Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
Bodegas de vino, azulejos, paseos junto al río Duero..., es la capital del norte de Portugal

Oporto, un río y dos ciudades

Nada más cruzar el puente de Don Luis I, el famoso y fotogénico puente de hierro de Oporto, lo primero que escucho al otro lado es: esto ya no es Oporto, esto es Vila Nova de Gaia. Lo que parece una única urbe atravesada por el poderoso río Duero a punto de desembocar en el Atlántico, son en realidad dos ciudades: Oporto al norte, Vila Nova de Gaia al sur. Ninguna de las dos podría entenderse sin la otra, ninguna de las dos podría existir sin la otra.

El puente don Luis I y Oporto, durante el atardecer. Foto Marino Holgado El puente don Luis I, el Duero y Oporto, durante el atardecer | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Oporto (Portugal)  | Actualizado el 20/02/2017 a las 11:04 horas

Las bodegas Cálem producen vino de Oporto desde hace 158 años. Es una de las 40 marcas que lo elaboran. Todas tienen sus almacenes, donde lo fermentan y producen, en Vila Nova de Gaia. Una veintena de bodegas pueden visitarse. La de Cálem es una de ellas. La visita es, sobre todo, una lección de qué es el vino de Oporto.

El guía nos explica, con apasionamiento, que el famoso vino de Oporto no se hace en Oporto. Los viñedos están en la región del Douro (la zona atravesada por el río Duero) y la elaboración se hace en Gaia. Oporto es sólo, añade, una acertada y exitosa marca comercial. Pero el vino nunca llega a pisar el suelo de la ciudad de Oporto..., hasta que se bebe, claro. El recorrido por la bodega termina con una degustación de dos tipos de oporto. Y, en el caso de la última visita del día, con una sesión de fados mientras los 20 grados del vino hacen su efecto en nosotros.

Recital de fados y degustación de oporto en Bodegas Cálem. Foto: Marino HolgadoRecital de fados y degustación de oporto en Bodegas Cálem | Foto: Marino Holgado

Gaia no sólo aporta las bodegas a la visita de Oporto. También los mejores miradores, las inigualables e imprescindibles vistas al atardecer. Desde el paseo fluvial de Gaia, desde la terraza del monasterio de Serra do Pilar o desde la zona del teleférico el ocaso es espectacular, con los rayos de sol tiñendo de naranja, al otro lado del río, las casas antiguas del barrio de Ribeira coronado por la catedral y el Palacio Episcopal. Esto sí, esto es Oporto.

El barrio de Ribeira, junto al río Duero, es el Oporto medieval. Foto: Marino HolgadoEl barrio de Ribeira, junto al río Duero, es el Oporto medieval | Foto: Marino Holgado

Ribeira es el barrio castizo de Oporto, el de los callejones medievales, el de las empinadas escaleras que suben hacia el centro de la ciudad y el del laberinto de callejuelas flanqueadas por las casas más antiguas de Oporto. Cada una pintada en un color diferente, todos suaves tonos pastel, alguna recubierta de azulejos, unas cuantas algo desconchadas, otras, la mayoría, cuidadosamente pintadas.

Callejones, escaleras y coloridas casas en el barrio de Ribeira. Foto: Marino HolgadoCallejones, escaleras y coloridas casas en el barrio de Ribeira | Foto: Marino Holgado

La ropa tendida en las ventanas, los gatos correteando por los rincones, los cocineros y camareros de los restaurantes tomándose un descanso para fumar..., así es Barredo, el auténtico nombre del barrio que sube desde el río hasta la catedral, pero que todo el mundo conoce como Ribeira. Porque es el cais, el muelle de Ribeira, el que ha dado nombre a la zona. Los muelles son el paseo fluvial junto al Duero, lugar de restaurantes y terrazas, de músicos callejeros y de vendedores de paseos en barco por el río. La zona, seguramente, más animada de Oporto.

O, al menos, tan animada como el centro de la ciudad. Oporto está de moda y eso se nota en sus calles, donde es fácil oír hablar en varias lenguas diferentes en sólo unos metros. Viajeros que llegan, muchos en avión, y menos por la histórica estación de Sao Bento con, probablemente, el vestíbulo más bonito que puedas ver en una estación de tren. Terminada en 1916, sus famosos murales con 20.000 azulejos de Jorge Colaço representan batallas históricas y escenas cotidianas.

Mosaicos de azulejos decoran la estación de tren de Sao Bento, en Oporto. Foto: Marino HolgadoMosaicos de azulejos decoran la estación de tren de Sao Bento | Foto: Marino Holgado

Azulejos en azul y blanco como los de la estación del ferrocarril aparecen en muchos lugares de Oporto. Pero hay otros dos edificios donde adquieren categoría de monumento: el claustro gótico de la Sé, catedral de Oporto, y uno de los muros exteriores de la iglesia do Carmo, donde se relata gráficamente la fundación de la orden del Monte Carmelo.

Azulejos en el claustro de la Catedral de Oporto. Foto: Marino HolgadoAzulejos en el claustro de la Catedral de Oporto | Foto: Marino Holgado

Precisamente en la plaza de esta iglesia puede cogerse uno de los históricos tranvías que aún funcionan en la ciudad y que, en su recorrido por el centro, pasa junto a la Torre de los Clérigos, la plaza de la Libertad, la avenida de los Aliados y llega hasta la plaza de Batalha, donde comenzar de nuevo a caminar. En Oporto vale la pena callejear, entrar en sus delicadas tiendas, en sus detallistas restaurantes, recorrer sus zonas hipster o su arteria más comercial, la Rua de Santa Catarina con las tiendas de marcas más populares... Y hacerlo con calma porque, para nuestra suerte, Oporto está ahí al lado. Y siempre valdrá la pena volver.

Algunos de los tranvías históricos que aún circulan por Oporto. Foto: Marino HolgadoAlgunos de los tranvías históricos que aún circulan por Oporto | Foto: Marino Holgado

DATOS PRÁCTICOS PARA LA VISITA: La visita guiada a Caves Cálem que termina con una degustación de oporto acompañada de un recital de fados es la última del día, a las 18:00 en invierno y a las 18:30 en verano. Cuesta 17,5 euros. El resto del día las visitas, sin fados, cuestan seis euros. La entrada a la Sé, la catedral, es gratuita, pero la del Claustro cuesta tres euros. Es posible comprar una entrada combinada para el Claustro y la Torre de los Clérigos por cinco euros.

Un billete de tranvía vale 2,5 euros, aunque también es accesible con las tarjetas de transporte. En una visita corta a Oporto es probable que no uses los transportes públicos: todo el centro de la ciudad, el puente de Don Luis I y la zona de Gaia se puede hacer caminando. Todo dependerá de la zona donde te alojes.

 

Compartir en:
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Sociedad y Cultura de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en sucesos, tribunales o inmigración, entre otros temas. Lleva 26 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana