Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
El Parlamento, Maramures, Bucovina, Sighisoara, Transfagarasan, Sibiu, Castillo de Peles

Siete razones (hay muchas más) para viajar a Rumanía

En España conviven con nosotros un millón de rumanos. Pero, ¿qué sabemos nosotros de su país? ¿Cuántas ciudades rumanas seríamos capaces de mencionar? ¿Qué sabemos de su agitada historia más allá del abrupto final de la dictadura de Ceaucescu? ¿Cuántos lugares nos suenan de Rumania que merecen una visita? Un viaje de tres semanas permite conocer, con calma, muchos de los rincones del país de los Cárpatos que el viajero debe visitar. Vamos a detenernos, sólo, en siete de ellos. Pero hay más. Bine ai venit, bienvenidos.

El Palacio del Parlamento de Bucarest. Foto: Marino Holgado El Palacio del Parlamento de Bucarest, delirio inacabado de un dictador | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Bucarest (Rumanía)  | Actualizado el 20/02/2015 a las 18:13 horas

1.- El delirio del sátrapa. La imagen más reconocida de Bucarest, aunque muchos rumanos hubieran preferido que no existiera. El Palacio del Parlamento es el descomunal fruto del delirio del dictador Nicolae Ceaucescu, el lugar donde pretendía situar todos los órganos de poder. Cuentan que es el segundo edificio más grande del mundo después del Pentágono norteamericano. Las obras comenzaron en 1984 y aún no está terminado. Para su construcción se arrasó una amplia zona de la capital, incluidas iglesias ortodoxas con siglos de antigüedad.

Se usa como centro internacional de conferencias y su visita es una parada imprescindible en Rumania. Si después se viaja al norte conviene visitar la prisión de Siguet, en Siguetu Marmatiei, convertida en memorial por las víctimas políticas de la dictadura, para llevarse una visión completa de la era Ceaucescu.

Misa dominical en la iglesia de Desesti, en Maramures (Rumanía). Foto: Marino HolgadoMisa dominical en la iglesia de Desesti, en Maramures | Foto: Marino Holgado


2.- El viaje en el tiempo de Maramures. Muchas de las iglesias de madera de Maramures son Patrimonio de la Humanidad. También lo deberían ser sus gentes. Los rumanos son reservados, pero extraordinariamente amables. Y en la región de Maramures, en el norte de Rumania, el viajero es recibido como parte de la familia.

Las iglesias de madera de Desesti, Budesti o Surdesti son austeras aunque espectaculares por fuera, e íntimas y sorprendentemente bellas en su interior. Mejor visitarlas en domingo y coincidir con las misas ortodoxas. Los habitantes de esta zona rural del país acuden a la iglesia con trajes típicos, profunda religiosidad y amables sonrisas al extraño con su cámara de fotos.

Castillo de Peles, en Sinaia (Rumanía), entre los bosques de los Cárpatos. Foto: Marino HolgadoCastillo de Peles, en Sinaia, entre los bosques de los Cárpatos | Foto: Marino Holgado

3.- Castillos y palacios. El Castillo de Peles, en Sinaia, era la residencia de verano del rey Carlos I, el monarca de origen alemán que reinó en Rumania hasta 1914. Su esposa, la reina Isabel, amante de la música, la pintura y la literatura, dejó su impronta en este palacio, seguramente el castillo más interesante y bello del país, rodeado de los exuberantes bosques de las montañas de los Cárpatos. En sus habitaciones estuvo de invitada incluso la emperatriz Sissi.

El Castillo de Bran, en cambio, es un recorrido por una leyenda, la de Drácula, y por una realidad, la del personaje que lo inspiró, el príncipe Vlad Tepes, "el Empalador". Conviene olvidarse de tópicos y quedarse con la historia real de Vlad. Son los dos lugares de Rumania en los que el viajero tendrá que hacer cola para entrar.

Tramo norte de la carretera Transfagarasan, en Rumanía. Foto: Marino HolgadoTramo norte de la carretera Transfagarasan | Foto: Marino Holgado


4.- Las curvas de Transfagarasan. La carretera de Transfagarasan es una de las más apreciadas del mundo por los amantes del motor. Sus 90 kilómetros de curvas llegan hasta los 2000 metros de altitud, donde espera el lago Balea. Conecta las regiones de Valaquia y Transilvania a través de las montañas Fagaras y fue inaugurada en 1974 como parte de una estrategia militar ante una posible invasión del país. Mejor hacerla de norte a sur. Desde noviembre hasta la primavera es fácil que esté cerrada por nieve.

El monasterio de Sucevita, Patrimonio de la Humanidad, en la región rumana de Bucovina. Foto: Marino HolgadoEl monasterio pintado de Sucevita, Patrimonio de la Humanidad, en la región de Bucovina | Foto: Marino Holgado

5.- Pinturas a la intemperie en Bucovina. Los de Humor, Voronet, Moldovita y Sucevita son cuatro monasterios que forman una interesante ruta artística en la región de Bucovina, en el noreste de Rumania. Estos monasterios ortodoxos tiene la peculiaridad de tener espléndidos frescos tanto dentro de las iglesias como en el exterior de sus muros, para explicar los pasajes bíblicos a todos aquellos que no cabían en su reducido interior: campesinos y soldados. Cada monasterio tiene sus colores predominantes y sus frescos más representativos. Todos ellos son Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Piata Mare, la plaza principal del centro histórico de Sibiu, en Rumanía. Foto: Marino HolgadoPiata Mare, la plaza principal del centro histórico de Sibiu | Foto: Marino Holgado

6.- Las ciudades de Transilvania. Muchas ciudades rumanas tienen centros históricos muy bien conservados, rodeados después por una periferia más que olvidable. Sibiu o Brasov son dos ejemplos de ciudades transilvanas en los que el casco antiguo parece un pequeño pueblo, con bellos edificios que atesoran siglos de historia, calles adoquinadas y plazas barrocas, zonas cerradas al tráfico en los que vale la pena pasear sin un rumbo fijo. Sibiu, Capital Europea de la Cultura en 2007, tiene un encanto tranquilo que atrapa al viajero. Obligado fijarse en esos ventanucos en forma de párpado que airean las buhardillas de las casas.

La Torre del Reloj y casas de la ciudadela de Sighisoara, en Rumanía. Foto: Marino HolgadoLa Torre del Reloj y casas de la ciudadela de Sighisoara | Foto: Marino Holgado


7.- Una ciudadela de cuento. Una placa en lo alto de la Torre del Reloj marca la distancia: a 2360 kilómetros de Madrid. Pero la distancia en el tiempo parece mucho mayor. La ciudadela de Sighisoara parece detenida en un tiempo imaginario: calles empedradas, casitas de colores, elaborados restaurantes, rincones con encanto y una muralla del siglo XIV. Imprescindible quedarse en alguno de los pequeños hoteles o casas de huéspedes del recinto amurallado.

Para los frikis, una visita más que prescindible: la casa donde nació el príncipe Vlad "el Empalador", la figura que inspiró el personaje de Drácula. Sighisoara es, además, una buena base para visitar los pueblos sajones de Transilvania.

DATOS PARA LA VISITA: La compañía rumana Tarom o las de bajo coste Wizz o Blue Air conectan con vuelos directos España con varias ciudades rumanas a precios razonables. Bucarest, en el sur, o Cluj Napoca, en Transilvania, son los mejores accesos a las zonas de mayor interés. Hay trenes y autobuses que conectan las principales ciudades, aunque disponer de coche propio es imprescindible para acceder a algunos de los lugares recomendados. Conviene calcular una media de 50 kilómetros por hora para los desplazamientos por carretera.

Compartir en:
  • Foto de marinoholgado

    #2 marinoholgado Claro, Cipri. Faltan varios lugares. Pero no quería extenderme mucho más. Por eso lo del titular: "hay muchos más". Pero es cierto que el delta del Danubio es un motivo más para viajar a la zona. Gracias por el comentario

    17/10/2014 a las 15:21
  • Foto de Cipri

    #1 Cipri Falta al menos una cosa muy importante: El Delta del Danubio - patrimonio de la UNESCO

    14/10/2014 a las 12:49
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Sociedad y Cultura de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en sucesos, tribunales o inmigración, entre otros temas. Lleva 26 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana