Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
Alemania conmemora los 25 años de la desaparición del Telón de Acero

Seis paradas en Berlín tras la huella de la caída del Muro

La libertad para viajar. Es una de las primeras respuestas de los antiguos habitantes de la extinta República Democrática de Alemania cuando se les pregunta por los beneficios de la caída del Muro. Viajar, en aquel momento, podía significar ir sólo a unos cuantos kilómetros de casa. Berlín celebra el próximo domingo los 25 años de la caída del Muro, de aquel 9 de noviembre en que una rueda de prensa desencadenó un cambio en la Historia, el final de un país y el rediseño de un continente. Miles de globos señalarán este domingo el trazado del Muro en su parte berlinesa. Estos son seis escenarios en Berlín para refrescar la memoria de aquella cicatriz de hormigón.

Una doble línea de adoquines señaliza el recorrido del Muro de Berlín. Foto: Marino Holgado Una doble línea de adoquines señaliza el recorrido del Muro de Berlín | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Berlín  | Actualizado el 07/11/2014 a las 17:30 horas

1,- La Puerta de Brandeburgo. El símbolo de Berlín y de Alemania. Será el centro de las celebraciones oficiales para conmemorar los 25 años de la caída del Muro y de la desaparición de la República Democrática de Alemania once meses después. Toda la historia de Berlín ha ocurrido en torno a este lugar. Durante los años de la partición quedó en Berlín oriental, aunque aislada y solitaria en la tierra de nadie cercana al Muro. También fue aquí donde se inmortalizaron las primera imágenes de la caída del Muro, con la simbólica puerta detrás.

La puerta de Brandeburgo, el centro de Berlín. Foto: Marino HolgadoLa puerta de Brandeburgo, el centro de Berlín | Foto: Marino Holgado

Encajonada ahora entre los edificios que rodean la plaza de París, en la que no se respetó un mínimo espacio en torno a la puerta, la remodelación de la ciudad no fue muy acertada con su mayor símbolo. Pero nadie habrá estado en Berlín si no pasa por aquí.

2.- East Side Gallery. Poco queda del trazado original del muro y debemos agradecer que algo se conservara después de aquel otoño de 1989 en que derribarlo era la mayor ansia de berlineses de ambos lados. Los 1300 metros del muro conocidos como la East Side Gallery son el lugar donde mejor nos podemos hacer una idea de cómo era el parapeto que dividió esta ciudad durante 28 años. Aunque con la imaginación deberemos añadir un doble muro, algunas alambradas, torres de vigilancia y unos cuantos vopos, los guardias de frontera de la Alemania del Este con el gatillo dispuesto para disparar a quien intentara saltarlo hacia occidente.

La East Side Gallery es el mayor fragmento conservado del Muro de Berlín. Foto: Marino HolgadoLa East Side Gallery es el mayor fragmento conservado del Muro | Foto: Marino Holgado

La East Side Gallery es la mayor galería de arte al aire libre del mundo, con 106 murales en los que un centenar de artistas plasmaron sus ideas en los meses posteriores al caída del Muro. Todas en el lado oriental de la pared. El occidental, el que da al río Spree, es un lugar ideal donde disfrutar del atardecer.

3.- El Checkpoint Charlie. Un auténtico reclamo turístico. Nada aquí es original, que nadie se engañe. El punto de control más conocido entre Berlín Este y Berlín Oeste fue demolido en junio de 1990. Diez años después se construyó una réplica de la primera caseta de control y los sacos terreros se llenaron de cemento. En torno a esta reconstrucción pululan jóvenes vestidos con uniformes militares de la época para que el turista pueda hacerse fotos con ellos a cambio de unas monedas.

El Checkpoint Charlie convertido en una atracción turística de Berlín. Foto: Marino HolgadoEl Checkpoint Charlie convertido en una atracción turística | Foto: Marino Holgado

El lugar vale la pena si nos fijamos en las fotos y documentos que hay alrededor, al aire libre, con los que entender lo que fue este lugar cuando cruzarlo podía costar la vida.

4.- Karl Marx Allee. Imposible visitar un país que ya no existe. La República Democrática de Alemania, la RDA, desapareció en 1990, pero hay lugares en Berlín que ayudan a imaginar el ambiente de aquel régimen. La Karl Marx Allee, la avenida principal de la zona de Friedrichshain, es el mejor exponente arquitectónico del realismo socialista. Sus 90 metros de ancho, sus más de dos kilómetros de largo y sus bloques de viviendas de estilo soviético permiten entender algo de la vida en la Alemania oriental. Las casas que dan a la avenida eran para algunos de los privilegiados del extinto régimen. Detrás quedan los "plattenbauten", los bloques grises y uniformes con los que se reconstruyó un Berlín destrozado tras la guerra.

Bloques de estilo soviético en torno a la Karl-Marx-Allee, en Berlín. Foto: Marino HolgadoBloques de estilo soviético en torno a la avenida Karl-Marx-Allee | Foto: Marino Holgado

Es recomendable una parada en el Café Sybille, en el número 72 de la avenida. Era una cafetería muy frecuentada en el Berlín de la RDA y se reabrió años después de la caída del Muro con el mismo ambiente que tenía en los años 60. Está decorada con objetos habituales de la época socialista. En algunas zonas de Karl Marx Allee son visibles las famosas tuberías exteriores pintadas de rosa, propias de la capital alemana.

5.- Postdamer Platz. El contrapunto a Karl-Marx-Allee es la innovadora plaza de Postdam. Centro de la vida bulliciosa y nocturna de los años 20, quedó destruida durante la guerra y en las décadas posteriores fue un espacio vacío atravesado por el Muro y una amplia tierra de nadie. Tras la caída del Telón de Acero en 1989 su amplio espacio lo ocupó el acero y el cristal de vanguardistas edificios firmados por destacados arquitectos. Zona de oficinas y grandes hoteles, sus numerosos restaurantes y el enorme centro comercial del Sony Center, con su espectacular bóveda, le dan una animada vida, sobre todo al caer la noche.

La arquitectura moderna de la plaza de Postdam, en Berlín. Foto: Marino HolgadoLa arquitectura moderna de la plaza de Postdam, en Berlín | Foto: Marino Holgado

El Bulevar de las Estrellas, a imitación del Paseo de la Fama de Hollywood, rinde homenaje a celebridades del cine alemán. Por aquí pasean las estrellas contemporáneas que pisan la alfombra roja del Festival de Cine de Berlín, la Berlinale, cada mes de febrero.

6.- Reichstag. La Cúpula del Reichstag es el símbolo del nuevo Berlín y de la nueva Alemania surgida tras la caída del Muro. El edificio del Parlamento quedó destruido tras la guerra y del lado occidental tras la división de la ciudad, aunque a tan sólo un par de metros del Muro. La unificación convirtió Berlín de nuevo en capital alemana y el arquitecto Norman Foster se encargó de darle al edificio la grandiosidad necesaria. Desde entonces, subir a la cúpula del Reichstag es una parada imprescindible para el viajero en Berlín. La visita es gratuita aunque es recomendable reservar con antelación día y hora. Evitas colas y te garantizas la entrada.

Interior de la cúpula del Reichstag, en Berlín. Foto: Marino HolgadoInterior de la cúpula del Reichstag, en Berlín | Foto: Marino Holgado

La subida a la cúpula permite sentirte parte de una obra arquitectónica audaz y de una gran belleza. Y contemplar buena parte del centro de Berlín desde las alturas. Aunque no es el mejor mirador de la ciudad.

Para las vistas más espectaculares hay que subir a la Torre de la Televisión, la Fernsehturm, junto a Alexanderplatz. Construida en 1969 por el régimen de la Alemania del Este, fue el símbolo del Berlín oriental, visible desde buena parte de la ciudad. Los 204 metros de altura de su mirador permiten unas vistas inigualables de la ciudad europea que más ha cambiado en los últimos 25 años, los que han pasado desde el histórico 9 de noviembre de 1989 en que los berlineses tiraron el muro que les separaba.

Compartir en:
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Sociedad y Cultura de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en sucesos, tribunales o inmigración, entre otros temas. Lleva 26 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana