Atresmedia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
CUATRO RECORRIDOS PARA UN VERANO / 3

Malasia (1): Kuala Lumpur, Malacca, Penang y las islas Perhentian

Malasia, situado al sur de Tailandia, no es un destino habitual para los viajeros españoles. Con 25 millones de habitantes, los de origen malayo, incluidos grupos indígenas, suman algo más 60 por ciento de la población, un 24 por ciento son de origen chino y los de origen indio suman algo más del siete. Porque Malasia es, sobre todo, mezcla de culturas. Así lo fue también en el pasado: portugueses, holandeses y británicos dejaron aquí su huella en sucesivas etapas. El país se divide en dos partes: la península malaya y el norte de la isla de Borneo. En este viaje de 18 días nos centraremos en la parte peninsular. Es la tercera entrega de nuestras propuestas de recorridos para este verano, después de las anteriores dedicadas a India y Perú.

Las torres Petronas, desde el barrio tradicional de Kampung Baru, en Kuala Lumpur. Foto: Marino Holgado Las torres Petronas, desde el barrio tradicional de Kampung Baru, en Kuala Lumpur | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Madrid  | Actualizado el 19/06/2012 a las 10:05 horas

Días 1-2: Kuala Lumpur es la capital de Malasia. No hay vuelos directos desde España. Nosotros llegamos desde Bangkok con Air Asia, una compañía low cost, en un vuelo de un par de horas. Kuala Lumpur es una ciudad grande y moderna. Permaneceremos día y medio aquí al comienzo del recorrido y dejaremos dos más para el final. El aeropuerto de Kuala Lumpur está a unos 70 kilómetros de la ciudad. Nuestro primer día aquí apenas nos dará para un primer paseo antes de cenar.

Si Kuala Lumpur tiene una visita imprescindible esa son las Torres Petronas. Durante seis años fueron el edificio más alto del mundo con sus 451,9 metros de altura. Primer dato importante: cierra los lunes. Las entradas de cada jornada se compran el mismo día a primera hora en un sótano del edificio (conviene ir en torno a las seis o siete de la mañana, si no, te quedarás sin ticket). Puedes elegir el turno (de los que queden cuando llegues a la taquilla) en el que quieres subir hasta el skybridge, el puente que une las dos torres en la planta 41.

Las  Torres Petronas fueron durante años las más altas del mundo. Foto: Marino HolgadoLas Torres Petronas fueron durante años las más altas del mundo | Foto: Marino Holgado

El tiempo que estarás arriba es de apenas quince minutos. Desde hace poco tiempo se puede hacer una segunda visita, a lo más alto de una de las torres, para la que se venden muy pocas entradas pero que pueden adquirirse con antelación. Os dejo un enlace a otro blog en el que explican con detalle todo este proceso. De momento las entradas no se venden por Internet, pero aseguran que pronto será posible, así que si vais a Malasia antes consultar su página web por si hay cambios.

De todas formas, la imagen más espectacular de las Petronas son las torres mismas y eso se ve desde fuera. Además de por su altura, es un bello edificio. Pensad en ir al menos un par de veces: una de día y otra de noche. El ambiente en su base nunca decae. Forman parte de un enorme centro comercial, el Suria KLCC, donde podéis comprar, comer, pasear y mirar.

Desde las torres nos desplazamos al cercano barrio de Kampung Baru, prácticamente un pueblo en medio del moderno e incluso futurista Kuala Lumpur, que conserva tradicionales casas de madera malayas. Junto al barrio se encuentra el mayor templo sij del sudeste asiático. Después nos acercaremos a Litle India y terminaremos el día en Chinatown. Por Kuala Lumpur nos moveremos siempre en metro, con algunas líneas en un monorrail elevado.

Templo chino en el Chinatown de Malacca. Foto: Marino HolgadoTemplo chino en el Chinatown de Malacca | Foto: Marino Holgado

Días 3-4: Salimos hacia el sur en autobús. En dos horas estamos en Malacca, en la costa oeste del país. En torno a Town Square visitamos la zona colonial con cuidados edificios de la etapa holandesa de la ciudad, entre ellos el Museo de Historia y Etnografía en la que fuera residencia del Gobernador. Subimos a la colina de San Pablo, que alberga los restos de la presencia portuguesa y dispone de las mejores vistas de la ciudad y del mar, del estrecho de Malacca. Si bajamos antes de las cinco de la tarde podremos entrar en el Palacio del Sultanato y dar, ya de noche, un primer paseo por Chinatown para cenar.

El segundo día visitaremos de nuevo Chinatown, un conjunto de calles y casas bien conservadas de estilo chino. Son las llamadas casas peranakan, con fachadas muy decoradas, puertas artesonadas de madera y que disponen en su interior de amplios patios. Algunas de ellas son tiendas o museos y pueden visitarse. Una curiosidad es la zapatería Wah Aik, especializada en los minizapatos que calzaban las adineradas mujeres chinas hasta atrofiarles el pie. Veremos también templos chinos y otros hindúes o musulmanes.

El barrio de Medan Portugis, en las afueras de la ciudad, conserva esencias y nombres portugueses. Sus habitantes hablan un dialecto llamado kristang, de gramática malaya y vocabulario proveniente del portugués antiguo. Es un barrio junto al mar, pero al que parece dar la espalda.

Jóvenes en Penang. La convivencia multicultural caracteriza Malasia. Foto: Marino HolgadoJóvenes en Penang. La convivencia multicultural caracteriza Malasia | Foto: Marino Holgado

Día 5: Viajamos a la isla de Penang, en la costa noroeste del país, en el estrecho de Malacca. El viaje en autobús es largo. Las teóricas siete u ocho horas se alargan bastante porque en el camino está la capital, Kuala Lumpur, donde el conductor entra para dejar y recoger viajeros. Llegaremos a Georgetown, la capital de la isla de Penang, ya de noche.

Días 6-7: Penang fue la primera colonia británica en Malasia. Comenzamos la visita por el distrito colonial: la torre del reloj, las ruinas del Fuerte Cornwallis, el "padang", un campo de juego abierto rodeado de los edificios públicos más importantes, característico de las ciudades coloniales malayas. El de Georgetown está flanqueado por el Ayuntamiento,  el Consistorio, el mar y la muralla del fuerte. Recorreremos la zona de Chinatown, epicentro de mochileros en la ciudad, y tomaremos algo en el Eastern & Oriental Hotel, un establecimiento de lujo, de estilo colonial, de 1884.

Playas desiertas en Pulau Besar, en las islas Perhentian. Foto: Marino HolgadoPlayas desiertas en Pulau Besar, en las islas Perhentian | Foto: Marino Holgado

El segundo día recorreremos parte de la isla con un coche de alquiler. Comenzamos en la colina de Penang, conocida como Bukit Bandera. Desde el funicular en que subimos pueden verse algunas residencias construidas aquí durante la etapa colonial por los más adinerados buscando el frescor de la montaña gracias a sus 821 metros de altura. Después visitaremos el templo budista de Kek Lok Si antes de tomar la carretera que recorre la costa de Penang para detenernos en alguna de sus playas camino del  pueblo pesquero de Teluk Bahang. A partir de aquí, dependiendo de la hora, podremos seguir explorando la isla o regresar hacia Georgetown ya que esta noche salimos en autobús hacia nuestro siguiente destino.

Un rincón de Pulau Besar, en las islas Perhentian. Foto: Marino HolgadoUn rincón de Pulau Besar | Foto: Marino Holgado

Días 8 a 10: En un autobús nocturno cruzamos todo el norte de Malasia, de oeste a este. Llegamos aún de noche a Kuala Besut, desde donde salen los barcos que llevan a las Perhentian. Son dos pequeñas islas, Pulau Besar (la grande) y Pulau Kecil (la pequeña), situadas 20 kilómetros mar adentro frente a la costa del estado de Terengganu. Las dos disponen de hoteles de tamaño pequeño o medio. Kecil es tradicionalmente un destino más adecuado para jóvenes mochileros y Besar tiene un poco más de categoría, aunque se pueden encontrar también alojamientos baratos. Están separadas por un pequeño estrecho e ir de una isla a otra apenas lleva cinco minutos en barca.

Nosotros nos quedaremos en Pulau Besar, algo más tranquila que Pulau Kecil. Llegamos a la isla en torno a las ocho de la mañana. Dispondremos de tres días completos en Pulau Besar para disfrutar: playas poco masificadas e incluso desiertas rodeadas de jungla, submarinismo y snorkel en las aguas transparentes del mar de la China meridional, algún paseo en barca, buena comida y descanso. No esperéis el ambiente de las islas del sur de Tailandia. Aquí se viene a no hacer nada. Unos relajantes días en mitad del viaje. Probablemente un lugar del que no querrás irte. Por delante nos quedan aún tres etapas más.

Próximo post: Malasia (y 2): Taman Negara, Cameron Highlands y Kuala Lumpur

Compartir en:
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Sociedad y Cultura de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en sucesos, tribunales o inmigración, entre otros temas. Lleva 26 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.