Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
Conduciendo por los puentes de madera cubiertos del noreste de Estados Unidos

Los puentes de Vermont

Ronda los 60 años, conduce una camioneta, es vegetariano y fuma Camel. Su nombre, Robert Kincaid. Su profesión, fotógrafo de National Geographic. Esa persona nunca existió en realidad, pero el personaje interpretado por Clint Eastwood nos dejó a muchos en la retina una imagen: la de los puentes de madera cubiertos del condado de Madison, en Iowa (Estados Unidos). Ese paisaje típico sobre todo del norte y este del país se repite en Pensilvania, en Indiana, en Carolina del Norte..., también en Nueva Inglaterra. Nos acercamos ahora a los puentes cubiertos del estado de Vermont.

El puente de madera cubierto de Green River, en Vermont. Foto: Marino Holgado El puente de madera de Green River, junto a un pequeño hotel | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Vermont (Estados Unidos)  | Actualizado el 23/09/2014 a las 10:33 horas

Vermont es conocido como el "estado de las Green Mountain", una de las cordilleras que lo atraviesa. Fronterizo con Canadá, con Maine o con el estado de Nueva York, es conocido por sus paisajes rurales, sus productos lácteos y su jarabe de arce. Aunque aquí nos sonará más una de sus marcas más exportadas: los helados Ben & Jerry's. Recorriendo el sur del Estado, en las inmediaciones de la ciudad de Brattleboro, por sus carreteras podremos visitar algunos de sus más conocidos puentes cubiertos de madera. En todo el Estado hay un centenar. Un par de días son suficientes para acercarnos, sin prisas, a una decena de ellos.

Salgo de Brattleboro hacia el noroeste, por la carretera 30. A poco menos de diez kilómetros aparece la figura del puente cubierto de Dummerston. Sus 82 metros lo convierten en el puente de este tipo aún abierto al tráfico más largo de Vermont. Construido en 1872 para salvar el cauce del West River, fue restaurado en 1998. Como otros 29 puentes de madera cubiertos de Estados Unidos, forma parte desde 1973 del Registro Nacional de Lugares Históricos.

 

El puente de Dummerston es el más largo de madera aún en uso de Vermont. Foto: Marino HolgadoEl puente de Dummerston es el más largo de madera aún en uso de Vermont | Foto: Marino Holgado


La mayor parte de estos puentes fueron construidos en el siglo XIX. Los más antiguos datan de 1789 y de 1800. Hay diversas teorías de por qué se construían puentes cubiertos y la mayoría de las razones tienen que ver, como es lógico, con cuestiones meteorológicas. Las construcciones de madera son muy sensibles al clima y en estas zonas, con frecuentes lluvias e intensas nevadas, cubrir los puentes protegía mejor el suelo de madera. Además, dificultaba más la formación de hielo y mantenía seco el firme, lo que hacía más improbable que los caballos pudieran resbalar.

Un puente de madera descubierto apenas dura poco más de una década. Estos han aguantado más de un siglo. La ruta de los puentes cubiertos de Vermont no sólo permite admirar estas construcciones, también su espectacular entorno. El cercano puente de Williamsville, de 1870, está situado en un entorno boscoso sobre el Rock River con casas de madera "típicamente americanas".

El puente de Williamsville, en Vermont, en un entorno "típicamente" americano. Foto: Marino HolgadoEl puente de Williamsville, en un entorno "típicamente" americano | Foto: Marino Holgado

Siguiendo de nuevo la carretera 30 llego a la localidad de Newfane, en el condado de Windham. Blancos edificios hacen de su centro urbano uno de los más pintorescos de la zona, donde no faltan un par de monolitos en los que se recuerda los nombres de los vecinos de Newfane caídos en combate, desde su guerra civil hasta las contiendas más recientes.

Edificios del centro de Newfane, en Vermont. Foto: Marino HolgadoEl centro de Newfane, una de las localidades en el entorno de los puentes | Foto: Marino Holgado

Muchos de estos puentes se pintaban de rojo: o todo el puente o sólo las dos entradas. También para esto hay alguna teoría: de ese color eran fácilmente visibles en medio de la nieve y permitía localizar enseguida el lugar por donde cruzar un río. Rojos son los de Silk Road, Papel Mill o el puente Henry, los tres muy cercanos entre sí.

El Henry Bridge, a tres horas al suroeste de Vermont, forma parte de un encantador paisaje. Sus 36 metros de largo permiten cruzar el río Walloomsac, en el condado de Bennington A su lado hay un hotel, el Henry House Inn, en una gran casa blanca colonial de madera de 1769, anterior al propio puente, construido 70 años después. Rodeada de pinos y arces, puede oírse el croar de las ranas en un charca cercana.

El hotel Henry House Inn junto al Henry Bridge, en Vermont. Foto: Marino HolgadoEl hotel Henry House Inn junto al puente Henry | Foto: Marino Holgado

Porque, en muchos casos, el entorno de estos puentes se ha conservado inalterable desde hace más de un siglo. El puente de Green River, al suroeste de Brattleboro, fue construido en 1870. Justo al lado se encuentra el Green River Bridge House, un pequeño hotel con encanto en una casa de madera y de estilo colonial 40 años más antigua que el puente, de 1830. Rodeada de bosques y con el río a un paso, el lugar sólo cosecha críticas positivas de los viajeros.

Una de las granjas habituales en el sur de Vermont. Foto: Marino HolgadoUna de las granjas habituales en el sur de Vermont | Foto: Marino Holgado

Viajar por Vermont es una inmersión en lo que todos imaginamos como lo más pintoresco de Estados Unidos: bosques inmensos, granjas, pequeñas ciudades, casas de madera, recuerdos de batallas coloniales... Hasta 1885 se habían construido en todo el país más de 10.000 puentes de madera cubiertos. Se conservan en torno a un millar. Y una décima parte de ellos en este estado. Muchas parejas encontraron en ellos la privacidad necesaria. De ahí el apodo con el que también eran conocidos: para muchas parejas eran los "puentes para besarse".

DATOS PARA LA VISITA: Dependiendo de la época del año, Iberia dispone de vuelos directos desde Madrid y Barcelona hasta Boston. La ciudad de Brattleboro, en Vermont, está a 170 kilómetros de Boston y es una buena base para recorrer el sur de este estado. Un hotel recomendable aquí, a un precio razonable, es el Holiday Inn Express Hotel & Suites Blatleboro, en las afueras de la ciudad. Hay otros hoteles y moteles, aunque no demasiados. Lo única forma de recorrer la zona es en coche. Algunos puentes son difíciles de encontrar (si no eres de allí, claro), por lo que es deseable hacerse con un mapa que tenga las localizaciones.

Compartir en:
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Nacional de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en Interior, Tribunales, Sucesos o Inmigración, entre otros temas. Lleva 29 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana