto al London Bridge, acaba de recibir el premio Emporis al mejor rascacielos de 2013. El diseño del edificio surgió en las mesas de trabajo del estudio del arquitecto Renzo Piano. Toda visita a Londres debe pasar ahora por el espléndido mirador que corona el edificio.

El rascacielos The Shard, a un paso del Támesis y de la Torre de Londres. Foto: Marino Holgado El rascacielos The Shard, a un paso del Támesis y de la Torre de Londres | Foto: Marino Holgado

Londres  |  Marino Holgado  | Actualizado el 26/06/2014 a las 13:51 horas

Ver Londres convertido en una espectacular maqueta... real. Sólo hay que subir hasta el piso 69 del nuevo icono de la ciudad. "The Shard" ha traspasado el techo de la capital inglesa con sus 310 metros de altura para convertirse en el edificio más alto de la Unión Europea y el segundo de todo el continente. "Un rascacielos que se reconoce de inmediato", es uno de los factores valorados por los expertos de Emporis, una base de datos de edificios de todo el mundo que otorga  el "Emporis Skyscraper Award" al mejor rascacielos terminado cada año. El de 2013 se lo ha llevado The Shard por su diseño y funcionalidad.

Londres, desde el mirador del rascacielos The Shard. Foto: Marino HolgadoLondres, desde el mirador del rascacielos The Shard | Foto: Marino Holgado

Los diseñadores de este espectacular rascacielos recubierto con 11.000 cristales sabían que "The Shard" iba a ser la nueva imagen de la ciudad y tuvieron el acierto de coronar el edificio con un fantástico mirador en tres niveles. Ya son habituales las colas de visitantes a los pies del edificio. La espera es breve gracias al sistema de entradas por tramos horarios y a la venta de entradas on line. Cuando lo visité apenas aguardé cinco minutos y ya estaba dentro.

El recorrido comienza con una foto delante de un croma verde para insertarle después una panorámica de Londres con los visitantes sobrevolando la torre. El resultado no está demasiado logrado. La subida en dos ascensores consecutivos ya es toda una experiencia, diseñados con techos en los que diversas proyecciones te hacen creer que llegas al cielo. Y casi.

Visitantes en el mirador The View, en la torre The Shard, de Londres.  Foto: Marino HolgadoVisitantes en el mirador The View, en la torre The Shard | Foto: Marino Holgado

Al mirador lo han llamado The View y, desde luego, la vista lo merece. Ahí tienes a tus pies toda la capital inglesa desde una altura que permite, dependiendo del tiempo, una visibilidad de hasta 64 kilómetros a la redonda. Frente a uno de los lados, la City, el centro financiero de Londres con sus reconocibles rascacielos; a un lado, el Puente de la Torre, al otro el del Milenio. La vista alcanza buena parte de los puentes del Támesis, convertido desde esta altura en una sinuosa lengua de agua que atraviesa la ciudad. A lo lejos el Big Ben y la famosa noria, el London Eye, tan pequeña desde aquí arriba. Las líneas de tren que salen de la estación de London Bridge como cicatrices urbanas, los enanos autobuses de dos pisos, el estadio olímpico..., ahí está toda la capital británica.

Los telescopios del mirador del rascacielos The Shard, de Londres. Foto: Marino HolgadoLos telescopios del mirador | Foto: Marino Holgado

Todo queda, aquí, a la vista del ojo... y de los modernos telescopios a disposición del visitante. Con estos tecnológicos prismáticos puedes enfocar cualquier lugar a tu alrededor y aparecerá sobreimpresionado en la pantalla su nombre y, en muchos casos, información adicional. Pero además te ofrece esa misma vista a diferentes horas del día y de la noche.

Los niveles superiores de The View están semiabiertos por su parte superior. Cuando lo visité, en un frío comienzo de primavera, aún pude ver algo de nieve en el suelo del mirador gracias a la temperatura en los 244 metros de altura de la planta 72. Las paredes del edificio, completamente acristaladas, hacen más intensa la experiencia de encontrarse aquí arriba. El resto de la altura, hasta los 310 metros, son la cúspide de esta moderna pirámide, con sus cuatro lados convergiendo hasta culminar el rascacielos casi en una aguja, en una astilla.

Una recomendación. Vale la pena comprar las entradas con antelación a través de su página web. Hay que decidir el día y la hora de la visita pero permite un rápido acceso y un interesante descuento. No es barato: 25 libras (algo más de 29 euros) y 19 libras (22 euros) los niños hasta 15 años. Pero será un gasto agradecido y necesario en el nuevo Londres.

El mirador The View ocupa las tres últimas plantas de la torre y la última está semiabierta. Foto: Marino HolgadoEl mirador The View ocupa las tres últimas plantas de la torre y la última está semiabierta | Foto: Marino Holgado

The Shard es una auténtica ciudad vertical. Sus 28 primeras plantas son oficinas, de la 31 a la 33 hay restaurantes, la 52 es un spa, de la 53 a la 65 son apartamentos residenciales y entre la 34 y la 52 acaba de abrir sus puertas, las de sus 202 habitaciones, el lujoso Shangri-La Hotel, At the Shard. Con precios acordes al lugar, por encima de 600 euros la noche, el establecimiento presume de tener el bar más alto de Londres, el "Gong".

La torre The Shard, en la renovada orilla sur del Támesis. Foto: Marino HolgadoLa torre The Shard, en la renovada orilla sur del Támesis | Foto: Marino Holgado

Levantado en Southwark, la visita a The Shard permite además pasear por la renovada orilla sur del Támesis, desde la zona del Ayuntamiento hasta la catedral de St Paul, cruzando el río por el puente del Milenio. Una zona con interesantes rincones donde añejos edificios industriales y portuarios acogen ahora vanguardistas locales o donde encontrarse, de repente, con una reconstrucción de un galeón del siglo XVI al girar una esquina. Todo bajo la sombra de una aguja arquitectónica que ha crecido para ser el nuevo icono de la siempre cambiante capital británica.

 

Seguro que te interesa... Los miradores de Nueva York

Compartir en:
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Nacional de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en Interior, Tribunales, Sucesos o Inmigración, entre otros temas. Lleva 29 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana