Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
Recorrido por una decena de puentes alrededor del mundo (1)

De puentes para el puente: Brooklyn, Myanmar, Venecia... y más

España se va de puente. La doble festividad de la próxima semana hará de esta palabra, puente, una de las más repetidas...y deseadas. Por eso, dejadme que en esta ocasión la propuesta viajera sea muy visual: un recorrido por puentes de todo tipo y a lo largo de varios continentes. Los veremos de hierro y acero, de teca, de piedra... Modernos o con varios siglos de antigüedad... Imprescindibles o puramente recreativos... Unos muy conocidos y otros no tanto... Iniciemos ya nuestro trayecto como se decía en aquel viejo juego de la oca: de puente a puente y tiro...

El puente de Brooklyn y, detrás, el de Manhattan, en Nueva York. Foto: Marino Holgado El puente de Brooklyn y, detrás, el de Manhattan, en Nueva York | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Madrid  | Actualizado el 29/11/2011 a las 09:01 horas

Es, quizá, uno de los más conocidos, de los más fotografiados, de los más transitados por gentes llegadas de todos los países. Tiene 128 años y estoy seguro que no hay turista que viaje a Nueva York que se resista a hacerle una foto. El puente de Brooklyn fue el mayor puente colgante de su época, 1883, y el primero construido en acero. Unió los barrios de Manhattan y Brooklyn, un trayecto que hasta entonces sólo podía hacerse en transbordador.

Visita obligada para quien viaje por primera vez a Nueva York y apreciada para quienes repitan. Recorrerlo caminando por su carril peatonal (cuidado con invadir el carril-bici, no les hace ninguna gracia a los ciclistas) ofrece un paseo inolvidable y unas vistas espectaculares, tanto de día, como de noche. Si te mueves en metro, las paradas de High Street, en Brooklyn, o las de Chambers y City Hall, en Manhattan, te dejan a ambos lados del puente.

Si el de Brooklyn fue el mayor puente colgante cuando se construyó, el de U Bein es aún el puente de teca más largo del mundo. A 11 kilómetros de Mandalay, la capital del norte de Myanmar, está Amarapura, capital real en el siglos XVIII y XIX. Construido un poco antes que el de Nueva York, en 1849, todo el puente está hecho con madera de teca y descansa sobre pilares del mismo material, aunque algunos de ellos han sido sustituidos por otros de hormigón buscando una mayor seguridad. Atraviesa el lago Taungthaman.

U Bein, en Myanmar, el mayor puente de teca del mundo. Foto: Marino HolgadoU Bein, en Myanmar, el mayor puente de teca del mundo | Foto: Marino Holgado

Con 1200 metros de longitud, sólo puede recorrerse caminando o pedaleando. Su forma curva ofrece un agradable paseo, sobre todo si se hace a la salida o a la caída del sol. Tiene media docena de lugares cubiertos donde poder sentarse si el sol aprieta o para saborear las vistas del lago. Sus 1200 pilares proceden de un antiguo palacio, cuando la capital imperial se trasladó desde aquí a Mandalay.

El viajero puede llegar hasta aquí fácilmente desde Mandalay, en autobús o en un taxi. Esta última opción puede ser más práctica para visitar varios lugares de interés en los alrededores de Mandalay. En la entrada del puente hay un lugar donde poder tomar un té o una cerveza. Si acudís en temporada seca es posible que bajo el puente no haya agua.

El Puente de los Suspiros, en Venecia. Foto: Marino HolgadoEl Puente de los Suspiros, en Venecia | Foto: Marino Holgado

El que cada vez tiene más agua bajo él es nuestro siguiente escenario. Del acero a la teca y de aquí a la piedra, a la de Istria del siglo XVII con la que se construyó el Puente de los Suspiros, en Venecia. Tiene un nombre equívoco. Los suspiros no eran producto de su belleza y de su entorno, sino de quienes pasaban por él.

El puente une el Palacio Ducal que alojó, entre otros órganos, a los tribunales, y entre ellos el de la Inquisición, con los nuevos calabozos construidos en un edificio al otro lado del pequeño canal. Los presos, al pasar por el puente camino del tribunal o regresando a sus celdas tras escuchar su sentencia, suspiraban, quizá por la belleza que se atisbaba a través de sus celosías de piedra o, más bien, por el incierto futuro que les esperaba.

Lo cierto es que ahora esos suspiros se han sustituido por el de los turistas que intentan hacerse un hueco en el cercano Puente de la Paglia para lograr una foto del de los Suspiros.

Más turbulentas que los canales de Venecia son las aguas que sortean nuestro siguiente puente. Sin salir de Europa nos acercamos hasta Biarritz, en Francia. Allí, en la Plaza de la Virgen, una pequeña pasarela metálica salva las bravas aguas del Cantábrico y lleva al viajero hasta una roca en medio del mar con un espectacular mirador. Las olas rompen contra el lugar, proporcionando un espectáculo a la vez hermoso e inquietante. Es sencillo llegar hasta aquí caminando desde la playa principal de Biarritz en dirección al puerto pesquero. Unos minutos de paseo bordeando el litoral nos llevará directamente hasta el lugar.

Un pequeño puente conduce a un mirador sobre el mar en Biarritz, Francia. Foto: Marino HolgadoUn pequeño puente conduce a un mirador sobre el mar en Biarritz, Francia | Foto: Marino Holgado

Y luego hay puentes sin nombre, anónimas estructuras que nunca merecieron la atención suficiente de alguien que le pusiera un apelativo, pero tan necesarios o más que todos los anteriores. Estamos en la ruta 34, una de las carreteras que recorre de sur a norte la costa del Pacífico en Costa Rica. Incluso lo avisa el navegador de nuestro coche: "puente peligroso", nos indica. Sí, pero no hay otro. O pasamos o damos media vuelta. Bajando desde Jacó hacia el parque nacional Manuel Antonio la carretera vuela sobre las desembocaduras de varios ríos. Un par de puentes de hierro salvan los cauces.

Viejo puente anónimo en la ruta 34, en Costa Rica. Foto: Marino HolgadoViejo puente anónimo en la ruta 34, en Costa Rica | Foto: Marino Holgado

Son viejos y estrechos, el suelo de madera se mueve al contacto con las ruedas, sólo admite un carril y los coches y camiones deben esperar a que no circule nadie en sentido contrario... Pero durante décadas han permitido a los "ticos", a los costarricenses que viven por aquí, poder comunicarse, poder desplazarse, poder ir de un lugar a otro. Al fin y al cabo, para eso sirve un puente. Cuando pasé por allí estaban construyendo a su lado un puente de acero y hormigón. Más moderno y seguro, funcional pero feo, sin comparación con la belleza del hierro y el óxido del puente que queda condenado a una muerte lenta. Y es que ya lo dice aquel: Si es que ya no se construye como antes...

EL PRÓXIMO POST: De puentes para el puente (y 2): San Francisco, Berlín, Vietnam...

Compartir en:
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Sociedad y Cultura de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en sucesos, tribunales o inmigración, entre otros temas. Lleva 26 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

PUBLICIDAD
  • La nube no tiene Tags actualmente.
más temas
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana