VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
DESTINOS: ESTADOS UNIDOS Y LAS FIESTAS DE FINAL DE AÑO

Nueva York, a la espera de Santa Claus

Mañana de domingo en Brooklyn. Caminando por el barrio de Williamsburg oigo un ruido inconfundible. Es el entrecortado sonido, grave y profundo, característico de los dos cilindros de un motor de explosión. Tres Harley Davidson arrancan en un semáforo. No las manejan tres rudos motoristas vestidos de cuero con banderas sureñas, sino tres Santa Claus con sus trajes rojos y blancos. ¿Es tan grande Nueva York que ya han comenzado a repartir sus regalos tres semanas antes de la Nochebuena? La Gran Manzana vive en diciembre su temporada más alta para el turismo. Miles de luces anuncian por las calles que el fin de año está cerca y el viajero no quiere perdérselo.

La decoración navideña, en las tiendas de la Quinta Avenida. Foto: Marino Holgado La decoración navideña, en las tiendas de la Quinta Avenida | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Nueva York  | Actualizado el 20/12/2011 a las 09:29 horas

Noche del 30 de noviembre. Se inaugura en el Rockefeller Center, en la Quinta Avenida, el árbol de Navidad. Es el pistoletazo de salida: Nueva York se encamina, sin marcha atrás, hacia las fiestas de Fin de Año. Miles de turistas, millones quizá, aterrizarán estos días en Manhattan para embriagarse de espíritu navideño y para embargarse de tienda en tienda.

El árbol del Rockefeller Center. Foto: Marino HolgadoEl árbol del Rockefeller Center | Foto: Marino Holgado

Sábado 3 de diciembre. Intento llegar al Rockefeller Center para ver el conocido árbol. Gran error. Lo mismo han pensado miles de neoyorquinos. Agentes de seguridad organizan el tráfico... peatonal. Por la calle 50 no puedo acceder, por aquí sólo se puede salir. Avanzo lentamente y consigo entrar desde la Quinta Avenida.

Ya lo veo: el enorme abeto está al fondo. "Pues tampoco es para tanto", pienso, al ver el árbol empequeñecido por el enorme rascacielos de 70 pisos que lo enmarca. Intuyo que las largas colas que hay alrededor son para patinar en la pista de hielo. Ni pregunto dónde acaba la fila. Salgo de aquí como puedo. Ya hemos hecho la turistada: ahora, a disfrutar de Nueva York.

Domingo 4 de diciembre. Desayuno en un café de la Séptima Avenida. Tienen puesta música navideña. Pero no cualquier tema. Entre melodías de películas suena también John Lennon y su "Merry Christmas (The war is over)", Feliz Navidad, la guerra terminó. Muy adecuado oír a Lennon en esta ciudad a cuatro días del aniversario de su asesinato a pocas manzanas de aquí. A través de la cristalera observo cómo un afroamericano para en la acera con una gran carro. Quita el plástico que lo cubre e instala un puesto ambulante de venta de bolsos, gorros y otros artilugios. "Ya es Navidad, para los ricos y los pobres, el mundo está tan mal repartido...",  dice Lennon en la canción.

Faltan 20 días para la Nochebuena: aún es pronto para oír niños cantando villancicos por las calles o para ver orondos papánoeles haciendo de reclamo en las zonas comerciales. Así que el espíritu de la navidad tiene, de momento, forma de bombilla. La de miles y miles de resplandecientes led's y luces de bajo consumo (Nueva York se ha vuelto verde) que iluminan las avenidas de Manhattan. Los turistas más que acudir al portal de Belén, acuden al escaparate de las rebajas. "El mundo está tan mal repartido..."

Árboles iluminados en el distrito financiero. Foto: Marino HolgadoÁrboles iluminados en el distrito financiero | Foto: Marino Holgado

Porque no hay tienda en Broadway, la Quinta Avenida o Lexington donde no se oiga hablar castellano. Compramos ropa o aparatos electrónicos con el mismo furor que hace unos pocos años se compraban adosados en la periferia. Los precios son muy competitivos y ya que estás aquí vale la pena comprar. Por eso, es fácil ver españoles con la lista en la mano de los encargos recibidos, con la talla del pantalón o los gigas de la tableta. Porque últimamente, si dices que vas a Nueva York, lo primero que oyes es: "¿me puedes comprar...?

En la Navidad, Manhattan es la auténtica ciudad de la luz. Foto: Marino HolgadoEn la Navidad, Manhattan es la auténtica ciudad de la luz | Foto: Marino Holgado

En estos días, las tiendas lucen sus mejores galas. Los escaparates de la Quinta Avenida, sobre todo desde el Rockefeller Center hasta Central Park, están espectaculares. Los de los grandes almacenes Saks, frente al Rockefeller Center, tienen hasta un pasillo vallado propio para evitar aglomeraciones entre quienes se paran a verlos. El videomapping que se proyecta sobre su fachada cada pocos minutos también merece la atención del viajero.

Pero si algo hemos visto repetidamente en las, a veces empalagosas, películas navideñas norteamericanas es gente patinando sobre hielo entre los rascacielos de la Gran Manzana. Y para esto quizá la mejor opción está en la esquina sureste de Central Park. Wollman Rink es una pista de patinaje permanente que desde octubre a abril se hace sobre hielo.

La pista de patinaje de Central Park. Foto: Marino HolgadoLa pista de patinaje de Central Park | Foto: Marino Holgado

Está al aire libre. Más grande y menos concurrida que la del Rockefeller Center, lo que hace única esta pista de hielo son las impagables imágenes con el skyline de los rascacielos de Manhattan detrás. Cuesta 10.75 dólares para los adultos, además de 6.20 dólares el alquiler de los patines. Si hay una postal navideña de Nueva York, está aquí.

¿El espíritu navideño llega, incluso, a Wall Street? Foto: Marino Holgado¿El espíritu navideño llega, incluso, a Wall Street? | Foto: Marino Holgado

Cuatro de la tarde. Distrito financiero de Manhattan. Cierra la Bolsa. Una hora después salen del trabajo miles de empleados de entidades financieras. A esta hora, en diciembre, ya es prácticamente de noche. Las luces de Navidad brillan en las calles y una estrella de oriente ilumina la entrada a Wall Street desde la avenida Broadway. Desconozco si el espíritu de la Navidad consigue traspasar las fachadas de acero y cristal de estos edificios donde se decide nuestro futuro. "Feliz año nuevo, dar esperanza es bueno", decía Lennon en su canción.  Que así sea.

Compartir en:
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Sociedad y Cultura de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en sucesos, tribunales o inmigración, entre otros temas. Lleva 26 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

PUBLICIDAD
  • La nube no tiene Tags actualmente.
más temas
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.