Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
El 21 de abril se corre el 118 Maratón de Boston, el primero tras las explosiones de 2013

Memoriales en Boston recuerdan el maratón del atentado

El cronómetro marcaba 04:09:43. Hacía ya dos horas que Lelisa Dedisa, etíope, había cruzado la meta. Miles de maratonianos corrían aún. Y miles de espectadores les animaban desde las aceras y en la línea de meta. Una explosión y una humareda blanca ponían fin al Maratón de Boston. Ocurrió frente al 671 de la calle Boylston, la más importante de la ciudad. Segundos después una segunda detonación convertía el horror en pánico. Dentro de unos días, Boston y los bostonianos conjurarán sus fantasmas. El 21 de abril el mundo entero mirará de nuevo a la ciudad mientras celebra el primer maratón después de aquel atentado.

Línea de meta del maratón de Boston. Foto: Marino Holgado Línea de meta del maratón de Boston | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Boston (Estados Unidos)  | Actualizado el 07/04/2014 a las 10:11 horas

Michael Kennedy era un bombero del Engine 33 de Boston. Este parque de bomberos está en la calle Boylston: El más cercano a los atentados de hace un año, los primeros que llegaron a las explosiones el 15 de abril de 2013. El bombero Kennedy se preparaba estos días para correr el maratón de este año, una cita muy especial para la ciudad de Boston, el primero tras aquel ataque. Pero este 26 de marzo el bombero Kennedy acudió a apagar un incendio y murió junto a un compañero. El 21 de abril Boston también se acordará de él.

Recuerdos del atentado en la reja de una iglesia de Boston. Foto: Marino HolgadoRecuerdos del atentado en la reja de una iglesia de Boston | Foto: Marino Holgado

Doblo la esquina al comienzo de la calle Arlington con Boylston, junto al parque. La reja que bordea el jardín de una iglesia está llena de lazos, de jirones de ropa de todos los colores, de algún banderín con la enseña de Estados Unidos. "We are strong", somos fuertes, leo en uno de los trozos de tela anudados a las rejas de la iglesia de la calle Arlington. Es uno de los memoriales con el recuerdo del aquel atentado que se llevó tres vidas por delante, un niño de ocho años y dos chicas jóvenes, de 23 y 29.

Mensajes de recuerdo del atentado de 2013 en Boston. Foto: Marino HolgadoRecuerdos del atentado en la reja de una iglesia de Boston | Foto: Marino Holgado

No es el único recuerdo de lo ocurrido hace un año. Unos metros más adelante, tras superar la plaza Copley, en el asfalto permanece pintada la línea de meta de aquel maratón, aunque no es exactamente la misma que había ese día. El texto recuerda que aquella era la edición número 117 del maratón popular más antiguo del mundo, uno de los seis que forman el World Marathon Majors, la liga de oro de este tipo de carreras. Junto a la meta, uno de los edificios más representativos de Boston, la Biblioteca Pública, la primera del país, fundada en 1848, y su moderna ampliación, de 1971.

Boylston es una calle animada. Sus anchas aceras acogen terrazas de las cafeterías y restaurantes. Hay unos cuantos bares donde tomar unas cervezas mientras ves un partido de los Red Sox, el equipo de béisbol de la ciudad. La calle está especialmente animada: por las mañanas a la hora del desayuno, a mediodía para comer en sus locales, y por las tardes después de la salida del trabajo. A los bostonianos les gusta tomarse unas cervezas después de la jornada laboral. Siempre se ha dicho que son los más europeos de los estadounidenses.

Lugar de la segunda explosión del atentado de 2013. Foto: Marino HolgadoLugar de la segunda explosión del atentado de 2013 | Foto: Marino Holgado

Una farola a la altura del 755 también tiene colgados algunos recordatorios, un corazón recortado y una pequeña bandera de las barras y las estrellas. Aquí estalló la segunda bomba de aquel atentado, sólo unos segundos después de la primera. En los días posteriores otro pequeño memorial creció en la cercana plaza Copley. En las vallas metálicas colocadas por la policía la gente dejó espontáneamente sus zapatillas de corredor, peluches, banderas, camisetas, cartas... Durante este año han sido catalogados y archivados todos esos objetos. Ahora, hasta el próximo 11 de junio, varios cientos de estos artículos se mostrarán en una exposición en la Biblioteca Pública de la plaza, dentro de los actos en recuerdo de lo ocurrido aquel 15 de abril.

Me encuentro de nuevo con la huella de los atentados en el campus del Massachusetts Institute of Technology (M.I.T.), la universidad de ciencias y tecnología más prestigiosa del mundo. En uno de los pasillos de su edificio central hay una foto de un joven policía, casi un chaval. Sean Collier murió cuatro días después de las explosiones cuando se interpuso en la huida de los presuntos terroristas. De nuevo, la misma palabra junto al retrato: "Strong", fuerte.

Homenaje al policía asesinado en el campus del MIT de Boston. Foto: Marino HolgadoHomenaje al policía asesinado en el campus del MIT de Boston | Foto: Marino Holgado

Desde 1897, el tercer lunes del mes de abril de cada año, sin excepción, se ha corrido el Maratón de Boston. En unos días se celebra la edición más especial de todas, la 118. Este año habrá 36.000 dorsales. Son 9.000 más de los habituales: los de quienes el pasado año no pudieron terminar la carrera porque, cuando el cronómetro marcaba ese 04:09:43, aún no habían llegado a la meta. La cruzarán, por fin, un año después.

La televisiva entrada del restaurante Cheers en Boston. Foto: Marino HolgadoLa televisiva entrada del restaurante Cheers en Boston | Foto: Marino Holgado

DATOS PARA LA VISITA: La 118 edición del Maratón de Boston se corre el próximo 21 de abril, un lunes festivo muy especial porque también se conmemora el Patriot's Day. Iberia vuela de Madrid a Boston. Dependiendo de la época del año dispone de vuelos directos. Muy cerca de la calle Boylston, sólo cruzando el parque, los viajeros tienen un lugar curioso para comer, Cheers (84 Beacon Street). Sólo la fachada es la original que aparecía en la famosa serie de televisión. Su carta recuerda a los personajes televisivos en alguno de sus platos y, esto es América, tienen una surtida tienda de recuerdos.

Compartir en:
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Sociedad y Cultura de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en sucesos, tribunales o inmigración, entre otros temas. Lleva 26 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana