Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
Lonely Planet elige este país con forma de lágrima como su Best in Travel para este año

Siete visitas imprescindibles en Sri Lanka, destino estrella para 2019

Cada año la editorial de viajes Lonely Planet elabora su Best in Travel, su propuesta de los mejores destinos viajeros. Para 2019, el apartado de regiones lo encabeza el Piamonte, en Italia; el de ciudades, Copenhague, en Dinamarca; y el de países, Sri Lanka. Nos detenemos ahora en esta joya asiática, un país que, desde 2009, con el final de un conflicto armado que se prolongó durante casi tres décadas, no ha dejado de crecer como destino turístico. Con gente extremadamente amable y suficientes maravillas imprescindibles en el diario de cualquier viajero, estos son siete lugares en Sri Lanka que no deberías perderte.

 

El Buda reclinado de Gal Vihara, en el recinto arqueológico de Polonnaruwa. Foto. Marino Holgado El Buda reclinado de Gal Vihara, en el recinto arqueológico de Polonnaruwa | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Galle (Sri Lanka)  | Actualizado el 21/01/2019 a las 18:21 horas

Persas, chinos, indios, portugueses, holandeses, británicos... Si todo el mundo ha querido pasar por aquí y hacer suya esta isla, por algo será. Si grandes viajeros como Marco Polo o Ibn Batuta pararon aquí, ¿cómo no lo vamos a hacer nosotros?

La roca de Sigiriya vista desde la cumbre de Pidurangala. Foto: Marino HolgadoLa roca de Sigiriya vista desde la cumbre de Pidurangala | Foto: Marino Holgado

La Roca del León, ¿el inaccesible refugio de un rey? Nadie puede viajar a Sri Lanka y no visitar Sigiriya. Esta espectacular montaña es, en realidad, una roca de 200 metros de altura y paredes verticales. En lo alto se conservan las ruinas de lo que pudo ser un monasterio o un palacio. Fue, dicen por aquí, el refugio del rey Kasyappa, que intentaba, después de emparedar vivo a su padre, evitar la venganza de su hermano.

Sigiriya es espectacular se mire desde donde se mire. Lo es su subida: muchos de los 1230 escalones están literalmente colgados de la pared vertical. Lo es su cumbre: una superficie prácticamente plana e inclinada con impresionantes vistas de la selva alrededor. Pero quizá su mejor perspectiva es desde una roca similar, a un kilómetro de distancia y de menor altura, Pidurangala. Subirla requiere un cierto esfuerzo, pero desde lo alto se ve Sigiriya con una apariencia mágica, como una enorme e inaccesible roca surgiendo de entre la selva.

Templo hindú en el recinto arqueológico de Polonnaruwa. Foto: Marino HolgadoTemplo hindú en el recinto arqueológico de Polonnaruwa | Foto: Marino Holgado

El Gal Vihara, en Polonnaruwa. La bicicleta es la mejor forma de recorrer el recinto arqueológico de Polonnaruwa, la que fue hace 1000 años capital de la isla. Son cientos de tumbas, templos, estatuas y stupas en un área cerrada, libre del bullicio y del tráfico. Pero no ajena a la vida. Porque los esrilanqueses vienen aquí no sólo a contemplar una parte de su historia, sino a rezar ante sus divinidades, sean budistas o hinduistas. Cuando visité el lugar era día de ofrendas en un pequeño templo hinduista, con una atmósfera mágica entre las plegarias del sacerdote y el humo de las velas.

El Gal Vihara, por su parte, uno de los puntos culminantes de la visita, es el recinto de los rezos budistas ante cuatro figuras de Buda, una de ellas de pie y con siete metros de altura; otra tumbada, de 14 metros de longitud, representando el nirvana tras la muerte. Las cuatro figuras están cortadas de un único y enorme bloque de granito.

Una de las cuevas de Dambulla, en el centro de Sri Lanka. Foto: Marino HolgadoUna de las cuevas de Dambulla, en el centro de Sri Lanka | Foto: Marino Holgado

Los templos rupestres de Dambulla. Los 160 metros de subida hay que tomárselos con calma y con cuidado con los monos para que no te quiten la fruta con la que intentas recuperar el resuello. Pero lo que espera arriba no decepcionará. El complejo del Templo Real de Dambulla son cinco cuevas con unas 150 estatuas y pinturas de Buda que cubren incluso los techos de piedra. Las imágenes más antiguas superan los 2000 años. Aunque sean cuevas son de fácil acceso, es como visitar las estancias de un templo. En la bajada, más descansado, seguramente apreciarás mejor la diversión que ofrecen las familias de monos.

Un tuk-tuk entre las plantaciones de té de las montañas de Nuwara Eliya. Foto: Marino HolgadoUn tuk-tuk entre las plantaciones de té de las montañas de Nuwara Eliya | Foto: Marino Holgado

Las montañas de té de Nuwara Eliya. En 1867 se plantó el primer té en Ceilán, antiguo nombre de la isla. Hoy, Sri Lanka es el cuarto productor mundial. Y las llamadas "tierras altas", las montañas del centro del país, son el lugar donde se produce. Aquí el paisaje son infinitas plantaciones de té cubriendo las laderas de las montañas. La ciudad de Nuwara Eliya, con su arquitectura de la época colonial inglesa, es una buena base para visitar el lugar.

Lo mejor es contratar un tuk-tuk para recorrer sus carreteras y visitar algunas fábricas de té, como Mackwoods, establecida aquí desde 1841, con visita guiada, degustación y tienda. Una experiencia muy apreciada en las "tierras altas" es hacer parte del recorrido en un lento tren: el trayecto entre Nuwara Eliya hasta Ella o incluso hasta Kandy regala espectaculares panorámicas. Conseguir billetes en temporada alta puede ser un problema.

Un leopardo en el Parque Nacional de Yala, en el sur del país. Foto: Marino HolgadoUn leopardo en el Parque Nacional de Yala, en el sur del país | Foto: Marino Holgado

Los leopardos de Yala. El Parque Nacional de Yala es, dicen, uno de los mejores lugares del mundo para avistar leopardos. Eso no significa que sea fácil. Hay que contar con un poco de suerte y la pericia del guía con el que hagas la visita. Yala es un enorme parque nacional en plena costa sur de Sri Lanka donde abundan cocodrilos, elefantes, grandes varanos, pavos reales, búfalos, flamencos... Pero el país ofrece otros muchos lugares donde ver fauna salvaje. Cerca de Yala, en Mirissa, salen barcos para avistar ballenas en el océano. Y en el centro del país, Minneriya es un excelente parque nacional para ver grandes manadas de elefantes.

Una muralla rodea por completo el Fort de Galle, su zona colonial. Foto: Marino HolgadoUna muralla rodea por completo el Fort de Galle, su zona colonial | Foto: Marino Holgado

La ciudad colonial de Galle. El Fort, la ciudadela de Galle, es un acogedor recinto de casas de la época colonial holandesa en un entorno tropical. Rodeado por una muralla bañada por el océano Índico, pasear por ella al atardecer es un pasatiempo tan apreciado por visitantes como por quienes viven aquí. Porque el Fort de Galle es un lugar que mezcla hoteles con encanto, coquetos restaurantes e interesantes tiendas, con la vitalidad de la comunidad que vive y trabaja aquí, entre ellos muchos musulmanes que acuden a la mezquita tras la llamada a la oración.

La llamativa bandera de Sri Lanka aúna a cingaleses, tamiles, musulmanes y budistas. Foto: Marino Holgado La bandera de Sri Lanka aúna a cingaleses, tamiles, musulmanes y budistas | Foto: Marino Holgado

Un paseo sin rumbo puede llevarte a los juzgados, donde asistir a un juicio, o a la vieja oficina de la compañía Lloyd's, donde permanece la pizarra con las horas de salida y llegada de sus barcos. Imprescindible alojarse en el interior de la ciudadela para palpar su aletargado ambiente tropical.

Un atardecer en Colombo. La capital de Sri Lanka es un lugar en el que no suelen detenerse los turistas, más interesados en las muchas maravillas que ofrece el resto de la isla. Pero no está mal dedicar unas horas a Colombo, antes de coger el vuelo de regreso a casa. Pasear al atardecer por el Galle Face Green es una deliciosa manera de sumergirte en la bulliciosa vida de los esrilanqueses.

El Galle Face Green, el parque de Colombo al que todos acuden para ver el atardecer. Foto: Marino HolgadoEl Galle Face Green, el parque de Colombo al que todos acuden para ver el atardecer | Foto: Marino Holgado

Este parque y paseo junto al océano orientado hacia la puesta de sol es muy apreciado por los habitantes de la capital, que vienen aquí al caer la tarde. Cientos de cometas volando, tímidas parejas ocultando su amor bajo oportunos paraguas, familias paseando entre los puestos de comida callejera o siendo testigos de la ceremonia de arriado de bandera... Todos ellos te dedicarán siempre, como en todo Sri Lanka, una sincera sonrisa.

Compartir en:
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Nacional de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en Interior, Tribunales, Sucesos o Inmigración, entre otros temas. Lleva 29 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana